¡Debemos de cambiar el modelo de enseñanza! (2/2)

Por Max Montilla

montillamax@gmail.com

Continuando con el artículo de la semana pasada, sobre cambiar el modelo de enseñanza de nuestro país, recordemos lo que decíamos: Es por eso, que debería existir un orden secuencial lógico entre el pensum de estudio, los contenidos programáticos, el perfil del egresado por especialidad y el logro de un aprendizaje significativo, llevando a cabo por parte del maestro, las cinco fases, etapas o momentos vinculantes en la planificación, las cuales son: diagnóstico, propósito, selección de estrategias metodológicas, herramientas y evaluación de la planificación.

Vistos estas cinco etapas, nos lleva hacia la siguiente pregunta ¿La formación basada en la enseñanza por competencias le presenta a los docentes la necesidad de administrar un modelo guía de planificación curricular en el aula?

La respuesta a esta pregunta es afirmativa, por lo que el maestro, tal y como cité anteriormente, debe ser partícipe del proceso de formación, no solo para el pensum curricular, sino más bien para la vida, enseñando al discente los aspectos de responsabilidad, autoconfianza y otras herramientas ya mencionada anteriormente.  Es por eso que, el enfoque por competencias implica a los estudiantes de manera mucho más profunda y activa en su formación, propone actividades desafiantes y favorece la motivación.

Debemos de planificar con un eje central, que será el discente, y que es sobre ese eje que vamos a diseñar nuestra planificación, porque si lo obviamos, entonces la planificación no tendrá el sentido para lo cual fue hecha.

Cabe destacar que, sobre el eje anteriormente descrito, habrá herramientas tangenciales y herramientas transversales. Las herramientas transversales serán las que pasarán por medio de la planificación, teniendo como fin único el alumno.

No obstante, diseñar una planificación, sin elevar los estándares de los docentes primero, también podría ser un error garrafal, puesto que, si el que va a diseñar no maneja contextos actualizados, tendremos una planificación por competencia obsoleta y que no sirva al propósito por el cual se diseñó.