Home Baseball Los jugadores están desperdiciando la oportunidad de mejorar el juego

Los jugadores están desperdiciando la oportunidad de mejorar el juego

755
SHARE

Hay una tremenda oportunidad ahora mismo para que la asociación de jugadores ayude a moldear el futuro, para mejorar su producto, y quizás, para otorgar algunas concesiones necesarias luego de una extenuante ronda de negociaciones colectivas que concluyó en diciembre. Pero esa posibilidad existe solo ahora mismo, hoy, y en los próximos días.

El comisionado Rob Manfred le dijo a los reporteros el martes que no habría cambios importantes en las reglas para la temporada 2017 “debido a la falta de cooperación” de parte de la unión. Con una llamada telefónica, el jefe de la Asociación de Jugadores de MLB Tony Clark pudo haber reiniciado esas conversaciones. Y él tiene que hacer eso, mover a los jugadores de una posición pasiva y reactiva a una posición de agresividad – para volver a ser un grupo que más acertadamente pueda dictar donde estará de aquí a cinco o 10 años.

Según la ley, nada va a poder cambiar a menos que los jugadores lo aprueben. Pero los cambios son necesarios, y el reloj está corriendo en contra si algunas de las alteraciones más obvias se van a poder implementar para el 2017. Los lanzadores y los receptores ya se reportaron a los entrenamientos, los jugadores ya están tomando prácticas de bateo en vivo, y pronto los equipos cederán a los jugadores para que se integren a sus selecciones nacionales para el Clásico Mundial de Béisbol. Solo quedan 39 días antes que Chris Archer (con toda probabilidad) haga el primer lanzamiento de la temporada 2017.

La inacción de los jugadores es desconcertante; es asombrosa. Ellos tienen la oportunidad tomar las riendas de este asunto ahora mismo, para moldear el juego a como ellos quieren que sea en el futuro. Esta unión no es como las uniones de las fábricas de autos. Los dueños multimillonarios en el béisbol tienen los títulos de propiedad de las franquicias, pero el juego le pertenece a los jugadores; son sus talentos los que se consumen, y ellos deberían estar comprometidos en la forma en que los mismos se presentan.

Las preocupaciones que Manfred ha expresado sobre el ritmo de los partidos deberían ser sus preocupaciones. Él no está hablando sobre esto porque él quiera parecer como alguien que se la pase quejándose o porque quiera dejar su sello en el juego. Lo está haciendo porque existe amplia evidencia de que el deporte está apelando más a las multitudes más viejas, y en un mundo en el que los fanáticos más jóvenes suelen esperar cosas rápidas, más rápidas que rápidas, el béisbol no debería ser lento y súper lento.

Hay una fecha en el horizonte para el béisbol que Manfred quiere atajar de inmediato: El actual contrato nacional de televisión vence en cinco años, y es imperativo para el deporte que se convierta en algo amigable para ver en la pantalla tanto como le sea posible, que pueda encontrar el balance entre lo que quieren los fanáticos viejos y lo que podría querer la siguiente generación.

Por lo menos, la unión tiene la oportunidad ahora mismo de ser parte de las conversaciones, porque al final Manfred quiere lo que los jugadores deberían querer también: Un producto que apele al siempre cambiante consumidor norteamericano. Las conversaciones no le cuestan nada, y el clima actual está perfecto para que la asociación de jugadores se pueda beneficiar de esas conversaciones.

Y la unión necesita una victoria. El consenso abrumador entre agentes veteranos es que la Asociación de Jugadores perdió mucho — mucho – en las negociaciones colectivas del otoño pasado y que la masa de agentes libres sin firmar en el invierno fue apenas la primera señal de que el límite negociado para el impuesto de lujo y las tasas de impuestos tendrán un gran impacto en las nóminas y los salarios en los años venideros. Además, no hubo cambios realmente importantes para reducir el incentivo para perder a propósito, que se ha convertido en un procedimiento común de operación para los equipos en reconstrucción, lo que significa que algunos equipos escogen echarse al bolsillo sus ganancias en vez de invertir en jugadores.

Así que una MLB comprometida con la idea de mejorar el producto, la asociación de jugadores tiene la oportunidad ahora mismo de reclamar algo de terreno perdido, pero no va a ocurrir si no se comprometen con algunas de las alteraciones de las que ha hablado Manfred públicamente.

Ritmo de los juegos

De corazón, esta discusión realmente se trata de lo que hacen los lanzadores y los bateadores pitcheo a pitcheo. ¿Se mantendrán los lanzadores en el área alrededor de la goma de la lanzar, o se podrán salir de la misma? ¿Se mantendrán los bateadores en la caja de bateo, o podrán salirse de ella constantemente?

He escuchado una idea realmente, realmente inteligente e interesante en semanas recientes: En vez de enfocarse en ponerle dientes a las reglas y tratar de pensar en formas para penalizar a los violadores, las Grandes Ligas podrían recompensar a los jugadores que cumplen con las reglas, y así gradualmente construirían una cultura con nuevos hábitos y con un ritmo más acelerado.

Expliquemos esto un poco más.

Digamos que cada bateador que no se sale de la caja de bateo en por lo menos 10 apariciones en el plato en una semana cualquiera reciba un sobre con $1,000 en efectivo.

Digamos que cada lanzador que trabaje al menos dos entradas y por semana y que promedie 22 segundos o menos entre lanzamientos reciba un sobre con $1,000 en efectivo.

