Cuba vive el día después de Irma entre escombros y con La Habana anegada

Por Servicios CA

La Habana.- Cuba despertó este lunes aliviada por la salida del huracán Irma de su territorio tras barrer durante dos días la costa norte de la isla y comienza ahora a evaluar los serios daños causados por el ciclón, especialmente en áreas turísticas y en La Habana, donde su furia anegó el Malecón y varios barrios.

El número de evacuados en el país caribeño se eleva ya a 1,7 millones de personas, muchas de las cuales aún permanecen en albergues y casas de familiares a la espera de que el nivel de las aguas disminuya para poder regresar a sus hogares, si es que siguen en pie o no hay riesgo de derrumbe.

Hasta el momento, las autoridades no han informado de muertos ni heridos y declararon hoy la fase de recuperación para todas las provincias que estaban en estado de alarma ciclónica.

A medida que se han restablecido tímidamente algunas comunicaciones han ido aflorando en los medios estatales y las redes sociales fotografías de la devastación dejada por el paso de Irma, que durante el viernes y el sábado castigó el litoral norte de Cuba de este a oeste como feroz huracán de categoría 4.

Grandes áreas del país siguen aún sin luz porque el sistema eléctrico “ha colapsado totalmente” y las zonas que sufrieron inundaciones tampoco tienen agua corriente.

En La Habana la jornada dejó algunas de las estampas más impresionantes, con su célebre Malecón completamente cubierto por el mar, cuyas aguas llegaron casi 300 metros tierra adentro, anegando calles y viviendas y obligando a las personas a desplazarse con el agua hasta la cintura y en algunos casos a nado.

En barrios del oeste como Jaimanitas y Santa Fe el huracán derribó viviendas y dejó toneladas de arena y residuos.

Según las últimas cifras, en la capital hay 106.000 personas evacuadas en albergues y otras 6.000 alojadas en casas de familiares o amigos.

A pesar del fuerte azote del mar en La Habana, las costas de las provincias orientales de Holguín, Las Tunas y Camagüey; las centrales de Ciego de Ávila y Villa Clara; y las occidentales de Matanzas y Mayabeque han recibido la peor parte del ciclón.

En todas ellas ha dejado un rastro de toneladas de escombros, viviendas e infraestructuras destruidas, centenarios árboles arrancados de cuajo y postes de comunicaciones derribados.

Pero ha sido en los cayos de la costa norte, una de las principales zonas turísticas del país, donde Irma se cebó con Cuba y provocó algunos de los destrozos más importantes, sobre todo en la infraestructura hotelera y los dos “pedraplenes” que unen estos islotes con tierra firme.

El aeropuerto internacional de Jardines del Rey quedó destrozado, según se aprecia en fotografías difundidas por el digital del diario Granma, y la planta hotelera de Cayo Coco, Cayo Santa María y Cayo Guillermo también sufrió cuantiosos daños.