Hanley Ramírez se ha encendido al bate

BOSTON – Al ver el jonrón de dos rayas que conectó Hanley Ramírez contra el zurdo Jordan Montgomery el viernes en la victoria de los Medias Rojas por 5-4 sobre los Yankees en el Fenway Park, fue imposible no recordar los comentarios que hizo el dominicano hace unas semanas.

El 28 de junio, previo a un partido ante los Mellizos, Ramírez habló con algunos reporteros durante las prácticas de bateó y afirmó que estaba a punto de encenderse con el madero. El bateador designado de Boston también juró que volvería a ser un tormento para los pitchers zurdos, como lo ha sido a lo largo de su carrera.

El quisqueyano ha respaldado esas palabras con una producción impresionante.

“He estado trabajando mucho en las jaulas para tener ritmo en la mano de arriba y ahora la estoy usando”, dijo Ramírez. “Antes no la estaba usando. Le estaba dejando caer un poco. He estado hallando la manera de irme por encima de la bola”.

Ramírez llegó al sábado con promedio de .365, cuatro dobles, cuatro jonrones y siete remolcadas desde el 29 de junio. En ese tramo, se ha ido de 11-7 con tres cuadrangulares contra lanzadores zurdos.

“Está bateando como lo hizo en la segunda mitad el año pasado y, para ser sincero, nos hace falta ese tipo de producción y él es muy capaz [de brindarla]”, dijo el manager de los Medias Rojas, John Farrell.

Antes de su racha actual, Ramírez tenía OPS (porcentaje de embasarse más slugging) de apenas .562 contra pitchers zurdos esta temporada.

¿Qué le dio la confianza de que las cosas mejorarían?

“Lo he hecho antes”, dijo Ramírez, quien también tuvo un sencillo contra el diestro Adam Warren el viernes. “Mantenerme un poquito más consistente en la segunda mitad e irme por ahí. Simplemente estoy viendo bien la bola. No estoy tratando de hacer mucho”.

El “renacer” de Ramírez es algo que podría incidir en las aspiraciones de los Patirrojos en la recta final.

“Ha estado en un sitio muy bueno en las últimas semanas y ha enviado la bola lejos contra los zurdos”, dijo Farrell. “Hasta el batazo contra Warren estuvo bien cuadrado contra la pared. Hemos hablado de la presciencia de Hanley en nuestro lineup varias veces y [el viernes] definitivamente se notó”.