La crisis política se agrava en Honduras: van siete muertos

Por Servicios CA

Tegucigalpa.-Al menos una persona murió baleada en Tegucigalpa durante la noche después de que el gobierno de Honduras anunció un toque de queda en medio de una creciente incertidumbre porque se desconoce quién es el presidente elegido en los comicios hace seis días.

Una mujer de 19 años falleció de herida de bala a medianoche de este viernes durante una protesta en apoyo al candidato opositor Salvador Nasralla, informó la policía nacional. Los agresores, hombres armados que según los testigos eran policías, viajaban en dos vehículos y se dieron a la fuga.

El grupo de unos 30 simpatizantes de Nasralla permanecían en un puente del sur de la capital cuando fueron atacados, una hora después de haberse implementado el toque de queda, indicó el portavoz policial Jair Meza.

“No sabemos aún si los atacantes son o no agentes, pero se investiga el caso en forma exhaustiva”, aseguró la policía en un comunicado.

Otro hombre resultó gravemente herido en la misma balacera, pero se desconoce su paradero. Se cree que también murió.

Mientras que según versiones no confirmadas unas siete personas fallecieron en las protestas por un supuesto fraude contra el candidato presidencial de la Alianza de Oposición contra la Dictadura, Salvador Nasralla.

El presidente Juan Orlando Hernández, quien busca la reelección pese a que la Constitución de 1982 lo prohíbe, mantenía la ventaja con más de 46.692 votos sobre Nasralla, cuando faltan apenas 1.024 mesas electorales por escrutar.

En medio de la tensión generada por la incertidumbre, hubo saqueos.

Más de 300 personas fueron detenidas cuando huían con electrodomésticos y artículos de hogar robados en centros comerciales en las dos ciudades más importantes del país, Tegucigalpa y San Pedro Sula, y enfrentan penas de 20 a 25 años en prisión.

Las fuerzas de seguridad han recuperado muchos objetos robados y trasladado a los responsables a las jefaturas policiales para ficharlos y encarcelarlos, con el aval del Ministerio Público.

Hernández estableció el toque de queda que entró en vigor a las 11 de la noche del viernes y le ordenó al ejército y a la policía que asuman el control de las calles por 10 días para evitar acciones vandálicas. La medida, de 10 horas al día, se aplica de las 6 de la noche a las 6 de la mañana con retenes militares en calles y carreteras.