Home Columnas ¿Somos los millennials, realmente una generación floja o vaga?

¿Somos los millennials, realmente una generación floja o vaga?

SHARE

Por Max Montilla

montillamax@gmail.com

Seguro has escuchado que cada generación ha sido bautizada con diferentes nombres, los millennials, los Baby Boomers, la generación Z, aunque cabe destacar que la única aprobada por la Oficina del Censo de los Estados Unidos de Norteamérica es la de Baby Boomers, pues las otras han sido bautizadas de acuerdo a las personas de cada generación.

1.     Generación Z, nacida entre los años 1994-2010, su principal característica es la irreverencia.

2.     Generación Y (millennials) que es mi generación y va desde el 1981-1993 y la misma oficina nos coloca como principal característica la frustración.

3.     Generación X, comprende los años 1969-1980, su principal característica es la obsesión del éxito.

4.     Generación Baby Boomers, va desde los años 1949-1968, su principal característica es la ambición.

5.     Generación Silent comprende los años desde el 1930-1948 y su principal característica es la austeridad.

Y hoy quiero escribir, para desmitificar el concepto de la pregunta de este artículo, los millennials, ¿somos vagos, perezosos y hasta poco preparados? Basta con poner en su buscador de Google la palabra millennialsy enseguida aparecerá, los peor preparados, los más pobres, estúpidos, flojos, cuanto adjetivo calificativos despectivos aparezcan.

Entre 2017 y 2018, se entrevistó (la entrevista estuvo coordinada por el Banco Interamericano de Desarrollo) a 15 mil jóvenes de entre 15 y 24 años de Brasil, Chile, Colombia, El Salvador, Haití, México, Paraguay, y usando encuestas existentes en Perú y Uruguay, para conocer sus perspectivas de trabajo y educación. Con dichos datos, se realizó un estudio para explicar la realidad de los Millennials en América Latina y el Caribe en colaboración con académicos y especialistas de los diferentes países, la organización Espacio Público y el International Development Research Centre de Canadá.

Y dicho estudio reveló algo muy diferente a que losmillennials son vagos y perezosos, ya que el 41% se dedica a estudiar, el 21% a trabajar, un 17% realiza ambas actividades y el 21% no tiene trabajo ni estudia. Casi ocho de cada diez jóvenes estudian, trabaja o hace las dos. Ese 21% es el responsable por la fama de toda una generación: los llamados “ni-ni”, los que no estudian ni trabajan. Sin embargo, el nombre está mal utilizado, ya que la mayoría realiza actividades productivas: el 31% está buscando trabajo, un 64% se dedica a labores de cuidado de familiares, y un 95% realiza labores domésticas o presta ayuda en los negocios de sus familias. Solamente el 3% de los “ni-ni”, aproximadamente el 0.6% de todos los millennials latinoamericanos, no hace algo útil a pesar de tener las capacidades físicas e intelectuales para ello. 

Los millennials, según el estudio, refleja que es la peor preparada en el mercado laboral, ya que poseen una carencia de habilidades básicas, (la realidad es que el 40% de ellos no pueden resolver un ejercicio de matemática simple, como dividir en partes iguales), Por otro lado, solo el 22% reporta hablar inglés con fluidez, una habilidad valiosa en un mercado laboral cada vez más globalizado, pero el inglés que se enseña en las escuelas es muy diferente al inglés del mercado laboral, pues los pensum académicos están muy obsoletos.

La parte positiva es que los millennials están mejor preparados que sus antecesores, los baby Boomers, y la generación X, ya que mi generación maneja dispositivos tecnológicos con mucha facilidad y presentan fuertes habilidades socioemocionales, las cuales serán claves en un futuro cada vez más automatizado y robotizado. En particular, muestran niveles relativamente altos de autoestima, autoeficacia y perseverancia.

Otro mito desmitificado, es que los millennials no tenemos aspiraciones. El estudio anteriormente citado revela que, el 40% de la población accede a educación superior, el 85% de los jóvenes aspira a terminar la universidad y el 88% cree que va a lograr cumplir sus metas laborales en América Latina y el Caribe.

Los resultados del estudio indican que la generación Millennials enfrenta un contexto esperanzador y preocupante al mismo tiempo. Para cerrar las brechas y potenciar las oportunidades que se señalan, los especialistas destacan tres áreas en las cuáles los países de América Latina y el Caribe pueden trabajar para mejorar las oportunidades educativas y laborales de sus jóvenes: aumentar el acceso para desarrollo de habilidades, mejorar la calidad y pertinencia de dichas habilidades, y ofrecerles orientación e información laboral.

Creo que ya es tiempo de dejar de llamarnos flojos, frustrados y perezosos, los millennials, somos una generación pujante en un ámbito cambiante cada día y llevamos la mayor carga de las generaciones que nos antecedieron.  

Loading Facebook Comments ...

LEAVE A REPLY