Home Columnas ¿Campaña sucia o campaña negativa?

¿Campaña sucia o campaña negativa?

SHARE

Por Max Montilla

montillamax@gmail.com

Se han escrito ríos de tintas sobre estos temas y su impacto en la vida de los candidatos a cualquier posición lectiva, la diferencia entre la campaña sucia y la negativa. Para el psicólogo político y uno de mis favoritos Daniel Eskibel es simple.

Según nos cuenta el autor Eskibel: “La campaña negativa resalta los errores y defectos del adversario, por el contrario, la campaña sucia ataca al adversario, pero lo hace no resaltando sus errores y defectos sino creándolos”.

De una y otra, en sabores y tonos hemos tenido en nuestra vida política, un ejemplo de campaña sucia, que fue al Dr. José Francisco Peña Gómez, en todas sus campañas presidenciales. Quienes la usaron, no son importantes para este articulo por el momento.

Y el principal motivo de este artículo es por lo descrito en el articulo 44 de la recién promulgada ley 33-18 sobre Ley de Partidos y agrupaciones políticas en su numeral 6, 7 y 8 dice textualmente:

6) La difusión de mensajes negativos a través de las redes sociales que empañen la imagen de los candidatos será sancionada conforme a los artículos 21 y 22 de la Ley No.53-07, sobre Crímenes y Delitos de Alta Tecnología.

7) La promoción política a través de mensajes publicitarios colocados y transmitidos por los diferentes medios de comunicación radial y televisiva.

8) Hacer referencia o uso de la imagen de la o el precandidato en nombre de entidades públicas o privadas a las que pertenece o represente.

Ahora bien, ¿Que dice la Ley 53-07 sobre Crímenes y Delitos de Alta Tecnología? Resulta que, esos dos artículos de la Ley 53-07 se refieren a la difamación y la injuria por medios electrónicos e impone sanciones que van de tres meses a un año de prisión y multa de cinco a 500 salarios mínimos.

¿Cuál es el problema entre lo que dice la ley 33-18 y lo que sucede en realidad?

Sencillo, la ley solo establece “mensajes negativos”, no campaña sucia. De acuerdo a la jurista Laura Acosta, “en campaña no se puede prohibir los mensajes negativos, precisamente porque se trata de una campaña política, donde cada cual dice lo negativo del otro. Una cosa muy distinta es la difamación o la injuria”.

Claro está, usted puede decir todo lo negativo de su adversario, siempre y cuando no entre al juego de la difamación o la injuria, y ahí está el problema en las campañas políticas dominicanas, cuando usted se queda sin argumentos (que muy pocos hay entre los competidores, salvo algunas excepciones), usted apela a inventarse algo del contrario para tratar de dejarlo en ridículo o de hacerse el gracioso ante sus seguidores.

Con la ley de partidos y agrupaciones políticas, por lo menos se crea un marco de juego para las elecciones del 2020, pero como se dice, “quien hizo la ley, hizo la trampa”, de aquí a ese tiempo, “cosas veredes Sancho”, texto que se le atribuye al Quijote, pero que no aparece en ninguna cita del Quijote. El origen literario de la expresión cosas veredes se remonta al Cantar de Mío Cid, cuando Rodrigo Díaz de Vivar le dice a Alfonso VI: “Muchos males han venido por los reyes que se ausentan…” y el monarca contesta: “Cosas tenedes, Cid, que harán hablar las piedras”.

La expresión original era “cosas tenedes” pero con el tiempo, se distorsionó tanto la forma como su significado, llegando al actual “cosas veredes”.

De aquí hasta el 2020 falta tiempo y muchas campañas sucias y negativas que ver y a una Junta Central Electoral con mucho trabajo por hacer.

Loading Facebook Comments ...

LEAVE A REPLY