Latinobarómetro, una radiografía donde quedamos mal

Por Max Montilla
El Latinobarómetro nos fotografió. Una vez más, nos halló movido en la foto, fuera de foco, con nuestro peor ángulo para mostrar.
Era de esperarse, un país donde las instituciones no andan como deberían, donde impera por el momento la corrupción, la falta de oportunidades para los jóvenes y donde las instituciones peor vistas por los ciudadanos son los partidos políticos. Esta radiografía a nuestro sistema, tanto democrático como político, nos refleja en un punto de inflexión, donde todos como sociedad debería llamarnos la atención a recapacitar por dónde vamos y qué le dejaríamos a nuestros hijos y nietos.
En la tabla número 2, con relación al apoyo de la democracia por país y año 1995-2017, nuestro país cae en la de disminución muy significativa entre 2016-2017 con un retroceso de 6 puntos entre un año y otro.
Llama aún más la atención en lo referente a la democracia churchiliana, la media de Latinoamérica está en 69% mientras que la de nuestro país está en un 65%. Estamos por debajo de la media. Mismo caso ocurre en la evaluación de la democracia: estamos en el grado 5 con relación a la democracia plena donde 1 es no democrático y 10 es totalmente democrático.
En nuestra Latinoamérica seguimos en picada por cuarta vez consecutiva de 34% en 2016 al 30% en 2017.
Somos tan pintorescos que aparecemos en una lista entre: “se gobierna para unos cuantos grupos poderosos en su propio beneficio” estamos por encima de la media de Latinoamérica que es de 75%, nosotros ocupamos el 87% con relación a la aprobación del gobierno que es más de un 52%, contrastando de forma muy peculiar frente a la pregunta de “si se cumplen las promesas, donde obtenemos un 38%.
Las instituciones con peor valoración son el Gobierno con un 22%, el Congreso con un 22% y los partidos políticos con un 15%.  ¿Alguien sabe hacer magia o alguien les mintió a los encuestadores de Latinobarómetro?
En la evaluación frente a la lucha del gobierno contra la corrupción, ocupamos el 57%, donde el 53% estima que está mal, en la corrupción en Latinoamérica, según el Latinobarómetro la corrupción del gobierno es de 7,7%, corrupción de municipalidad 7,5%, corrupción en el congreso 7,6%, corrupción de sindicato 7,3%, corrupción en tribunales de justicia 7,9% y corrupción en grandes empresas 7,4%.
¿Alguien me lo puede explicar, saben hacer magia o alguien les mintió a los encuestadores de Latinobarómetro?
No suelo ser pesimista, pero si seguimos así, entraremos en lo que se llama un derrotero como país, donde salir a la calle será cuestión de vida o muerte.
Presidente Medina, es cuestión de voluntad política para cambiar esta situación, de dar un manotazo en la mesa donde se reúne el Consejo de Gobierno. Empodérese, consúltelo con su almohada, con su esposa e hijas y pregúntele si vamos bien y que será del futuro de sus nietos.
¡Piénselo! Aún, estamos a tiempo de cambiar.