Home NBA Cavaliers-Warriors una rivalidad para la historia

Cavaliers-Warriors una rivalidad para la historia

SHARE

Por cuarta temporada consecutiva, lo cual es un hecho sin precedentes, los Cleveland Cavaliers y Golden State Warriors se enfrentarán en las Finales de la NBA. Les presentamos 11 razones por las cuales Cavaliers vs Warriors es una rivalidad como ninguna otra que hayamos visto en el mundo de los deportes.

1. LeBron vs. Steph: Juego de tronos

La llegada de LeBron James a la NBA fue pronosticada, telegrafiada desde Akron, Ohio, incluso desde antes que éste comenzara la escuela secundaria. Stephen Curry se logró meter a mitad de la noche, cuando nadie estaba viendo. Ahora, cada año representa otra oportunidad para que ellos reafirmen su dominio mutuo en la nueva era dorada de la NBA.

No olviden que LeBron fue el primer unicornio moderno: una fuerza física con la altura de Bill Russell, un mago con la visión de Bob Cousy y un atacante del aro que puede volar como Julius Erving. Si bien hemos presenciado como LeBron domina todas las destrezas posibles, nos enamoramos de una en particular: su sutil y elegante triple. Y nadie lo ha disparado con mayor espontaneidad, velocidad y felicidad que Curry.

Mientras James ha perfeccionado este deporte, Curry lo ha definido; y los amos del oficio no son amables con aquellos que se atreven a inmiscuirse con su arte. Mientras Steph cobró protagonismo un par de años atrás, LeBron dejó colar entre sus íntimos que los especialistas no son fuertes candidatos al Más Valioso, y ambos chocaron en las Finales de la NBA, cuando LeBron cobró venganza.

El baloncesto tiene suficiente amor para ambos. Sin embargo, LeBron y Steph siempre estarán en batalla permanente por la influencia, a ver cuál huella ha sido la más indeleble en la historia del deporte que ambos aman.

–Kevin Arnovitz

2. ¿Quién siente paranoia por los Warriors?

A principios de la temporada 2015-16, los jugadores de los Cavaliers tendrían el televisor encendido, cuando los periodistas ingresaron a su vestidor luego de los partidos disputados en Cleveland. Si los Warriors jugaban esa noche, los miembros de los Cavaliers se sentaban en sus bancos y sintonizaban. Era difícil que LeBron perdiera una oportunidad de poder ver a los nuevos “niños mimados” de la NBA.

Cuando se comenzó a regar la palabra de que los Cavaliers sufrían de “paranoia sobre los Warriors”, el equipo comenzó a apagar el televisor o cambiar de canal antes de que los medios de comunicación ingresaran al vestuario. Desde ese momento, los Cavaliers hicieron su mejor esfuerzo posible a fin de desmentir el relato de que ellos estaban preocupados por los Warriors.

–Chris Haynes

3. Curry y el café deshidratan a Delly

 

Era el mejor momento de la carrera de Matthew Dellavedova. Sin embargo, éste apenas podía moverse. Su cuerpo estaba totalmente sumergido en la tina caliente tras su explosión de 20 puntos durante el Juego 3 de las Finales 2015 de la NBA. Fue llevado a una camilla, en la cual varios preparadores físicos intentaron aliviar los calambres masivos que él sufría. Pronto, se le comenzó a aplicar medicamentos por vía intravenosa y terminó pasando la noche en la Cleveland Clinic. Ese fue el precio a pagar por anotar 20 puntos y perseguir a Stephen Curry durante 40 minutos.

Algunos llegaron a sugerir que los calambres fueron resultado de su hábito de consumir café antes de los partidos en su vestuario. Desesperado por recuperarse antes del Juego 4, Delly dejó de tomar café, apenas acertó de 2-9 en encestes y no se mostró tan activo a la defensiva. En el Juego 5, hizo lo mismo, y Curry hizo lo siguiente:

Para el sexto compromiso, un chico recoge balones logró meterse entre el salón de entrevistas con los medios para llevarle algo de café a Dellavedova. Sin embargo, Delly tuvo noche de 0-3 y los Warriors ganaron el título esa noche.

–Brian Windhorst

4. Un gran triunfo para el juego pequeño

Los juegos cerrados y pequeños se han hecho a la medida de LeBron y Stephen y cada uno de ellos reafirman su dominio en este bravo e indómito nuevo mundo. Durante muchas noches, LeBron surge como el jugador más grande en la cancha (y el más hábil) mientras que Stephen domina desde un perímetro el cual fue “estirado” lo suficiente para un enceste de su velocidad y exactitud.

