Las interioridades del COD

SACANDO CHISPAS

Por Bienvenido Carmona

Las interioridades del COD

Ante tanto “ruido” a nueve meses de las elecciones del COD, infiltré a mis servicios de inteligencia en los “tuétanos” del organismo para que me investigaran a fondo “qué lo qué” y su informe es para sorprenderse… Este es su reporte tal y como llegó, sin corregirle ni una letra: “La realidad interna es diferente a la que se ve en lo externo. En el caso de Ramos (José Manuel, quien ha tirado unos “fundazos”), la idea fundamental es crear un nombre con vista al 2022, pero además es una forma de demostrarle a Luisín su inconformidad por no haberlo apoyarlo en las pasadas elecciones a la Tesorería, y por quitarle el Albergue Olímpico en el 2008, además de estar muy molesto con Colin, pues él era su punta de lanza para enfrentar a Luisin en estas elecciones y al darse el acuerdo (con Mejía) considera que hubo una burda traición por parte del jabao.

Los demás aspirantes a otros cargos es algo normal, El Astuto, escudándose en Ramos, aspira a Secretario General, porque es donde único tiene apoyo por su enfrentamiento casi irrespetuoso con Luisín. Nelson Ramírez también aspirando a la Secretaría General, bajo el supuesto de que tiene la aceptación de los federados (algo falso), pero además tiene el handicap que la FEDOVOLI es quien tiene que dar el aval para su inscripción como candidato. Hay otros candidatos a la Secretaría General, pero van a depender de una socialización que se haga en base a perfiles.

Las principales disputas son por los puestos de Secretario General y Tesorero, pues son los cargos ejecutivos del COD, pero los viejos robles defensores de la filosofía olímpica están abogando por una estructura ejecutiva de calidad, que cambie la visión unipersonal del COD y que si Colin llega a ser presidente, vía el acuerdo, tenga al lado personas que eviten errores.

Ahora, hay una disyuntiva para el acuerdo y es que no se presente un candidato a la 1era vicepresidencia que le eche un jabón al sancocho de Colin”. No busquen más nada, esa es la verdad “monda y lironda”.