EDITORIAL: ¿A qué teme la ADP?

EDITORIAL

 

¿A qué teme la ADP?

 

El que teme que lo evalúen no confía en su capacidad.

Es un razonamiento simple. ¿Cuál es el temor de la Asociación Dominicana de Profesores a que evalúen a algunos de sus miembros que hoy ocupan cargos de directores en escuelas y liceos?. ¿Es que no los consideran preparados para ocupar esos cargos? Solo así se explica la posición del gremio de los maestros, que por enésima vez tiene paralizada la docencia, en perjuicio de miles de estudiantes.

Preocupa que una clase tan importante como la magisterial pierda prestigio cada día ante la opinión pública por la incapacidad y el afán de lucro que reflejan algunos miembros y directivos del gremio que los agrupa y, lo peor es, que no hacen esfuerzo de disimularlo.

Chispas de Actualidad siempre ha estado a favor de las luchas reivindicativas, pero en este caso exhorta al ministro Andrés Navarro a no dar su brazo a torser y continuar con sus planes de hacer cumplir la ley de Educación. Lo justo es lo justo.

El país está cansado del clientelismo y de la confabulación, es hora de echar por tierra la sensación de que todo se vende y de que todo se compra en la República Dominicana. Con clientelismo y extorsión no se puede avanzar ni crecer.

A los directores que se sometan a la evaluación y que se quede solo el que tenga calidad.

El conflicto ha surgido luego de que por primera vez desde 1997, cuando se promulgó la ley de Educación, se aplicará lo que establece esa legislación para elegir los directores regionales y distritales.