Home Columnas Avizorando una crisis

Avizorando una crisis

SHARE

Por Max Montilla

montillamax@gmail.com

 

Ustedes seguro han escuchado el cuento del niño que decía que venía el lobo y no era verdad. Seguramente se lo contaban en su infancia.Aquí le dejó un pequeño fragmento del cuento que servirá para dar inicio a esta columna del día de hoy.

“Había una vez un pastorcito que cuidaba ovejas en el campo. Era muy chistoso y le gustaba alarmar a la gente del pueblo porque estaba aburrido, así que varias veces fue corriendo al pueblo gritando que un lobo estaba atacando a sus ovejas.

Cada vez que el niño gritaba, los habitantes del pueblo salían corriendo con palas y hachas hacia el lugar donde pastaban las ovejitas para defenderlas del lobo. El pastorcito mentiroso se reía a carcajadas de ellos porque se la creían cada vez.

Hasta que un día, apareció verdaderamente el lobo y el pastorcito pidió ayuda. Gritaba y gritaba, corrió al pueblo a gritar “¡viene un lobo! ¡Me mata las ovejas!”  Pero nadie creyó. Entonces el lobo le destruyó todo el rebaño”.

Según algunos analistas, se avizora una crisis. La pregunta no es si viene una crisis, sino cuándo. Algunos prevén que será en octubre de este año.

Alemania ya está dando números negativos. Reino Unido está en su “divorcio” con la Unión Europea, y economías importantes de Latinoamérica, como Brasil y Argentina, no terminan de salir del hoyo. Los bancos más importantes del mundo están pronosticando desaceleración total de la economía mundial.

En el mundo se está avizorando una crisis sistémica. Las principales economías, como por ejemplo la de China, informó que tendrá el crecimiento más débil de su producción industrial desde 2002 y posiblemente cierre en rojo a final de este año.

La economía de Alemania se contrajo por el desplome de las exportaciones, y la producción de la zona euro disminuyó en el mayor nivel en más de tres años debido al enfriamiento de la expansión general. Los mercados de bonos de Estados Unidos y Reino Unido enviaron las advertencias más claras de una recesión desde la crisis financiera mundial.

Las noticias de los gigantes económicos fue un alivio positivo, por ahora, del mercado a raíz de la decisión del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de retrasar la aplicación de algunos aranceles a Pekín.

Las bolsas europeas caían y los bonos subían. La prima entre la deuda del Gobierno a dos años y la de diez años en el Reino Unido y Estados Unidos cayó por debajo de cero, un cambio que generalmente precede a una contracción.

La desaceleración también está aumentando la presión sobre los gobiernos para que tomen medidas de estímulo fiscal.

El impacto de las tensiones comerciales “sobre la incertidumbre empresarial en cuanto a un golpe a la confianza de las exportaciones y la inversión es malo, y eso persiste”, dijo Mike Gallagher, jefe de estrategia de Continuum Economics en Londres. “El impulso más amplio sigue siendo negativo para la economía mundial en lo que respecta a la posición comercial”.

En China, el crecimiento de la industria se desaceleró bruscamente al 4,8% desde 6,3%.  Es decir, el gigante asiático y la segunda mayor economía del mundo informó una caída del crecimiento de la demanda de crédito, agravando la presión para que las autoridades chinas impulsaran el estímulo. En junio, el Gobierno dio a conocer un plan para estimular la demanda de automóviles y productos electrónicos.

El aplazamiento de los aranceles anunciado por Estados Unidos, “realmente no cambia la perspectiva de las tensiones comerciales”, dijo Louis Kuijs, economista para Asia de Oxford Economics en Hong Kong. “Esperamos una mayor flexibilización de las políticas en los próximos meses para ayudar a estabilizar el crecimiento ante los vientos en contra”.

Tal y como he expuesto aquí, el panorama no se ve muy bien para los próximos meses, ojalá y se pudiera cambiar el escenario, pero por lo que vemos esto irá de mal en peor. A Dios que reparta suerte, como se dice en el argot popular.

 

 

 

 

 

Loading Facebook Comments ...

LEAVE A REPLY