Los Rockets siguen superando las expectativas

Los Houston Rockets está superando las expectativas durante esta temporada. Su racha de 15-2 y 10 juegos al hilo vencidos es la recompensa de un equipo con estructura de gallito de la NBA después de vencieron a Golden State Warriors el 1 de diciembre y a Oklahoma City Thunder ocho días después como parte de esta formidable seguidilla.

James Harden es la piedra angular de un sistema rocoso que cuenta con otros elementos igual de sólidos. Mike D´Antoni está logrando aumentar un caché que se vio afectado durante su época en Los Angeles Lakers. Es un coach de ideas fijas y muy poco propicio a cambiar su manera de ver el básquetbol. Le hacía falta un grupo ofensivamente fiable y que defensivamente dependiera del instinto de algunos de sus jugadores. Si por él fuera el baloncesto sería una estrategia ofensiva continua. D’Antoni ha conseguido que sus carencias a la hora de gestionar la defensa de su equipo pasen casi desapercibidas. Harden también.

Patrick Beverley regresó a lo grande después de recuperarse de la rodilla. Lo hizo el día 17 de noviembre, y desde entonces Houston tan solo dejó escapar dos partidos. No es casualidad. Su intensidad defensiva está siendo fundamental para que los Rockets saquen adelante encuentros clave. El armador defendió con éxito a jugadores como Russell Westbrook o Stephen Curry, y es capaz de contagiar al resto de sus compañeros.

Sin él, los texanos eran el vigérsimo segundo peor equipo en eficiencia defensiva de la liga. Con su llegada, lograron subir a la octava posición para mantenerse en la décimo cuarta. Son demasiados los puntos que recibe el equipo (105.8 por partido) y aún queda mucho por mejorar, sin embargo, la presencia de Beverley está siendo un buen punto de partida que se ve mejorada con los excelentes números ofensivos del conjunto.

Harden fue elegido Jugador de la Semana por segunda ocasión consecutiva. Hay jugadores que anotan más puntos que él, como el propio Westbrook, Anthony Davis en New Orleans Pelicans, DeMar DeRozan en Toronto Raptors o DeMarcus Cousins en Sacramento Kings, aunque el escolta es el que más impacto tiene en su equipo. Acumula seis triple-dobles y 21 dobles-dobles en 28 partidos. Excepcional, pero no es el único.

El potencial ofensivo de los Rockets también cuenta con otros actores de reparto que han logrado colocar al conjunto en el segundo puesto de puntos anotados de la liga (113.1 por encuentro). El perímetro está siendo la zona de acción preferida y en los dos últimos dos partidos alcanzaron 41 triples de 112 intentos. Para lograr ese éxito, mezclan la velocidad a la hora de ejecutar jugadas con la buena movilidad de balón (segundo plantel con más asistencias por juego con 25.5). Eric Gordon, Ryan Anderson, Trevor Ariza y el propio Beverley están teniendo mucho que ver en esta ecuación.

Y por supuesto, Clint Capela. Su baja después de que se haya confirmado que estará alejado de las duelas por un periodo de cuatro a seis semanas será sensible para los de D’Antoni. El pívot es el jugador con mejor porcentaje de efectividad en tiros de campo con un 64.0 por ciento (11.8 puntos por partido) y es junto a Harden el jugador que más rebotes agarra (8.0). Nene Hilario ocupará su lugar en el encuentro ante San Antonio Spurs de este martes.

A los Rockets las cosas le están saliendo tan bien que tan solo les separa 1.5 partidos con respecto a los Spurs, que siguen siendo líderes de la División Sudoeste. Los antecedentes este año demostraron que a Houston no le tiemblan las piernas a la hora de enfrentarse a rivales de categoría. Veremos cómo responden sin Capela ante unos Spurs que acumulan cuatro victorias al hilo y son implacables en la carretera.