Un discurso reeleccionista  ligado a un cuento de Hadas

Un discurso reeleccionista

 ligado a un cuento de Hadas

Por Max Montilla

montillamax@gmail.com

 

El pasado martes 27 de febrero, el ciudadano Danilo Medina hizo su rendición de cuentas, una rendición de cuentas ligada a un discurso reeleccionista pintando con un cuento de hadas.

En su discurso de rendición de cuentas o de “cuentos” quedó a deber como siempre. No hablaré si el ciudadano sacó más de 1.2 millones de personas de la pobreza, porque entiendo que en base a ayudas o “bonos” del propio gobierno no se saca a nadie de la clase pobre a clase media.

Al ciudadano Danilo Medina se le olvidó hablar acerca de la corrupción que tiene su propio gobierno ligado al caso de Odebrecht, su relación con Joao Santana, la venta de un barrio completo con todos sus ciudadanos dentro, su relación con Punta Catalina.

Como siempre y en el caso de todos los presidentes, no le responden a la población de los problemas sociales que muchas veces ellos reciben o lo hacen aparecer, mucho menos a las 10 preguntas que le formulara la “Marcha Verde”.

Al ciudadano se le olvidó explicarnos, porqué se le quitaron 4 mil millones de pesos a la rama de la Salud en el presupuesto que “su congreso” aprobó.

Se le olvidó a quien hizo el discurso que no vivimos en Dubai, aunque eso quisiera o hizo hacernos entender el ciudadano Danilo Medina.

Al parecer se le olvidó uno de los principales problemas, que es el sicariato, el tema haitiano, otro es el feminicidio, el bajo salario a los policías y médicos, el pacto con los empresarios. Se le olvidó el caso de los tucanos o lo hizo adrede. 

Además, ciudadano, usted no puede utilizar un lugar como el Congreso para hacerlo un espacio de chisme entre usted y el presidente de su partido utilizando como mandadero a Reinaldo Pared para tratar de hacernos pasar su propia reelección por medio de las primarias abiertas, que casi todos los partidos de oposición y una mitad de su propia organización están en contra de hacer primarias abiertas.

Ciudadano Medina, gracias por hacernos vivir en Suiza, usted al igual que su antecesor trata de hacernos vivir en un país que solo está en su imaginación o tal vez ese sea su deseo, pero como usted va, no creo que lleguemos a su sueño deseado.