Ministro Medio Ambiente trata sobre año Desarrollo Agroforestal

El ministro de Medio Ambiente, Francisco Domínguez Brito consideró que la declaración del presente año como del Desarrollo Agroforestal por el presidente Danilo Medina, confirma que desde ya “ejecutará las disposiciones legales y se pondrá en práctica un cronograma en consonancia con las prioridades del cuidado y protección de las aguas.”

Informó que se pondrá la debida atención en un  programa hasta lograr la recuperación de las franjas y cuencas de los ríos, en especial, del Ozama e Isabela que bordean al Gran Santo Domingo.

“Para este Ministerio de Medio Ambiente y para todo el país, es de alto interés y prioridad nacional la rehabilitación, saneamiento, preservación y uso sostenible de sus cuencas,  alta, media y baja” declaró Domínguez Brito

El decreto 395-16 también prioriza un manejo sostenible de los bosques y recursos forestales y ejecutar las acciones de lugar para impedir la  deforestación a través de la explotación agropecuaria.

El Poder Ejecutivo considera para tal acción el numeral 2 del artículo 17 de la Constitución. El mismo señala que es de interés social la reforestación del país y la conservación de los bosques. Igualmente, la renovación de los recursos forestales.

Con el inicio del año la Secretaria de Medio Ambiente del PLD   también manifestó su satisfacción y absoluto respaldo a la declaratoria del 2017 como “Año del desarrollo agroforestal “, calificando el decreto  como iniciativa oportuna y necesaria  a favor de los recursos naturales.

El funcionario además mediante documento instó a la población en general a sumarse al gran esfuerzo desplegado desde el gobierno para proteger los recursos de la naturaleza.

Mejía propone a Medina salida dialogada

El expresidente Hipólito Mejía envió una carta al presidente Danilo Medina en la que propone buscar una salida que no afecte a los cientos de familias y agricultores que viven en el parque Nacional Valle Nuevo y que podrían ser afectados por la resolución que dispone su desalojo para evitar que siga la destrucción de esa zona.

Le pide priorizar el diálogo para lograr una solución satisfactoria al conflicto y plantea que la solución esté ligada a la incorporación de las comunidades involucradas a los planes de desarrollo del parque.

“La experiencia me lleva a plantear que el desafío en Valle Nuevo consiste en armonizar el uso productivo de los recursos naturales con la preservación. El camino para la consecución de este objetivo debe ser el diálogo entre todas las partes”, expresa Mejía en la carta enviada el domingo pasado.

Apunta que ese esfuerzo debe complementarse con el establecimiento de programas de educación para agricultura en zonas frágiles, que sirva de experiencia y como modelo para ser aplicado en zonas similares de República Dominicana.

“Por supuesto, lo de Valle Nuevo, en Constanza, no es realmente algo nuevo. Allí hay una historia, construida por seres humanos de carne y hueso.

Allí hay casas, donde viven familias que sienten que ese es su espacio de vida”, señala.
Recuerda que “allí hay cultivos casi listos para ser cosechados. Allí hay animales de crianza, que representan la alcancía de las familias campesinas.

En ese lugar, además de árboles, ríos y montañas, hay sueños y proyectos humanos que merecen ser tomados en cuenta”.
Afirma que esos sueños y proyectos tropiezan con la resolución 14-2016 del Ministerio de Medioambiente. 
“Esa Resolución dispone la prohibición de las actividades agropecuarias, los asentamientos humanos y el control de la infraestructura y el agua, otorgando un plazo de 120 días para su aplicación. Es decir, que a partir de ese plazo, en Valle Nuevo existirá un estado de excepción”.
Se preguntó: ¿significa esto que, vencido ese plazo, el Ministerio de Medioambiente destruirá los cultivos sembrados que se cosecharían después de esa fecha? ¿Serán eliminados los animales de crianza de los agricultores?

También le preocupa si “¿podrán los niños de las comunidades de El Castillo y Río Grande continuar asistiendo a las escuelas ubicadas en esos poblados? ¿Serán derribadas las iglesias que existen en esas comunidades? Y, lo más importante, ¿A dónde irán a vivir, a partir de esa fecha, las personas que allí residen?