“DOS LIBERTADES, UN SOLO SER”

“DOS LIBERTADES, UN SOLO SER”
 
Por Max Montilla
 
Hablar de libertad es hablar de la única capacidad que tiene el ser humano de hacer lo que quiere, cuando quiere y donde quiere, pero al mismo tiempo está ligada a otro termino llamado coerción.
 
Tal y como lo expresa Isaiah Berlín en su libro “Dos Conceptos de Libertad”, publicado en 1958, existen dos tipos de libertades, la positiva y la negativa, y todos hemos probado por lo menos una de ellas. En dicho libro, el autor contribuye  al desarrollo de estos dos conceptos.
 
Pero ¿qué es la libertad positiva y la libertad negativa?
 
Descritas de manera sencilla,  la libertad positiva es aquella quie entiende que hay más libertades en términos conjuntos que cuando se hace de manera individual, es decir, cuanto más homogénea sea la libertad en una comunidad. Los términos de solidaridad, responsabilidad social y la idea de justicia son  ejemplos de los aporte de las libertades positivas.
 
Pero anteponiéndose a la citada libertad positiva se encuentra la libertad negativa, que es más individual a la persona, es hacer lo que quiero, donde quiero, unirme con quien quiero siempre y cuando me acepte. Es más autónoma guiada por mis propias motivaciones. Claro está, sin interferencia de voluntades ajenas. Esta libertad es en términos más modernos que la anterior.
 
La libertad negativa limita la autoridad impuesta, mientras que la  positiva quiere adueñarse de la autoridad, más bien ejercerla.
 
Otra pregunta que nos asaltaría con respeto a las diferentes libertades sería, ¿Cómo ven los pensadores liberales y republicano?
Desde el punto de vista  del liberal  T.H. Green: “el Estado es el primero que debería adoptar la forma que permita la libertad negativa o realizada al máximo dentro de la sociedad”.
 
En los textos republicanos CatoˆsLetters se encuentra más o menos una idea parecida a la libertad negativa cuando expresa: “la verdadera e imparcial libertad es, por lo tanto, el derecho de cada hombre de perseguir los dictados naturales, razonables  y religioso de su propia mente, pensar como en lo que él quiere y actuar como él quiere, siempre y cuando no actue en perjuicio del otro”.
Tal y como hemos observado, para ambos (liberales y republicanos) la libertad se basa en la no interferencia, pero desde la perspectiva de los liberales se compara a la libertad con la renuncia a la  autoridad mientras que para los republicanos es la forma de proteger esa libertad contra la interferencia de otros.
Ambas libertades se repelen, pero al mismo tiempo se atraen y lo que realmente se debería hacer es tratar de coexistir o transarse con ambas.