SHARE

Por Max Montilla

montillamax@gmail.com

En los últimos días, en la prensa dominicana se ha estado escribiendo y hablando sobre la ideología de género, política de género, el concepto de género, equidad e igualdad de género, entre otras cosas ¿que si es dañina, que si va en contra de lo que establece la naturaleza y, sobre todo, si es compatible en lo que establece nuestra Carta Magna?

Pero, ¿sabe usted que es ideología de género, que dice, si se contradice con lo que usted cree?

Espero responderle de manera sucinta esta inquietud en estas líneas.

En ocasiones, se suele confundir equidad, igualdad e ideología de género. Cada una posee una definición que dista de la otra.

La diferencia entre equidad e igualdad es la siguiente: La equidad significa que cada uno recibe lo que le corresponde o lo que merece. La igualdad, en cambio, implica recibir el mismo trato sin considerar las diferencias. Es decir, igualdad es tener los mismos derechos ante la ley.

El glosario de género, editado por el Instituto Nacional de las Mujeres de México, en su versión del 2007, expresa que equidad: es un principio de justicia con la idea de igualdad sustantiva y el reconocimiento de diferencias sociales, ambas dimensiones se conjugan para dar origen al concepto que define la equidad como la “diferencia entre las igualdades” de las diferencias.

Es decir, que nacemos diferentes en el sexo (masculino o femenino) y somos iguales ante la ley. Sin embargo, ideología, que es una filosofía según la cual el sexo ya no es un dato originario de la naturaleza, que el hombre debe aceptar y llenar personalmente de sentido, sino un papel social del que se decide autónomamente.

Hablar de ideología de género es negar una razón biológica, es decirle a la naturaleza que se equivocó, que eres hombre, pero que te sientes atrapado en el cuerpo y quieres ser mujer, es decirles a los cromosomas que te formaron, que no eres XY, sino que eres XX.

En los seres humanos, un solo gen (SRY) presente en el cromosoma actúa como una señal para establecer el camino del desarrollo hacia la masculinidad. Claro está, sé que usted indagará de que existen otros tipos de relaciones de cromosomas, como las Triple X, las XXXX y las XXXXX, pero me llama la atención de que todas ellas, se definen como síndromes.

Ahora bien, ¿qué es un síndrome? Se define como conjunto de síntomas que se presentan juntos y son característicos de una enfermedad o de un cuadro patológico determinado provocado, en ocasiones, por la concurrencia de más de una enfermedad, o conjunto de fenómenos que concurren unos con otros y que caracterizan una determinada situación.

Un poco más arriba expliqué, la ideología de género, el ser masculino y femenino se convierte en un producto de la decisión el individuo, pero, “si no existe la dualidad de hombre y mujer como dato de la creación, entonces tampoco existe la familia como realidad preestablecida por la creación”.

La teoría del género no define entonces al individuo por su sexo (hombre o mujer), sino por su sexualidad (homosexual, heterosexual…). “Borran la dimensión biológica y anatómica que separa ambos sexos para no ser más que géneros múltiples, dictados por la cultura y por la historia. Lo sexuado de los individuos es una construcción social y cultural, por lo tanto, artificial”.

Los que somos cristianos nos amparamos en nuestro manual de vida, La Biblia, que es que nos dicta nuestro hacer en la vida, en Genesis 5:2, dice “Varón y hembra los creó; y los bendijo, y llamó el nombre de ellos Adán, el día en que fueron creados.

Varón y hembra los creó, fueron hechos por la mano del creador, pero vale recalcar que el término “Adán”, no se refiere a un nombre, sino más bien, el concepto, Adán,se refiere a humanidad, esa humanidad de varón y hembra, debe de unirse sexualmente, para poder procrear, que se necesita la unión de un varón y una hembra, es por ende que dos sexos iguales, biológicamente, no pueden crear.

