Negociación de Carmelo Anthony estancadas

Con un pacto cerrado con respecto a Kyrie Irving (finalmente), la mayor pregunta que aún merodea la temporada muerta de la NBA es esta: ¿Qué pasa con Carmelo Anthony?

La respuesta corta: pues, no mucho.

La semana pasada, los New York Knicks “no estaban cerca” de ninguna negociación que involucrase a Anthony, de acuerdo a fuentes cercanas a la Liga. Han hablado una y otra vez con los Houston Rockets durante gran parte del verano, pero no hay mayor cosa que haga pensar que estamos cerca de un trato.

Los Knicks le han dicho a las personas en el mundo de la NBA recientemente que, simplemente, Houston no cuenta con nada que les llame la atención.

¿Podría meterse un tercer equipo y cambiar la forma de pensar en Nueva York? Claro que sí.

Adrian Wojnarowski, de ESPN, informó el mes pasado que Houston buscaba un tercer equipo a fin de hacer viable una negociación. LosMilwaukee Bucks emergieron como potencial tercera parte, de acuerdo a fuentes cercanas a la NBA, pero no hubo mayor movimiento hacia un cambio. Milwaukee ha tratado de disminuir su nómina. Por ende, la idea de asumir el dinero restante del contrato de Ryan Anderson (tres años y $60 millones) en un pacto no era algo viable.

¿Un nombre que surgió en esas discusiones (muy) preliminares? Jabari Parker, alero de los Bucks, de acuerdo a fuentes.

No está claro cuál fue el lado (si los Knicks o Bucks) que sacaron a relucir el nombre de Parker. Lo que sí es evidente es que Parker hubiese formado parte de un paquete que incluyese un contrato mayor de los Bucks, como el de John Henderson o el de Greg Monroe. Si ese cambio se hubiese producido, los Knicks habrían recibido a cambio lo que ellos han aspirado durante mucho tiempo en una tentativa negociación por Anthony: un jugador joven con un contrato por debajo de la media del mercado. Tal es el caso de Parker.

El presidente de los Knicks, Steve Mills, y su Gerente General, Scott Perry, siguen en su idea de conseguir cierta combinación de un jugador joven, puesto de selección en el draft o un contrato a punto de expirar en cualquier negociación por Anthony. Tienen muy poco interés en agregar salario significativo, lo cual tiene sentido ya que Nueva York cuenta con un compromiso de $50 millones combinados con Tim Hardaway Jr., Joakim Noah y Courtney Lee en 2019-20.

Por supuesto que el paquete que Nueva York busca en un canje por Anthony es difícil de obtener. Por lo que apostaríamos seguramente que Anthony seguirá siendo un Knick cuando se inaugure el campo de entrenamiento el 25 de septiembre. Y pueden estar seguros que Anthony no estará contento por eso. Creemos que Anthony preferiría correr otra posesión en medio de la ofensiva triangular de Phil Jackson que responder preguntas en el día de medios con respecto a su incierto futuro dentro de los Knicks. Si participa en las actividades tradicionales del día de los medios de la NBA, Anthony tendría que formar parte de la producción de material promocional (videos, fotos, entrevistas internas, etc) para los Knicks.

¿No sería eso bien incómodo?

Los miembros de la organización han dejado claro de forma sutil (y no tanto) que Anthony no forma parte de su futuro. El mes pasado, el club publicó avisos en redes sociales y el sitio web del equipo promocionando la venta de abonos, con varios jugadores distintos. Ninguna promoción incluía a Anthony.

Más recientemente, Mills escribió un ensayo de 1,100 palabras con respecto a su visión con respecto al equipo en un sitio Web de la empresa. No mencionó a Anthony en ninguno de sus párrafos.

El mensaje inherente es claro: “Carmelo, no te queremos aquí”. Y el sentimiento es mutuo.

Ha habido poco contacto entre Anthony y miembros de la organización recientemente, de acuerdo a lo indicado por fuentes. La preferencia de Anthony, por lo menos hasta finales del mes pasado, seguía siendo el ser cambiado. Si eso ocurre antes del inicio del campo de entrenamiento depende de Mills y Perry. En estos momentos, no tienen interés alguno en negociar una rescisión con Anthony (a quien le quedan dos años y $44 millones en su contrato).

Entonces, ¿cómo terminará este Melo-drama más reciente? Si los Knicks esperan hasta mediados de diciembre, ¿mejorarían las ofertas de Houston? La mayoría de los agentes libres que firmaron contratos con sus nuevos equipos durante el verano pueden ser cambiados el 15 de diciembre. Quizás Houston consiga un tercer equipo que facilite una negociación. O quizás, tras pasar unas semanas con los Knicks, Carmelo aumente su lista de destinos aceptables para un cambio a fin de concretarlo.

El mes pasado, Anthony se encontraba en su ciudad natal de Baltimore para asistir a un evento caritativo organizado junto a The Basketball Tournament. Su cabello y barba estaban largos y desarreglados. Parecía estar liberado de todo el drama e incertidumbre que rodean su futuro, y sus palabras sustentaban esa actitud.

“Me siento bien, me siento bien”, dijo entre sonrisas. “He estado alejado del mundo”.

Anthony estuvo en medio de la atención del mundo durante la mayor parte de la pasada campaña en Nueva York. Si los Knicks no lo cambian en las próximas semanas, estará de nuevo en medio del bullicio. Prepárense.