El juego pequeño ha sido un regalo para los aficionados de la NBA. Pero lo ha sido aún más para los jugadores dinámicos quienes apenas necesitaban un poco de espacio para demostrar sus talentos supremos, lo cual era desconocido para nosotros.

Cuando los Warriors de Curry se impusieron sobre los Cavaliers en 2015, se hizo evidente que no solamente se podía vencer con el juego pequeño, sino que representaba la mejor oportunidad para conquistar la NBA moderna. La ofensiva de los Warriors fue demasiado abrumadora y la versatilidad de una alineación para el juego pequeño de hecho ayudó a armar una defensiva capaz de responder a cualquier reto. Con ello, el baloncesto cambió para siempre.

–Kevin Arnovitz

5. Un Jugador Más Valioso desde la banca

Nadie ha hecho una mayor diferencia en los enfrentamientos entre Cavaliers y Warriors que Andre Iguodala. De forma increíble, Cleveland ha tenido la ventaja con Iguodala como suplente, superando a Golden State por 47 puntos desde 2014-15 (aunque los Cavaliers muestran rating de menos-7 contra dichas alineaciones en la presente temporada). Iguodala ingresa a la cancha y los Warriors dominan: tienen rating de plus-218 (incluyendo plus-10 en la actual campaña).

Golden State hizo ese cambio con déficit 2-1 en las Finales de la NBA 2015, cuando el entrenador asistente Nick U’Ren sugirió que los Warriors colocaran a Iguodala como titular en sustitución de Andrew Bogut, dando así preeminencia a la llamada “Alineación de la Muerte”. Golden State ganó los próximos tres encuentros e Iguodala fue galardonado como Más Valioso. Igualmente, Iguodala reemplazó a Harrison Barnes como titular en las Finales de la NBA de 2016, testimonio al valor de su capacidad para defender contra LeBron James en marcación personal.

–Kevin Pelton

6. Más de una frase memorable

Toda la expectativa que rodea al enfrentamiento Cavaliers-Warriors solo ha aumentado gracias al intercambio de frases retadoras entre ambas partes. ¿Se odian mutuamente? Realmente no. Todavía vemos a sus principales jugadores en actitud amistosa cuando forman parte de la selección nacional de Estados Unidos. Sin embargo, se fastidian mutuamente manteniéndose dentro de un límite saludable, alentados en parte por los fervientes aficionados que inundan las redes sociales de los jugadores de sus equipos rivales llenando sus comentarios de charla basura durante todo el año.

Es una combinación de entretenimiento y ego, llena de orgullo mientras ambas partes no desperdician la oportunidad para competir dentro y fuera de la cancha.

“Sentí que podíamos haber ganado un campeonato de la NBA si todos en el equipo estuvieran sanos, sin duda alguna”. Kyrie Irving, lesionado durante el Juego 1 de las Finales 2015

“Obviamente, al caminar por el vestuario, pensaremos en buenos recuerdos. Aspiro que aún mantenga un poco del olor a champaña”. Steph Curry

“Pienso que, en ocasiones, la palabra ‘valioso’ o ‘mejor jugador del año’, pueden tener significados diferentes”. LeBron James, luego que Curry se alzara con su segundo premio al Más Valioso, en 2016.

“Creo que acaban de herir sus sentimientos”. Klay Thompson, hablando con respecto a LeBron luego de la suspensión impartida a Draymond Green, en 2016.

–Dave McMenamin

7. Los Warriors aceleran la salida de Blatt

En enero de 2016, Cleveland se encontraba en la cima de la pizarra de la Conferencia del Este con récord 28-11, aparentando estar destinados a clasificar a las Finales de la NBA durante segunda temporada consecutiva. Sin embargo, luego de una paliza contundente por margen de 34 puntos a manos de Golden State en pleno día de Martin Luther King, Jr., la gerencia convenció a sus propietarios que era necesario cambiar de entrenador. Los jugadores de los Cavaliers que habían dado una oportunidad a David Blatt, finalmente terminaron retirando su apoyo.

Para los Cavaliers, no habría importado que tuvieran marca de 80-2 durante la campaña regular. Si esas dos derrotas hubieran sido ante los Warriors por paliza, habrían sido vistas como inaceptables. Su meta era ganar un campeonato. Si no tenían esperanzas de superar a los Warriors en las Finales de la NBA, la temporada era un total desperdicio. En consecuencia, Blatt fue cesanteado pocos días después.