Eso significaría que cada domingo, el secretario de viajes de cada equipo entraría al camerino a entregar dichos sobres. Wade Miley (quien promedió 17.8 segundos entre lanzamientos el año pasado), aquí tienes, gracias por ayudarnos. Doug Fister, he aquí algo de dinero, diviértete en el juego de poker en el vuelo hacia Seattle. Gary Sánchez, gracias por mantenerte en la caja de bateo entre pitcheos — felicitaciones.
¿Acaso ese tipo de incentive financiero tendría un gran impacto real en el salario de un jugador que se gana $10 millones o $20 millones anuales? No. ¿Acaso sería oneroso para que MLB implemente este tipo de programa de incentivo? No. Serían apenas unos centavos para ellos, cerca de medio millón por equipo.

Pero esto apelaría a la naturaleza humana de muchos jugadores: jugadores jóvenes, quienes se ganaban casi nada en las menores; jugadores más viejos, a quienes les cae bien algo de dinero extra en la carretera; jugadores quienes podrían donar ese dinero a su entidad caritativa favorita.

¿Es esta la mejor idea? No lo sé. ¿Hay ideas mejores? Es posible. Y podría parecer tonto que jugadores tan bien pagados necesiten ser sobornados para que se adhieran a las reglas que ya están en funcionamiento. Pero es una forma diferente de atacar un problema viejo, y es el tipo de cosa que la unión puede comenzar a atender y hablar sobre ella ahora mismo.

Otra idea interesante que podría acelerar los partidos con corredores en base: Eliminar el requisito a los lanzadores que sostengan la pelota por un segundo completo antes de hacer un pitcheo. Eso reduciría grandemente la estrategia de muchos lanzadores (y coaches de pitcheo y receptores) que usan eso para reducir el juego de la carrera simplemente sosteniendo la pelota por cuatro o cinco segundos – lo que en ocasiones lleva al bateador a salirse de la caja de bateo y la necesidad de un reinicio completo antes del siguiente lanzamiento.

Aunque el ejecutivo de los Medias Rojas de Boston Tom Werner habló el otro día sobre la reducción en la duración de las pausas comerciales, eso no va a ocurrir. MLB no le va a pedir a las cadenas de transmisión que reduzcan sus oportunidades de ganar de vuelta el dinero que ellos pagaron por los derechos de transmisión de los partidos.

La peor opción es el status quo. El tiempo de duración de los juegos sigue aumentando, y los jugadores y la MLB necesitan revertir esa tendencia.

Tamaño de los rosters

MLB parece abierto a la posibilidad de expandir los rosters más allá de 25 jugadores, y añadir un 26º jugador supone un total de 5,490 días adicionales de tiempo de servicio que pueden ser acumulados por miembros de la unión este año. Existe algo de preocupación en el lado de la unión que añadir jugadores a los rosters impulsaría la tendencia hacia la especialización en el deporte – más comités, más relevistas cortos, etc. – pero las oficinas centrales que dependen de las métricas analíticas se moverán en esa dirección, de una forma u otra, con promociones rápidas (y descensos) de jugadores de liga menor.

La zona de strike

Los números muestran que la zona de strike que se está cantando ahora ha cambiado hacia abajo, y han ocurrido discusiones en torno a un reinicio – moviendo la zona de strike desde la parte inferior de la rodilla a un punto más alto.

¿Qué es lo que quieren los jugadores? ¿La querrían más alta, lo que podría ayudar a los bateadores y quizás recortar el aumento en el porcentaje de ponches? ¿Les gustaría que se quede como está, para que sea ventaja para los lanzadores? ¿Les gustaría que se le hagan algunos ajustes, pero no tantos como se han discutido? Existe buena oportunidad para que los jugadores sean un factor en la construcción de una zona de strike justa para los bateadores y los lanzadores, en una era en la que el péndulo se ha ido moviendo lenta pero sostenidamente hacia los chicos en el montículo.

Visitas al montículo

En privado, algunos jugadores están de acuerdo con que haya algún tipo de límite en el número de verces que un receptor o un jugador del cuadro sube al montículo. ¿Cuál es el número correcto? ¿Debe haber un límite en el transcurso del juego o en una entrada? Los jugadores tienen el poder de entrar al cuarto y establecer un nuevo estándar.

Reglas para los rosters de septiembre

La mayoría de los empleados y jugadores parecen odiar el ritmo lento de los partidos durante la contienda por los banderines en septiembre porque los rosters aumentaron más allá de 25 jugadores. “Sigan escribiéndo sobre esto”, nos rogó un jugador en septiembre pasado, “porque es algo horrible, y eso debe cambiar”.

 ¿Debe el manager seleccionar un cierto número de jugadores activos día tras día, como se hace en el hockey? ¿Debe haber un límite establecido a lo largo del mes — digamos, 28? ¿Cuál es la mejor manera de manejar esto? Los jugadores podrían tener un gran impacto en hacer este cambio que es casi universalmente deseado.

Pero esta alteración, y las otras, no pueden suceder a menos que la asociación de jugadores se involucre completamente en las discusiones activas. Los beneficios para los jugadores no se pueden conocer a menos que la unión intercambie ideas. Si la respuesta a todas o a la mayoría de las cosas que pide MLB es siempre no, entonces nada va a cambiar. Es como rehusar la oportunidad de tomar un turno o de lanzar una entrada.

Loading Facebook Comments ...

LEAVE A REPLY