Home Columnas ¿Estamos viviendo un “evangelio light”

¿Estamos viviendo un “evangelio light”

SHARE

Por Max Montilla

Desde hace muchos años, hemos caído en una espiral de predicar cosas “light” desde el púlpito,  o ya sea, en una iglesia o en la calle. En estos tiempos, algunos predicadores solo hablan de buenos trajes, buenos autos y buenas casas. No estoy en contra de la prosperidad, claro que no, pero usted puede ser próspero y no descuidar el mensaje.  Quien dividió la historia en dos, Jesús, en su paso por la tierra fue un hombre próspero, pero no descuidó su prédica. Pero este no es el tema, el tema es un “evangelio light”.

¿Qué es un “evangelio light”? Es predicar de todo, sin el conocimiento de que tenemos una ley, que esa ley son mandamientos, los 10 que Dios le entregó a Moisés en el monte, por los cuales Dios iba a juzgar a su pueblo.  Sé que en este punto usted estará pensando de que Jesús vino al mundo a salvarlo y que no necesitamos ley, pero antes de predicar misericordia y gracia, predicar primero la ley. Le reto a que examine el libro de los Hechos para ver si puedes encontrar que alguno de los discípulos haya dicho a los pecadores que Dios los ama o que Él tenía un plan maravilloso para sus vidas sin antes aplicarle la ley.

Al contrario, vemos que los discípulos confrontaban a sus oyentes como si fueran delincuentes culpables, como enemigos de Dios que necesitaban desesperadamente ser justificados, no que les dijeran que podían mejorar sus vidas con el plan maravilloso de Dios.

Inclusive, Jesús no escudó al recién convertido Saulo de Tarso de lo que le esperaba como cristiano. Más bien Jesús dijo que “le mostraré cuánto le es necesario padecer por mi nombre” (Hechos 9:16).

¿Por qué es tan difícil mantener a los “nuevos convertidos” en las iglesias? No es por falta de amor, no es por falta de oración, no es por falta de trato cercano, más bien es porque no les decimos que al entrar a los caminos de Dios, las cosas se pondrán difíciles, que en muchas ocasiones estarás solo/a, que vivirás por la fe, no por el dinero que tengas, que te sentirás sin fuerzas. El evangelio no es un eterno gozo, no, el evangelio es un eterno sufrimiento, para alcanzar una corona “a posteriori”. Esteban fue cruelmente apedreado por su fe, Santiago fue asesinado a espada, Juan el Bautista también sintió el acero afilado de la persecución, a lo largo de los siglos, hemos sido torturados y perseguidos en distintas maneras. Si estos son así, ¿por qué predicamos un “evangelio light”?

¿Dónde está el gozo de ser cristiano, sin decirle que debemos cumplir con unas leyes, que todos/as las hemos incumplido. Sigo insistiendo, tal vez esté equivocado, pero desde ahora seré incisivo, de que se enseñe la ley antes que la gracia, así lo hacia el Maestro, y todos debemos copiar de él, ¿o no?

Loading Facebook Comments ...

LEAVE A REPLY