Home Columnas La socialdemocracia, debe salir de su cuento de hadas ¡despierta cenicienta!

La socialdemocracia, debe salir de su cuento de hadas ¡despierta cenicienta!

SHARE

Por Max Montilla

montillamax@gmail.com

Cada vez son menos los socialdemócratas en el mundo y cada vez más somos avergonzados por diferentes partidos que han asumido el control del estado en diferentes países.

La izquierda desde principio del siglo XX ha venido perdiendo fuerzas en su concepto ideológico, programático y pragmático. La pregunta salta de inmediato en mi cabeza, ¿Qué ha estado pasando con gobiernos de izquierda, que deberían estar de lado de la población pero en sus programas están en contra? ¿Qué ha pasado en los países europeos, que eran vistos como ejemplo?

¿Estaremos llevando sobre nuestros hombros una ideología que en vez de ayudar a los pobres los hunde cada vez más?

Es posible que las respuestas a estas preguntas estén en un capitalismo sin fronteras o que la sociedad como tal está cambiando. Ese capitalismo sin frontera crea caldos de cultivo para conflictos que antes no se veían en la relación Estado-nación del siglo XIX y XX, y es que los mecanismos para reducir los conflictos, la redistribución limitada en el marco del Estado de Bienestar y la democracia organizada por el Estado-nación– están perdiendo eficacia. En muchos casos, ni siquiera funcionan. Han demostrado ser sobradamente ineficaces contra los nuevos conflictos de identidad cultural de las sociedades de inmigración. La inmigración, el comercio global y la posibilidad de las industrias de trasladarse a otros países han cambiado drásticamente el equilibrio de poder entre el capital y el trabajo; la presión para comprometerse a distribuir desaparece.

Y este nuevo conflicto tiene un nombre descrito por el periodista británico, David Goodhart y usa dos términos prácticos y más concretos para este propósito: los “anywheres”, móviles y cosmopolitas, en oposición a los “somewheres”, orientados al Estado-nación y ligados a un lugar. Estas dos nuevas “razas”, si se pudiera llamar así, es la que está cambiando el mapa geopolítico y la lucha entre izquierda y derecha, entre el bienestar de los pobres y la venta de las empresas estatales.

¿Puede la socialdemocracia resistir o recuperar su espacio? Para los autores Christian Krell y Sönke Hollenberg se puede, pero cambiando un poco, es decir, dando a uno y otros por igual. Ya no es lo mismo de la época de los años 80, donde la lucha del proletariado y la ayuda a los más desfavorecidos eran sus principales banderas en contra del capitalismo puro y duro.

El objetivo político en esos años era aumentar sus posibilidades de vida y participación. Los resultados que cosechó en este aspecto la socialdemocracia de finales del siglo XIX y principios del XX fueron espectaculares.

El problema de nuestra izquierda en latinoamérica es que los partidos se crearon a la inversa de como se crearon en Europa. Allí los partidos se crearon por movimientos obreros, mientras que en latinoamérica se crearon por intelectuales y empresarios. Esos mismos empresarios que no les gustan las huelgas de brazos caídos, que solo tienen el enfoque en sus dividendos y no en el empleado.

Es hora de despertar “cenicienta socialdemócrata”, por el bien de quienes te siguen y por el bien del mundo.

Nos leemos en otro artículo de “Hablando con el Soberano”. 

 

Loading Facebook Comments ...

LEAVE A REPLY