Home Columnas Aspectos a tomar en cuenta para una planificación (2 de 2)

Aspectos a tomar en cuenta para una planificación (2 de 2)

SHARE

 

Por Max Montilla

montillamax@gmail.com

 

Es preciso saber cómo combinar ese conocimiento con las particulares condiciones en las que debemos llevar a cabo la docencia: Plan de Estudios (o perfil profesional, si prefieren), número y características de los alumnos (incluidos sus conocimientos previos y su preparación para conseguir aprendizajes de calidad); tiempo disponible; recursos didácticos, etc. A esos aspectos los llamábamos antes invariantes.

Estamos, por tanto, planteándonos la planificación docente desde una perspectiva curricular. Los profesores universitarios somos agentes curriculares en la medida en que participamos en la creación y diseño de planes formativos, y en la medida en que formamos parte del equipo docente que lo llevará a cabo. Esta primera asunción doctrinal trae consigo dos consecuencias importantes de cara a la planificación de la docencia:

1) Significa, en primer lugar, que precisamos situar nuestra intervención como profesores individuales en un contexto más amplio que le dé sentido. El gran reto a afrontar cuando tratamos de planificar nuestra materia no es pensarla en abstracto (como si constituyera un espacio científico independiente y desconectado del resto) sino pensarla en un contexto ubicándola en un marco

de circunstancias y condiciones concretas (el Plan de Estudios y el perfil profesional, el número de créditos de que disponemos, las características de los estudiantes con los que vamos a trabajar, las competencias cuyo desarrollo debemos asumir, etc.).

2) Significa, en segundo lugar, que situamos nuestra materia en una estructura más amplia: el Plan de Estudios. Desarrollamos nuestra actividad en un contexto más amplio que el de nuestra acción individual concreta: formamos parte de un colectivo que trata de desarrollar un proyecto completo de formación (el Plan de Estudios). En ese sentido, la planificación de cada disciplina es un tipo de actuación docente de segundo orden dado que está supeditada a momentos anteriores y superiores en la jerarquía decisional. Las rupturas en ese proceso generan incongruencia en el conjunto y merman su efectividad formadora. Aunque la cultura habitual en la universidad está un tanto reñida con esta perspectiva no podemos olvidar que somos miembros de un equipo (el grupo de profesores y profesoras que imparte docencia en la titulación) y no francotiradores que van a hacer un trabajo independiente y auto referido. Esta dimensión del trabajo docente requiere, en el contexto español, de un claro fortalecimiento de las estructuras de coordinación de las titulaciones.

El primer paso de toda planificación docente (dejando al margen las líneas matrices recogidas en la correspondiente normativa general) tiene que ver con el Proyecto Institucional. Cada Facultad o Escuela debería desarrollar un documento base en el que se prefiguraran las líneas matrices del proyecto de formación que se pretende llevar a cabo. Estos proyectos deben especificar, para cada titulación, el perfil profesional y sus finalidades y objetivos, los bloques de conocimientos que se consideran relevantes para la formación de los alumnos y algunas ideas generales sobre metodología (por ejemplo, la relación entre teoría y prácticas, la presencia de actividades de campo o laboratorio, los intercambios, etc.), las orientaciones y criterios sobre evaluación, los recursos disponibles, etc. Todo ello dejando el suficiente espacio para que cada profesor pueda introducir su propio estilo de trabajo y orientación científica. De esta manera los proyectos formativos institucionales serán el marco de referencia para la elaboración de los programas de las diversas asignaturas.

EL NIVEL MACRO DE PLANIFICACIÓN.

En este apartado deberemos incluir los datos referidos al Plan de Estudios. Se trata, por tanto, de una información común a las diversas materias de una titulación y deberá ser configurada desde la propia Facultad o Escuela. Teóricamente, al menos, las guías docentes, deben hacer una presentación global de toda la carrera con una parte inicial genérica seguida de una descripción pormenorizada de cada una de las materias. Este primer apartado se refiere a esa parte inicial, centrada en la institución y en la carrera. En el siguiente entraremos en la descripción de cada materia.