–Chris Haynes

8-10. Las tácticas motivacionales de los Cavaliers rinden dividendos

El discurso: Tras haber caído derrotados por amplio margen en el Juego 2 de las Finales de la NBA de 2016, el asistente al entrenador de los Cavaliers, Phil Handy, pidió dirigirse al equipo. Handy, nativo de Oakland, California y quien normalmente es un luchador que imparte su dosis de oratoria durante las prácticas, sorprendió hasta a sus colegas entrenadores con una descarga visceral en la cual retó al equipo a mejorar su concentración. Los jugadores se mostraron conmovidos por ese momento y se convirtió en una base para el éxito en el Juego 3, en el cual los Cavaliers vencieron por diferencia de 30 tantos.

El correo electrónico: El punto bajo posterior para los Cavaliers fue el Juego 4. Tras esa caída, otro feroz e inesperado reto se produjo, esta vez por parte del gerente general David Griffin, mejor conocido por su forma sobria de manejar las cosas, en vez de ser dominante y autoritario. Redactó un correo electrónico sin disimular sus sentimientos y lo envió a todos los jugadores. A fin de asegurarse que lo leyeran, imprimió varias copias y se las entregó a los jugadores mientras abordaban el avión que los conduciría a la sede del Juego 5:

“HEMOS VISTO COMO SE ESCRIBE LA HISTORIA DE LA NBA CADA DÍA AQUÍ. No se trata de decir “¿Por qué nosotros no?”, se debe pensar: “Qué (mala palabra) más debemos hacer?”. Amamos hacer las cosas más duro que el resto. Amamos IMPONER RÉCORDS. Saben bien en sus corazones y sus mentes que hemos sido LOS REYES DEL DRAMATISMO DE LA NBA desde que nos juntamos. Apuesto que ustedes pueden hacerlo y me encantaría que sumaran a ESTA BASE DE DATOS HISTÓRICA. ¡Qué más puede ser sinónimo de esta locura RÉCORD que ha sido SUS CLEVELAND CAVALIERS! Déjenme ser el primero en decirles: LA HISTORIA DE LA NBA NOS HA ESTADO ESPERANDO”.

El truco del dinero: Tras imponerse en el Juego 5, era el turno del entrenador Ty Lue. Copiando una táctica de su mentor Doc Rivers, Lue se paró frente a su equipo en el vestuario, después de terminar el partido, para pedir $100 de cada jugador, entrenador y todos los miembros del staff que viajaba con el equipo, incluyendo los dueños del equipo. Al final, Lue reunió $5.500 en efectivo. Lue dijo que el equipo tendría que regresar para cobrarlo, lo cual quería decir que debían vencer en el Juego 6 en Cleveland y volver para el séptimo y decisivo compromiso. Lue se montó en el escritorio de la oficina de los entrenadores y escondió el sobre en el techo. Lo recobró seis días después, tras la victoria en el Juego 7.

–Brian Windhorst

11. LeBron consolida su legado

En las primeras horas de la mañana, tras la victoria de los Warriors en el Juego 4 que puso el marcador de las Finales de la NBA 2016 3-1, James redactó un mensaje de texto para enviarlo en grupo a sus compañeros. “Sin importar cómo llegamos a este punto, aquí nos encontramos ahora. Debemos ir a Golden State para el Juego 5 y volver a casa, de todos modos. Entonces, ¿por qué no regresar a casa y jugar un sexto partido? Dejen los problemas atrás, jueguen duro, concéntrense, sigan mi liderato y les aseguro que volveremos a casa para un Juego 6”.

El liderato de James se tradujo en un promedio de 36.3 puntos, 11.7 rebotes y 9.6 asistencias entre los Juegos 5 y 7, que podría ser la mejor actuación de su carrera en tres encuentros, considerando las circunstancias. Su triple-doble registrado en el Juego 7 escenificado en el Oracle Arena fue digno de reconocimiento y la cesta que bloqueó a Iguodala fue icónica. Los Cavaliers siguieron el liderato de LeBron, especialmente a Kyrie Irving y su equipo fue capaz de completar la mayor remontada en la historia de la NBA.

–Brian Windhorst

12. La suspensión (y el texto) que lo cambió todo

Draymond Green vio el Juego 5 de las Finales de la NBA en un televisor desde la suite en un juego de los Oakland Athletics. La estrella de la NFA, Mashawn Lynch y el gerente general de los Warriors, Bob Myers, estuvieron a lado de Green quien cumplió una suspensión después de golpear a LeBron James en la ingle en el cuarto juego. Myers no se quedó mucho después de que el pívot Andrew Bogut sufriera una lesión en la rodilla que terminó con su temporada.

El otro sueño de Green era tomar el túnel que conecta el Oakland Coliseum con el Oracle Arena y correr en la duela en señal de triunfo mientras el confeti caía desde las vigas después de que los Warriors se convirtieran en campeones de la NBA en 2016 sin él. Pero Green vio una pesadilla cuando los Warriors perdieron.

James y los Cavaliers ganaron el Juego 6 también para forzar la serie a un decisivo partido en Oakland. Mientras Green jugó sin dudas el juego de su vida en el Juego 7 con 32 puntos y 15 rebotes, unos lesionados Warriors finalmente perdieron con James e Irving.

Después del Juego 7, tal vez sitiándose culpable, Green le envió un mensaje a Kevin Durant, agente libre del Oklahoma City Thunder, sobre unirse a los Warriors. El 4 de julio, Durant encendió los fuegos artificiales al elegir a Golden State y alivió rápidamente el dolor de la derrota en la final.

–Marc Spears

13 El regreso más grande en la historia de la NBA

Cuatro por ciento. Esas fueron las posibilidades que el ESPN Basketball Power Index de ESPN les dio a los Cavaliers la oportunidad de regresar de un 3-1 y ganar las Finales de la NBA 2016 después del último pitido del Juego 4. Hasta ese momento, los equipos quedaron 3-1 en las Finales terminaron 0-32 en toda la historia. Los Cavaliers no solo enfrentaban una escalada cuesta arriba que ningún equipo había logrado navegar con éxito, sino que tenían que enfrentarse a un monstruo de 73 victorias sin precedentes que perdió dos juegos seguidos solo una vez en la temporada. Imposible, ¿verdad?

–Micah Adams

14 Un juego clásico

El bloqueo: Después de que Irving falló tiro en el otro extremo, Iguodala lideró un ataque de dos contra uno junto a Curry contra un solitario J.R.Smith antes de la jugada. Según Sport Science, James estaba 7 pies por detrás de Iguodala cuando Curry le devolvió la pelota para una bandeja. Viajando por más de 20 mph, James cerró la brecha y evitó el enceste de Iguodala, y mantuvo así un empate en el juego a menos de dos minutos. Esta jugada balanceó el juego de Cleveland cuando los Cavaliers pasaron de una probabilidad del 46% para ganar a un 53%.

La daga: Cuando Lue pidió un tiempo fuera con un minuto y nueve segundos por jugar y el partido empatado 89-89, los Cavaliers fueron un poco mejor que el lanzamiento de moneda para ganar el séptimo partido. Después de la histórica daga de Kyrie Irving, las probabilidades de ganar para los Cavaliers pasaron hasta el 77%, un cambio del 22% que representó la jugada más grande en un juego plagado de momentos icónicos. Teniendo en cuenta el hecho de que disputaban un campeonato ambos equipos, un análisis del Wall Street Journal concluyó que, matemáticamente, fue el golpe más complicado en la historia de la NBA en términos de cuotas de campeonato oscilantes.

Alto: Después de que Irving anotara un triple que puso a los Cavaliers 92-89, Curry puso a Kevin Love en un interruptor e intentó dos veces sacudir a Love en la parte superior de la duela. Durante 15 segundos del juego, Curry bailó con una lluvia de crossovers y engaños, ninguna de las cuelas hizo que Love perdiera el equilibrio. Lo mejor que el JMV podría reunir fue tiro de 26 pies, que falló. Esa sería la última vez que Golden State tuvo el balón con la oportunidad de empatar. La falla de Curry le dio a Cleveland la oportunidad de ganar del 77 al 87%.

–Micah Adams

15. Brown respalda de Kerr contra su antiguo equipo

La verdad es que Kerr no se ha sentido “bien” desde 2015, mucho antes desometerse a la cirugía en la espalda que comenzó esta pesadilla de dos años de problemas de salud. Kerr tiene días buenos y malos. Realmente no tiene buenos.

Pero en la primera ronda de los playoffs de 2017, pasó de malo a acurrucarse en la cama, vomitando con terribles dolores de cabeza y no pudo entrenar al equipo durante el tiempo más importante de la temporada. Entra Mike Brown para entrenar al equipo durante los playoffs, incluido el primer juego de las Finales contra los Cavs, un equipo que lo despidió dos veces en dos períodos separados durante un período de cinco años, pero que aún le pagará hasta 2020.

No fue fácil entrenar la creación de otra persona, mucho menos un equipo que es tan perfecto como la NBA ha visto en décadas, si es que alguna vez lo ha visto. Pero Brown se acercó con la mentalidad de un cuidador y guió al equipo a un récord de 11-0 hasta que Kerr regresó en el Juego 2 de las Finales.

