• Home »
  • Nacionales »
  • El raso que fue ultimado por compañeros de arma era “macuteado” con frecuencia

El raso que fue ultimado por compañeros de arma era “macuteado” con frecuencia

 

Por Redacción CA

El Ministerio Públicó reveló que el raso de la Policía Manuel Merán Maldonado, quien fue ultimado por cuatro compañeros de arma en Arroyo Hondo, era víctima de un macuteo.

El acostumbraba a darles dinero a los miembros de la patrulla que lo ultimó.

Esos detalles están en la solicitud de medida de coerción depositada por el Ministerio Público contra el raso Francis Acosta Martínez, el raso Arturo Lorenzo Báez, el cabo Nicairo Marte Solano y el sargento mayor Isidro de Jesús Mejía, quienes fueron cancelados y guardan prisión en una celda del Palacio de Justicia de Ciudad Nueva.

Las autoridades judiciales indicaron que tan pronto conocieron el crimen, los miembros de la Policía procedieron a eliminar las evidencias que pudieran comprometer su responsabilidad en el hecho.

El raso Merán Maldonado murió luego de que fuera perseguido por la patrulla antirruidos sometida a la Justicia, quienes previamente habían disparado a las gomas del vehículo en el que el agente viajaba junto a su novia Odry Merier Merán y una prima de esta identificada como Wendy Alexander Luna Merán, cuando iban a comprar una cena para la familia.

“Ustedes saben que yo soy policía”, dijo cuando los miembros de la patrulla le exigían que se lanzara al suelo. Fue después de un forcejo, luego que el raso Arturo Lorenzo Báez le propinara una bofetada al occiso, que el también raso Francis Acosta Martínez le hizo un disparo en la cabeza con su arma de reglamento, falleciendo en el acto.

En el expediente de la Fiscalía del Distrito Nacional se indica que supuestamente los imputados acostumbraban a detener al raso muerto para exigirle dinero con el cual compraban cena.

La Fiscalía precisa en el documento que no existe explicación lógica alguna que pueda justificar la muerte de una persona por “contaminación sónica” y que, por demás, es miembro activo de la institución del orden, después de desmontarse de su vehículo desarmado y con actitud pasiva, “y aun así perdió la vida a manos de sus hermanos de arma”.

A los imputados se les acusa de asociación de malhechores, abuso de autoridad y homicidio voluntario en perjuicio del raso Merán Maldonado.