Descripción de la Institución.

Normalmente, las guías docentes comienzan con una descripción de la institución en la que se imparte la titulación. Esa descripción (que puede incluir también fotografías y planos para ubicarla en el Campus) debería incluir, cuando menos, las siguientes informaciones:

 

  1. a) Nombre y dirección de la institución.
  2. b) Estructura orgánica de la misma y autoridades académicas.
  3. c) Calendario académico.
  4. d) Descripción general de la institución y, de ser el caso, de las

titulaciones que se imparten en ella.

  1. e) Infraestructuras con las que cuenta (biblioteca, recursos

informáticos, laboratorios, etc.) y condiciones para su uso.

  1. f) Procedimientos de admisión.
  2. g) Contactos para posibles informaciones.

Obviamente, la descripción de la institución cumple una función informativa pero también de marketing (como recurso de seducción y atracción de posibles estudiantes). La imagen que se da debe transmitir el sentimiento de valía que los autores de la guía atribuyen a la institución: un centro puntero, de gran prestigio, con amplia tradición, con un magnífico plantel docente, con una docencia de calidad, con altos resultados en indicadores externos, etc.

Descripción de la titulación.

En este apartado se informa sobre los aspectos principales de la titulación a la que se refiere la guía. En esa descripción general deberíamos incluir, cuando menos los siguientes aspectos:

  1. a) Título que otorga.
  2. b) Intensificaciones o especialidades, de ser el caso.
  3. c) Requisitos de admisión y/o de promoción en la titulación.
  4. d) Diagrama con la estructura de los cursos (troncales, obligatorias, optativas, prácticas, libre configuración, etc.).
  1. e) Modalidades de progreso dentro de la carrera y posteriormente (a qué otras titulaciones dan acceso).
  2. f) Programas nacionales e internacionales de intercambio que se ofrecen.
  3. g) Programas de prácticas (de campo, en empresas, Prácticum, etc.).
  4. h) Recomendaciones para los alumnos extranjeros.

 

LAS GUÍAS DOCENTES DE LAS MATERIAS.

Una guía docente es un recurso que ponemos en las manos de nuestros alumnos para que les informe y oriente en su aprendizaje. La información, justo es decirlo, no mejora por sí misma la capacidad orientadora de las guías. Mucha información no es mejor información (entre otras cosas porque la gente acaba no leyendo documentos excesivamente largos). Por eso es preciso mantener un cierto equilibrio y parsimonia informativa (como reza el principio: ni menos que la necesaria ni más que la suficiente) Esta guía de guías pretende también jugar, de cara al profesorado, ese doble papel que las guías habrán de jugar para los alumnos: ofrecer información y orientaciones sobre cómo podríamos cumplimentar las guías docentes de las materias que impartimos.

Para conseguir que nuestras guías docentes tengan una imagen más o menos similar, conviene adoptar desde el inicio un formato común. Eso facilitará su lectura por parte de los estudiantes y también la comparabilidad y coordinación entre las diversas materias.

Parece lógico aceptar que ese formato común debería ser lo más próximo posible al propuesto por nuestras universidades para la presentación de las materias en la WEB institucional. Por razones de economía de espacio y de parsimonia informativa, las guías que figuran en la WEB reducen la información a sus elementos básicos. Las guías docentes que aquí vamos a proponer ofrecen más información y orientaciones a los alumnos. Pero nada impide que mantengamos el mismo esquema oficial para que la propuesta no resulte confusa (con diversas guías diciendo informaciones similares, pero con estructuras diferentes).

La estructura que proponemos para esta guía docente es la siguiente:

  1. Datos descriptivos de la materia y de su docencia.
  2. Sentido de la materia en el Plan de Estudios.
  3. Objetivos de la materia.
  4. Contenidos (teóricos y prácticos). Incluyendo la bibliografía.
  5. Metodología y recursos disponibles.
  6. Evaluación.
  7. Otras informaciones de interés.
Loading Facebook Comments ...

LEAVE A REPLY