Home Columnas ¿Qué le espera a Latinoamérica en la economía en 2019?

¿Qué le espera a Latinoamérica en la economía en 2019?

196
SHARE

Por Max Montilla

montillamax@gmail.com

Ya llegó el 2019. Fueron 12 meses del 2018 que impactaron de manera positiva y negativa a Latinoamérica completa, y por qué no, a otros países.

Cada una de las cifras fueron hechas en base a las proyecciones del WorldEconomic Outlook Database del FMI (WEO-FMI)

Cuando el reloj marcó las 12 am el pasado lunes 31 de diciembre inició un nuevo año, lleno de retos e incertidumbres para los latinoamericanos, entre el 2017 y el 2018 la economía de EE.UU fue de un 3%, lo cual se atenuará en 2019 con la disminución de los estímulos fiscales, la incidencia de las bajas tasas de crecimiento de otras partes del mundo y el aumento de las tasas de interés para garantizar que la inflación salarial no repercuta en los precios, amenazando la meta de inflación del 2%.

China no escapa de esto, pues su crecimiento se ha ralentizado, mientras la economía puede lograr un repunte o equilibrar el crecimiento, amainando el dominio de las exportaciones y las inversiones en pos de un mayor fomento del consumo.  En el continente europeo, se prevé que el crecimiento cercano al 2,4% del 2018 disminuya aproximadamente al 2,2% en 2019.

En América Latina y el Caribe, que es quien nos atañe en este artículo, su crecimiento es impulsado por las tendencias globales y tal y como hemos visto más arriba el 2019 no se vislumbra con altas expectativas y el pronóstico es poco favorable, apenas alcanzará un 1,2%, cifra inferior al 1,6% a lo previsto el año pasado en el mes de julio.  Este desplome, se debe a que economías como la de Argentina tienen una recesión y Brasil se proyecta con un crecimiento lento, mientras que el promedio regional va a la baja por las incidencias en la economía de Venezuela, Se espera que el crecimiento aumente en la región como conjunto, pero solo del 2,4% en este 2019.

La mayoría de los países han visto disminuir su participación en la producción mundial. En la década de 1980, llamada “la década perdida”, el país típico de entre los 26 países prestatarios del BID perdió cerca del 20% de su participación en la producción mundial. Pero esa cifra también refleja una creciente dispersión. Panamá, República Dominicana y Chile se destacan como naciones que han logrado aumentar su participación general desde 1980.

Por su parte, Colombia, Paraguay y Perú están cerca de recuperar sus participaciones de 1980. Pero puede que la participación de algunos países siga disminuyendo. Venezuela perdió cerca del 40% de su participación en la producción mundial entre 1980 y 2012, y para 2023 se espera que la misma apenas alcance el 20% de su cifra de 1980. También sugiere que la región en su conjunto seguirá perdiendo su participación en la producción mundial este 2019, ya que el crecimiento mundial previsto supera al regional.

Estas proyecciones implican considerables riesgos. El mercado bursátil de Estados Unidos ha caído significativamente desde su punto más alto en septiembre de 2018, reflejando tal vez la disminución prevista del crecimiento, pero también el entorno de incertidumbre con respecto al sistema de comercio global relativamente abierto y al proceso continuo de normalización monetaria. En Europa, las preocupaciones sobre la situación fiscal de Italia repercuten sobre los mercados al igual que el Brexit. En China, existen riesgos para la transformación gradual de la economía, derivados particularmente del endeudamiento de algunas instituciones del Estado y del posible cambio de las reglas del comercio internacional.

Panamá, es el caso excepcional donde el crecimiento se ha visto impulsado gracias a niveles manifiestamente más altos de inversión, incluida la infraestructura. Pero como se revela en el Informe Macroeconómico de América Latina y el Caribe 2018, para incentivar el crecimiento de la región, se requiere que la inversión sea mayor y más productiva. El Informe 2019 que se publicará en marzo examinará cómo los países pueden mantener la estabilidad económica mientras hacen frente a mayores tasas de interés a nivel mundial y a una posible caída de los flujos de capital, y también se centrará en cómo se puede aumentar la inversión en infraestructura y cómo seleccionar dichas inversiones para que tengan el máximo impacto en la producción.

Loading Facebook Comments ...

LEAVE A REPLY