La muerte de la jovencita Kimberly Adón sigue rodeada de brumas

 

Por Redacción CA

Las brumas siguen cubriendo la muerte de la adolescente Kimberly Adón, ya que sus familiares no creen ninguna de las versiones que se han ofrecido hasta el  momento señalando que su fallecimiento fue accidental.

Mientras los acompañantes de la jovencita de 16 años a la hora de su muerte insisten en que fue en un accidente de tránsito, familiares y vecinos de la víctima lo rechazan.

“Nosotros lo que queremos es que se investigue bien el caso porque es que esos golpes no resultan de que fue un accidente. Ellos quieren saltarnos con una versión diferente… De cinco que andaban en una yipeta, ¿cómo va ser que la única afortunada fuera mi hermana?”, dijo un hermano de la víctima, la cual residía en el sector Sabana Perdida, de la capital.

Familiares de la joven aseguran que sus acompañantes intentaron violarla y que al resistirse la agredieron.

En tanto, la Dirección General del Hospital Traumatológico Ney Arias Lora, informó que Kimberly fue llevada a la emergencia de ese centro de salud alrededor de la 2:00 de la madrugada del domingo 10 del presente mes por dos jóvenes (un joven y una joven) en un vehículo privado y no por unidades del 9-1-1 como se había informado en principio, lo que confirmó al revisar las cámaras del centro hospitalario, e indicó que la paciente, asistida en la emergencia por personal médico, presentaba hematoma blando en el cráneo, trauma cerrado de tórax y shock hipovolémico por pérdida de sangre, y que el cadáver fue enviado de inmediato al Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif).