Home Columnas ¿Y si latinoamérica mira más hacia la India?

¿Y si latinoamérica mira más hacia la India?

SHARE

Por Max Montilla

montillamax@gmail.com

Con un mercado que ronda los 11,468 millones de dólares, y que crece cada año, India no solo se ha destacado en el mapa como un país atractivo, sino que representa el acceso a un mercado de más de 1.300 millones de personas para los productos latinoamericanos y caribeños.

Sin embargo, la cooperación entre la India y América Latina no ha alcanzado su potencial y ninguna de las dos partes puede asumir semejante costo. El centro de gravedad de la economía mundial se ha desplazado hacia el Este y la integración de la región con Asia ha alcanzado niveles sin precedentes. No obstante, los flujos de comercio e inversiones con la India no han seguido el mismo ritmo.

De nuestro lado, latinoamérica tiene una fuerza de trabajo joven, formada y calificada, y es rica en reservas de recursos naturales y agrícolas. Debido a su creciente fortaleza industrial y manufacturera y a las mejoras contínuas en la facilidad para hacer negocios, cada vez cobra mayor importancia como un destino para las inversiones. Por su parte, la India ofrece numerosas oportunidades para la cooperación, el comercio y las inversiones con países socios de América Latina.

Existe un enorme potencial no explotado en materia de comercio y una miríada de oportunidades para el sector privado. No obstante, la tarea de acercar a las empresas de dos regiones tan distantes no resulta sencilla. Para tal efecto, el desarrollo de un marco institucional eficaz y de redes empresariales es crucial.

Las cifras indican que las relaciones entre India y latinoamérica y el Caribe han crecido. En el 2000 el intercambio fue de US$2 mil millones, hoy ronda los US$40 mil millones, superando los envíos de Corea del Sur y Japón. Sin embargo, el comercio se concentra en unos pocos países y productos. Por ejemplo, Venezuela, México y Brasil representaron dos tercios de los envíos de la región a la India, en su mayoría compuestos por productos extractivos como el petróleo y el cobre. India, por su parte, exporta principalmente productos manufacturados industriales a la región, pero tiene el potencial de exportar mucho más.

¿CUÁNTO MÁS PODRÍA CRECER EL INTERCAMBIO COMERCIAL?

El estudio proyecta que, a mediano plazo y con un conjunto de reformas orientadas a la reducción de los costos comerciales, las exportaciones latinoamericanas a la India podrían crecer un 42 por ciento, añadiendo 7,600 millones de dólares adicionales en productos enviados anualmente. Del mismo modo, las exportaciones indias a la región podrían aumentar un 46 por ciento, u 8,600 millones adicionales.

Esos son números bajos. Una mirada a lo que India produce y exporta a América Latina, y viceversa, muestra que las economías de las dos regiones son altamente complementarias. Esto significa que el límite superior potencial de expansión de las exportaciones de América Latina y el Caribe a la India es de 69,000 millones de dólares. India, por su parte, podría sumar 263,000 millones de dólares en más exportaciones a la región, equivalente a casi tres veces el PIB de Paraguay.

Ya hemos vistos las cifras que demuestran que existen los números posibles para aumentar las cifras y posibles acuerdos, pero ¿qué detiene o imposibilita este acuerdo?

La respuesta es la siguiente: Los costos comerciales. Reportes estiman que, en 2016, en promedio, el costo de un producto se había duplicado al llegar a India desde América Latina, o viceversa. Detrás de esto están las barreras arancelarias y las ineficiencias asociadas a las rutas o mecanismos de transporte.

En cuanto a aranceles, el panorama es variado. Los exportadores latinoamericanos y caribeños enfrentan aranceles de 12,3 por ciento en la India, en promedio. Las empresas indias pagan un arancel de 8,1 por ciento en promedio cuando exportan a América Latina y el Caribe. Los promedios, sin embargo, solo cuentan una historia parcial. En India, por ejemplo, las tarifas tienden a ser bajas para los combustibles y muy altas para los productos agrícolas, donde los países latinoamericanos tienden a ser más competitivos.

Como resultado, algunos países pagan más que otros. Ejemplo: Brasil y América Central pagan aranceles más altos que México. Asimismo, India paga menos para exportar a los países de la Alianza del Pacífico- Chile, Perú, Colombia y México- que hacia el Caribe. En logística, ambas partes se ven afectadas por la burocracia aduanera, y las redes de infraestructura de ambas regiones se quedan atrás cuando se les compara con la de países más desarrollados.

¿Qué sugerencia puedo dar? Visto el informe que da en conjunto el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Banco de Exportaciones e Importaciones de la India, aquí les dejo el link del informe, https://publications.iadb.org/es/un-puente-entre-america-latina-y-la-india-politicas-para-profundizar-la-cooperacion-economica, es lo siguiente:

1.    Aumentar la cobertura de los acuerdos de comercio e inversión,

2.    mejorar las medidas de facilitación del comercio,

3.    realizar actividades de promoción comercial proactivas y específicas,

4.    impulsar la inversión en infraestructura y promover reformas en el sector logístico.

Al destapar los puntos de estrangulamiento, los principales ganadores en América Latina son los sectores de minería y alimentos, según el informe. India podría ver grandes ganancias en los sectores petroquímico y automotriz.

Nos leemos en un próximo, Hablando con el Soberano.

 

Loading Facebook Comments ...

LEAVE A REPLY