Home NBA Un Karl-Anthony Towns de bandera

Un Karl-Anthony Towns de bandera

SHARE

Los Minnesota  han conseguido volver a emplazarse a ras del 50 por ciento de victorias. No lo lograban desde el pasado 9 de diciembre cuando se encontraron 13-13, listos para despegar con rumbo a la zona de playoffs en la Conferencia Oeste. Una tormenta de resultados lo impidió y hasta este jueves no volvieron a compensar la sección de victorias con la de partidos perdidos (24-24 ahora mismo) . El objetivo, claro, no es quedarse ahí, sino poder seguir escalando, sortear el embotellamiento natural en el que vive su zona del mapa NBA y poder asaltar puestos de postemporada.

Y si, gracias a las tres victorias últimas victorias seguidas, eso ha sido posible ha sido porque su estrella sobre la cancha ha apretado los dientes. , por fin, está regalando su personalidad más elevada desde que comenzó el presente ejercicio. La que se le espera tras ser elegido en el número 1 del Draft (2015) y el nivel destapado en los primeros años de su carrera; ni más ni menos.

En los últimos tres partidos Towns estuvo especialmente afinado, con medias de 27,3 puntos, 14 rebotes, 5,3 asistencias, 1,3 tapones y 2,3 robos de balón.

Mes de enero

Hablamos del estrato estadístico en el que se espera a Towns temporada tras temporada, pero al que no estaba pudiendo acceder hasta la fecha. Sí lo está acometiendo desde enero, donde su contribución ha crecido respecto al resto de la temporada: 25,5 puntos, 13,0 rebotes, 3,4 asistencias y 1,6 tapones de promedio.

Quizá esta versión del pívot de los Timberwolves sea múltiplo de la que se pudo ver en su segunda temporada en la NBA, en la que seguramente proyectara el mejor nivel de toda su carrera (junto con algunos lapsos del curso pasado). Si atendemos a sus estadísticas simples, los baremos en los que se mueve Towns en los últimos partidos son la cima de toda su vida en la liga.

  • TEMPORADA 2015-16: 18,3 puntos (54,2 en TC y 34,1 3PT) , 10,5, rebotes, 1,7 asistencias.
  • TEMPORADA 2016-17: 25,1 puntos (54,2 en TC y 36,7 3PT) , 12,3 rebotes, 1,3 asistencias.
  • TEMPORADA 2017-18: 21,3 puntos (54,5 en TC y 42,1 3PT) , 12,3 rebotes, 1,4 asistencias.
  • TEMPORADA 2018-19: 22,6 puntos (49,6 en TC y 37,8 3PT), 12,3 rebotes, 1,9 asistencias.
  • ENERO 2018-19: 25,5 puntos (51,7 en TC y 34,6 en 3PT), 13,0 rebotes, 3,4 asistencias.

Los números que presenta en enero, de hecho, hacen cumbre de su carrera en todas las facetas del juego excepto en el tino en tiros de campo y triples.

Liberados sin Thibodeau

Towns ha vuelto a ser el líder que Minnesota necesita para poder pelear por entrar en playoffs, objetivo que volvieron a conseguir el pasado curso (cayeron en primera ronda ante Houston) después de una incomparecencia que se extendía desde 2004.

La defensa sigue siendo el talón de Aquiles para el joven pívot con sangre dominicana; pero eso ni Thibodeau logró remediarlo.

Dejado atrás el contubernio con Jimmy Butler y su salida del equipo, también la destitución de Thibodeau, parece que los Wolves han recuperado la frescura que antes no encontraban. La alegría de competir y, con ella, las victorias.

No hubo más que observar cómo recibió el vestuario al debutante entrenador el día que se estrenaba como técnico jefe (a los 32 años) con victoria ante Oklahoma. Parecía una fiesta, una liberación después de la marcha de Thibodeau.

También se nota cierto cambio en Andrew Wiggins, quien está promediando 20,8 puntos durante el mes de enero, cantidad superior a la del curso en su totalidad (17,7) y a cualquier otro mes del calendario por separado.

De cualquiera manera, en los siguientes cinco encuentros podrá diagnosticarse si el levantamiento de Minnesota, liderado por Towns, queda apagado antes de triunfar o llega a convertirse en ley. Eso es debido a que los siguientes compromisos serán ante Utah (los dos próximos, seguidos), Memphis, Denver y de nuevo Memphis.

Por el momento, los tanteos desde que Ryan Saunders se aposenta en el banquillo son ligeramente superiores en ataque. El equipo se ha soltado en cierta medida hasta unos 111,6 puntos por 100 posesiones desde que no está Thibodeau; 109,4 presentaba cuando sí estaba. El récord con Saunders es de 5-3 mientras que con el viejo y orondo Thibs se quedó en 19-21. Aunque más que lo tangible, que también hace, las sensaciones son de que Towns y todo el vestuario juegan de manera más cómoda.

La palabra quizá sea frescura, liberación. Se nota a los jugadores (Towns y Wiggins a la cabeza) más tranquilos con el cambio y tras ello su rendimiento ha crecido. Como el de Towns, que está ofreciendo algo muy parecido al mejor estrato de toda su carrera en los últimos partidos. Un jugador de bandera cuando raya a semejante este nivel.

Loading Facebook Comments ...

LEAVE A REPLY