Analizan posibles cambios en la NBA

La NBA abrirá una caja de Pandora este jueves, el día clave que marca el comienzo del período de canjes sin restricciones que culmina el 23 de febrero del 2017, cuatro días después del Juego de las Estrellas. Eso quiere decir que los jugadores que ves vistiendo una camiseta para terminar el 2016 podrían llegar a estar viviendo en otra ciudad muy distinta el año que viene.

Es por eso que yo estoy aquí para hacer volar tu imaginación y especular con cinco jugadores que podrían llegar a ser canjeados durante los próximos dos meses, ya sea para mejorar el plantel actual de un candidato al título o solamente dejar los huesos de una franquicia condenada a la lotería.

Todas las alternativas son realistas y cuentan con la luz verde de la Máquina de Canjes de ESPN. O sea, no vamos a llevar a Chris Paul y Dwyane Wade a Cleveland a cambio de J.R. Smith y el guión de “Fast and the Furious 9”.

En algunos casos nombraré canjes hipotéticos específicos y en otros a un jugador con un destino ideal.

Quizás a ti se te ocurre una idea para un canje, y si es así déjalo en la zona de comentarios. La mejor sugerencia será publicada en el Twitter de @ESPNBasquet.

Sin más preludio, estos son algunos de los escenarios más factibles en el mercado de pases de la NBA.

1. Dirk Nowitzki (Dallas Mavericks) al Oklahoma City Thunder por Enes Kanter y Nick Collison

El asunto es simple. Nowitzki no puede ser canjeado hasta mediados de enero, pero lo más factible de todos modos es que si él se va de Dallas no lo hará hasta último momento en febrero.

Para ese entonces, Dallas estará en plena caída libre hacia la peor marca de la liga o se ubicará cerca de ella mientras el Thunder probablemente esté buscando la pieza complementaria perfecta para Russell Westbrook.

¿Qué mejor idea entonces que traer a Nowitzki, un jugador solidario que deja a su ego de lado, a Oklahoma City para intentar conseguir su segundo anillo?

Mientras tanto, el Thunder se libraría de un Enes Kanter cuyo bigote es lo único sobresaliente sobre él. El pivot turco es suplente de Steven Adams y promedia menos rebotes y minutos que la campaña pasada mientras mantiene su efectividad en tiros de campo y puntos por partido a más o menos la misma altura.

Además, el contrato de Nick Collison se expira tras esta temporada y sería un incentivo adicional para que los Mavs dejen partir a un Dirk que les dio todo lo que pudo durante casi dos décadas. Ahora deben dejarlo volar.

2. Bradley Beal (Washington Wizards) al Utah Jazz por Derrick Favors y George Hill

El experimento en Washington D.C. ya ha llegado a su fin por más que en la capital estadounidense no quieran admitirlo. La química de Beal con John Walles genial en teoría, pero las lesiones y la fricción personal entre ambos le han puesto un freno al sueño de los Wizards.

Es por eso que lo mejor que le podría pasar a Beal es comenzar de cero en un lugar donde no estará tan bajo la lupa como Utah mientras potencia a la ofensiva del Jazz en lugar de Rodney Hood, un buen jugador que no sobresale.

La presencia de Rudy Gobert en la zona pintada y la penetración de Gordon Heyward le deberían brindar amplias oportunidades de encestar triples para un equipo con la vista puesta en la postemporada que podría llegar a renovar su ambición.

Washington, por su parte, recibiría a un ala pivot joven y sumamente prometedor como Derrick Favors y a un George Hill que sale de los libros como agente libre sin restricciones en el 2017 y podría ser un buen relevo y mentor para Wall mientras tanto.

3. DeMarcus Cousins (Sacramento Kings) a los Charlotte Hornets

Cousins y los Sacramento Kings son otro experimento fallido que nunca ha resultado en una marca mejor que de 33-49, y no es como que una de las dos partes tiene toda la culpa en esta debacle.

Sin embargo, el haber comenzado la década juntos no quiere decir que la deban terminar así.

Charlotte necesita a una presencia dominante bajo el poste bajo y Cousins podría hacer estragos junto a Kemba Walker para así elevar a los Hornets de pretendientes a contendientes en el Este mientras Michael Jordan guía a su nueva estrella por el buen camino como el mentor ideal que Cousins nunca tuvo.

4. Rudy Gay (Sacramento K a los Indiana Pacers por Monta Ellis y Glenn Robinson III

Gay ya tiene los pasajes prácticamente comprados fuera de Sacramento, la única incógnita es cuál será su destino de vuelo.

Indiana podría ser una alternativa interesante para el escolta de 30 años que promedia 18,6 puntos, 6,2 rebotes y tres asistencias por partido esta temporada. Sus números son mucho mejores que los de Ellis, quien está promediando su menor cantidad de puntos (9,7) y robos (1,1) desde que él era un novato en Golden State esta temporada.

Los Pacers también se ven mejor cuando él no está en la cancha y quizás lo que Ellis necesita son circunstancias nuevas con compañeros nuevos. Por otro lado, Robinson ha dejado a todos gratamente sorprendidos como titular en Indiana y sería uno de los pilares de la reconstrucción de Sacramento.

5. Klay Thompson (Golden State Warriors) al Orlando Magic por Nikola Vucevic y una selección de primera ronda protegida en el Top 10 del 2017 o de primera ronda sin protección en 2018.

Antes de que me pregunten si estoy loco, presten atención a lo que les estoy por decir.

Primero que nada, el valor de Thompson probablemente nunca sea tan elevado como lo es ahora tras epopeyas como sus 60 puntos en 29 minutos. Además, Stephen Curry será un agente libre sin restricciones en junio y Kevin Durant lo sería en el 2018 una oferta millonaria a largo y lamento decirlo pero ellos dos cuentan con la prioridad sobre Thompson, cuyo vínculo expira en el 2019, en Golden State.

Entonces maximicen su valor ahora y obtengan a un grandote sumamente valioso como Vucevic que podría suplantar a Zaza Pachulia como titular a corto plazo y también tiene contrato hasta el 2019.

Por el lado de Orlando, no hace falta explicar como Thompson revolucionaría a la franquicia de una manera que ningún otro jugador lo ha hecho desde la partida de Dwight Howard.

En principio el Magic llegaría a los playoffs esta temporada, y luego un tal Blake Griffin podría llegar a verse tentado de unir fuerzas con Thompson en Disney como agente libre.

La selección del Draft sería suya si cae entre las 10 primeras en el 2017, y ya para el 2018 sería lo suficientemente baja como para que no duela tanto verla partir. En el 2019 tendría su selección propia y posiblemente la de los Los Ángeles Lakers como regalito adicional.

De esa manera se restauraría el balance competitivo de la conferencia y los Warriors seguirían intactos en sus aspiraciones de campeón. Todos contentos.

Martín Bater I