La ideología de género establece que, no define por el sexo, sino por la sexualidad, es decir, que puedes ser hetero, homo, bis, trans, les o queer. Es más por el pensamiento que por lo biológico, y usted, valga la redundancia, no establece su sexo por lo que se piensa, sino por las relaciones bilógicas entre cromosomas masculinos y femeninos, entre la unión de una célula reproductora masculina, móvil y flagelada, es decir un espermatozoide que se liga a otra célula reproductora femenina que se forma en el ovario de las hembras de los mamíferos y que una vez fecundada por el espermatozoide da origen al embrión; en la especie humana, es una célula redonda de 0,1 milímetros de diámetro, un ovulo, fecundado que lo produce una hembra.

Y es que el concepto de género, que nos tratan de imponer, surgió en los Estados Unidos, a mediados del siglo pasado, en los ambientes médicos y psiquiátricos. En 1955, el psicólogo John Money habla de “gender roles“, en un intento de esclarecer por qué el sexo cromosómico no corresponde, en algunas personas, al sexo anatómico. Robert Stoller, psiquiatra y psicoanalista usa la expresión “gender identity” al estudiar a los transexuales, que no se reconocen en su identidad sexual de nacimiento. Es los años 70, el concepto será recuperado por los movimientos feministas, en su lucha por la igualdad y por salir de los roles a los que las mujeres estaban predestinadas. Pero es recién en los años 1990, cuando el término conoce una difusión más masiva.

 En nuestra Carta Magna se establece en su artículo 39: Derecho a la igualdad. Todas las personas nacen libres e igualesante la ley, reciben la misma protección y trato de las instituciones, autoridades y demás personas y gozan de los mismos derechos, libertades y oportunidades, sin ninguna discriminación por razones de género, color, edad, discapacidad, nacionalidad, vínculos familiares, lengua, religión, opinión política o filosófica, condición social o personal. En consecuencia: 1) La República condena todo privilegio y situación que tienda a quebrantar la igualdad de las dominicanas y los dominicanos, entre quienes no deben existir otras diferencias que las que resulten de sus talentos o de sus virtudes; 2) Ninguna entidad de la República puede conceder títulos de nobleza ni distinciones hereditarias; 3) El Estado debe promover las condiciones jurídicas y administrativas para que la igualdad sea real y efectiva y adoptará medidas para prevenir y combatir la discriminación, la marginalidad, la vulnerabilidad y la exclusión; 4) La mujer y el hombre son iguales ante la ley. Se prohíbe cualquier acto que tenga como objetivo o resultado menoscabar o anular el reconocimiento, goce o ejercicio en condiciones de igualdad de los derechos fundamentales de mujeres y hombres. Se promoverán las medidas necesarias para garantizar la erradicación de las desigualdades y la discriminación de género; 5) El Estado debe promover y garantizar la participación equilibrada de mujeres y hombres en las candidaturas a los cargos de elección popular para las instancias de dirección y decisión en el ámbito público, en la administración de justicia y en los organismos de control del Estado.

Me he tomado la libertad de poner en negrita, lo que establece nuestra Constitución. Sin embargo, quienes nos quieren imponer la ideología de género, están coartando nuestros derechos consagrados en esa misma constitución que ellos quieren que nos sean establecida, por ejemplo, el artículo 63 de la referida Constitución establece que: “Toda persona tiene derecho a una educación integral, de calidad, permanente, en igualdad de condiciones y oportunidades, sin más limitaciones que las derivadas de sus aptitudes, vocación y aspiraciones. En consecuencia: 1) La educación tiene por objeto la formación integral del ser humano a lo largo de toda su vida y debe orientarse hacia el desarrollo de su potencial creativo y de sus valores éticos. Busca el acceso al conocimiento, a la ciencia, a la técnica y a los demás bienes y valores de la cultura; 2) La familia es responsable de la educación de sus integrantes y tiene derecho a escoger el tipo de educación de sus hijos menores.

Es decir, su ideología de género trate de implantarla en su casa, no en la mía, en Mi caso, somos una familia cristiana que sabemos lo que dice nuestro manual, que es la Biblia, no trate de ponerme reglas, si usted no va a cumplir con la que tiene impuesta por la Constitución.

Espero que, con este artículo, usted encuentre luz, si no, siga investigando y espero en el Creador, que esta ideología de género, no encuentre espacio en nuestras familias dominicanas, por el bien de la sociedad.

Nos leemos en otro artículo.

Loading Facebook Comments ...

LEAVE A REPLY