Home Columnas Los agricultores y su forma de adaptarse ante el cambio climático

Los agricultores y su forma de adaptarse ante el cambio climático

SHARE

Por Max Montilla

montillamax@gmail.com

Para nadie es un secreto que latinoamérica, el Caribe y el resto del mundo están pasando por una situación muy difícil para proporcionar la cantidad alimenticia requerida, por diversos factores que enumeraremos en este artículo.

Uno de ellos es la falta del recurso hídrico, del agua, para ser más exactos, está ocasionando devastadoras consecuencias.

Por tanto, no basta con garantizar la disponibilidad de insumos, tecnologías y conocimientos prácticos. Tampoco con proveer subsidios, créditos y seguros. Todos estos tienen un papel decisivo, pero muchos de los obstáculos a las prácticas agrícolas adecuadas y modernas son de comportamiento, y superarlos requiere examinar más detenidamente la forma en que los agricultores toman decisiones y procesan la información.

Algunos obstáculos de comportamiento a las prácticas de cultivo modernas:

Corto Placismo.Aunque muchas de las prácticas agrícolas proyectan altos retornos y solo implican costos fijos muy bajos (p. ej., ir a la tienda a comprar fertilizantes), solemos dar más importancia a las recompensas en el presente que a las del futuro y terminamos postergando las cosas. También tendemos a sobrestimar la probabilidad de que actuaremos de inmediato. Por ello, muchos agricultores que tienen planeado usar fertilizante aplazan su pago hasta el último minuto posible, y muchas veces no lo pagan. Esto también explica porqué otorgamos una prioridad relativamente baja al cambio climático, ya que sus efectos, por muy destructivos que parezcan, se cree que van a ocurrir más en el futuro que en el presente.

Autocontrol. Las nuevas tecnologías suelen ser costosas y requieren una planificación a largo plazo. Ahorrar recursos cuando abundan (como justo después de la cosecha) y “mantenerlos seguros” (no solo de uno mismo, sino también de los demás, como miembros de la familia que esperan apoyo) requiere autocontrol, y como todos sabemos, eso no siempre resulta sencillo.

Sobrecarga cognitiva.Tenemos recursos cognitivos limitados, muy corto tiempo para tomar decisiones y escasa fuerza de voluntad. Además, somos propensos a fatigarnos cuando tomamos decisiones. La situación puede ser particularmente difícil para quienes viven en condición de pobreza y constantemente deben administrar fondos escasos y enfrentar disyuntivas difíciles.

El sesgo de statu quo.Tenemos una tendencia a la inercia, y a menudo, simplemente tomamos las mismas decisiones que siempre hemos tomado en el pasado. Esto puede explicar en parte la renuencia de los agricultores a cambiar sus prácticas, incluso cuando conocen la existencia de mejores métodos y están convencidos de sus posibles beneficios.

Aunque los modelos de los ensayos controlados aleatorios sobre intervenciones del comportamiento en la agricultura han sido realizados en África y Asia, reproducirlos en otros lugares implicaría adaptarlos a las características, las interacciones y las preocupaciones cotidianas de los actores locales.

Los agricultores también necesitan acceso a insumos y nuevas tecnologías, así como a los conocimientos acerca de cómo usarlos. Pero dados los desafíos cada vez mayores de la agricultura y las a menudo frustrantes barreras mentales que impiden el progreso, tales intervenciones del comportamiento deberían explorarse ampliamente. El clima está cambiando rápidamente, y no tenemos al tiempo de nuestro lado.

Loading Facebook Comments ...

LEAVE A REPLY