–Ramona Shelburne

16. ¿Le pasa LeBron la antorcha a KD

El alero de los Warriors logró 37 puntos en 40 minutos, anotándole a 7 defensores diferentes.

Durante al menos los últimos cinco años, Kevin Durant se ha visto a sí mismo como el mejor jugador de básquetbol. Después de perder ante LeBron James en las Finales de la NBA en 2012, quería desesperadamente otra oportunidad. Sabía que no sería considerado el mejor jugador de la liga sin destronar primero a James.

No solo consiguió su revancha en 2017, sino que su triple decisivo sobre las manos extendidas de James en el Juego 3 selló la victoria para los Warriors y de inmediato encendió debates sobre quién era el mejor jugador de la liga en el momento. Durant dijo que lo veía como un momento de “pasar la antorcha”. James seguramente no lo ve de la misma manera.

–Chris Haynes

17. Intercambios de moda

Después de un vuelo a través del país desde Las Vegas a Cleveland después del Juego 7 en 2016, James salió del avión del equipo con el trofeo Larry O’Brien en sus brazos y una camiseta de Ultimate Warrior en el pecho. Para no quedarse atrás, Green alteró el logotipo de Quicken Loans, la empresa del propietario de los Cavs, el patrocinador principal de la arena de los Cavs, y le cambió el texto a “Quickie” en una camiseta que llevaba después de que los Dubs vencieran en 5 juegos en 2017.

¿Divertido? Sí. ¿Auténtico? Tal vez no. Green es socio de la compañía multimedia ‘Uninterrupted’ de James, en la que han tratado de mercantilizar sus sentimientos mutuos.

–Dave McMenamin

18. El elenco

Hay una larga lista de jugadores que han jugado un papel en la rivalidad más feroz de la NBA en décadas. En total, 58 jugadores diferentes se han vestido para esta rivalidad desde 2014-15, 32 para los Cavs y 27 para los Warriors con Anderson Varejao luciendo ambas franelas.

Cavaliers: Jose Calderon, Jae Crowder, Jared Cunningham, Matthew Dellavedova, Kay Felder, Channing Frye, Jeff Green, Joe Harris, Brendan Haywood, Kyrie Irving, LeBron James, Richard Jefferson, Dahntay Jones, James Jones, Kyle Korver, DeAndre Liggins, Kevin Love, Jordan McRae, Mike Miller, Timofey Mozgov, Cedi Osman, Kendrick Perkins, Iman Shumpert, J.R. Smith, Isaiah Thomas, Tristan Thompson, Anderson Varejao, Dwyane Wade, Deron Williams, Derrick Williams, Mo Williams, Ante Zizic

Warriors: Leandro Barbosa, Harrison Barnes, Matt Barnes, Jordan Bell, Andrew Bogut, Omri Casspi, Ian Clark, Stephen Curry, Kevin Durant, Festus Ezeli, Draymond Green, Justin Holiday, Andre Iguodala, David Lee, Shaun Livingston, Kevon Looney, James Michael McAdoo, Patrick McCaw, JaVale McGee, Zaza Pachulia, Brandon Rush, Marreese Speights, Jason Thompson, Klay Thompson, Anderson Varejao, David West, Nick Young

Solo cuatro jugadores, Klay Thompson, Andre Iguodala, Shaun Livingston y Tristan Thompson, han aparecido en cada uno de los partidos hasta el momento.

–Micah Adams

19. Cavs-Warriors IV

Entonces, ¿Cuán rara es esta rivalidad?

Desde 1980, los equipos que llegan a las Finales de la NBA han regresado el año siguiente aproximadamente el 42 por ciento del tiempo (31 de 74). Cuadra eso y obtienes un 17.5 por ciento de posibilidades de una revancha de Finales, o aproximadamente una de cada seis años. (De hecho, ha habido siete revanchas en los últimos 37 años).

En función de esos porcentajes, esperaría el mismo emparejamiento de Finales tres años seguidos una vez cada 32 años. Es un poco sorprendente que nunca haya sucedido antes de los Cavs y Warriors en los últimos tres años.

Esperaríamos que los equipos se encuentren cuatro veces consecutivas en las Finales solo una vez cada 185 años. Y con Cleveland y Golden State ganando el Juego 7 en la carretera, han vuelto a hacer historia: cuatro enfrentamientos finales consecutivos no solo nunca antes habían sucedido en la NBA, sino tampoco en la historia de las Grandes Ligas, la NFL o la NHL.

Loading Facebook Comments ...

LEAVE A REPLY