Home Columnas La economía mundial: riesgos y oportunidades

La economía mundial: riesgos y oportunidades

SHARE

Por Max Montilla

montillamax@gmail.com

 

Este artículo lo dividiremos en varias partes, explicando el porqué del título, hoy empezaré con el riesgo, luego seguiré con las oportunidades.

A comienzos del año pasado (2018), había un optimismo reinante, se esperaba un crecimiento mundial, tanto a propósito de la fortaleza como del carácter equilibrado del crecimiento en todo el mundo. Según las proyecciones, el crecimiento en 2019 sería de 3,9% y las proyecciones para Estados Unidos, China y Europa en 2019 eran todas más altas que a comienzos de 2018 en comparación con las de 2017.

Cabe destacar que, en 2017, las proyecciones de crecimiento del FMI para Estados Unidos en 2019 eran un 0,6% más altas que a comienzos de 2018 en comparación con aquellas del otoño de 2017.

Pero como en el mundo, y en la vida nada es estático, el panorama de la economía global ha cambiado. Las proyecciones de crecimiento para 2019 actualmente son del 3,5%, con un aumento de sóloun 0,1%, hasta 3,6%, en 2020, y con un crecimiento menor previsto en las tres principales zonas económicas.

Se preveía que en 2018 iba a tener una desaceleración en referencia a los mercados de EE. UU, China y Europa de un 2,9% y que en 2019 el mercado caería hasta en un 2,5%.

Es por esto que, una parte importante del debate se ha centrado en la política monetaria de Estados Unidos. La Reserva Federal ha señalado que existe una incertidumbre considerable sobre el nivel de lo que se denomina la tasa de interés neutral. Si bien las autoridades de Estados Unidos han destacado que la política monetaria en el futuro dependerá de los datos, a diciembre de 2018 el miembro medio del FOMC (Comité Federal de Mercado Abierto) consideraba que para este año 2019, se requeriría aumentar las tasas de interés, y las actas de diciembre sugerían otras subidas progresivas de las tasas de interés.

Un cambio elocuente en el leguaje en las actas de enero sugiere que la Reserva Federal ahora será “paciente” mientras determina cuáles son los cambios que pueden ser los más apropiados en el futuro.

El sentimiento de los mercados también ha cambiado considerablemente después de la reunión de enero, y ahora el mercado espera que a lo largo de este año la tasa de interés oficial se mantenga en torno a los niveles actuales. Sin embargo, persiste una incertidumbre considerable, como lo demuestran las diversas opiniones de los miembros individuales del Comité Federal de Mercado Abierto y la distribución de probabilidades de potenciales subidas de la tasa de interés, que se extraen de los precios de mercado.

Pero se prevé que en China el crecimiento se ralentice hasta el 6,2% en 2019, en comparación con el 6,9% en 2017, y un 6,6% estimado en 2018. China todavía está experimentando una transición hacia una economía más basada en el consumo y la demanda doméstica, y alejándose de un modelo basado en la inversión y el dinamismo de las exportaciones, a medida que los niveles de ingreso y los salarios aumentan.

El PIB per cápita en China es actualmente de unos US$9600, más o menos similar al de Brasil y superior a los US$3500 de 2008. Aún así, las medidas comerciales señaladas más arriba tendrán un impacto en el crecimiento y cualquier escalada de las tensiones podría plantear mayores amenazas para el crecimiento.

En cuanto a la situación financiera, todavía persisten retos debido a los elevados niveles de deuda y a las medidas regulatorias cuyo objetivo es el desapalancamiento.

Un escenario particularmente negativo sería que las preocupaciones a propósito de la deuda propiciaran medidas más duras para acelerar el desapalancamiento, junto con tensiones comerciales que golpearan el lado real de la economía. Si bien el impacto sobre crecimiento podría verse compensado con más estímulos fiscales, el escenario negativo podría agudizar las dificultades para gestionar la transición que está teniendo lugar en la economía. Cualquier disminución significativa del crecimiento en China tendría un impacto negativo en América Latina y el Caribe, directamente a través del comercio, los precios.

También, las economías europeas también se desaceleran. La proyección de referencia para el crecimiento de la zona euro es de 1,6% para 2019, en comparación con el 2,4% en 2017 y el 1,8% en 2018.

La reducción de la previsión del crecimiento para 2019 en Alemania desde octubre de 2018 a enero de 2019 equivale al 0,6% del PIB. La caída en la producción de automóviles que muchos percibían como un efecto transitorio de medidas regulatorias más estrictas, parece haberse convertido en una preocupación más general a propósito de la caída en la demanda de exportaciones debido a las incertidumbres del comercio mundial, el Brexit y la debilidad general en toda la zona euro, tal y como escribí recientemente en dos artículos llamados “6 escenarios ante una crisis económica”.

 

Por hoy, está bueno para hablar de crisis y desafíos. En los próximos artículos escribiré sobre las oportunidades y como cerrar brechas mediante el financiamiento de la infraestructura.

 

Les espero en otra columna de Hablando con el Soberano

 

Loading Facebook Comments ...

LEAVE A REPLY