Home Columnas HABLANDO CON EL SOBERANO

HABLANDO CON EL SOBERANO

SHARE

Las alianzas partidarias están de moda

Por Max Montilla

montillamax@gmail.com

 

En las últimas semanas, los diarios de circulación nacional han escrito “ríos de tintas” con títulos sobre alianzas, pactos, frentes y alianzas coyunturales, y muchas personas que no entienden el mundo de la política consideran que todos son lo mismo, y en este artículo trataré de explicarlo de manera sucinta.

En primer lugar, es necesario concentrar las fuerzas del pueblo contra un adversario muy poderoso, tal y como hasta el momento se describe al partido gobernante por los últimos 12 años.

En segundo lugar, algunos partidos políticos nuevos y otros no tan nuevo no pueden derrotar al partido gobernante por si solo sin contar con otros sectores de la población, por lo que se establece una alianza con otros partidos de diferentes ideologías.

Definamos unas cuantas alianzas, para poder entender el porqué muchas veces un partido de izquierda se une a uno de derecha:

LAS ALIANZAS

1.-LA ALIANZA: UNA UNIDAD CONTRADICTORIA.

Debemos distinguir entre alianza y fusión. La fusión de dos fuerzas políticas significa contruir una nueva unidad en la que ambos grupos desaparecen como tales, pierden su independencia y pasan a formar parte de un todo único.

La alianza es la unión temporal que se establece entre distintos grupos o clases sociales para llevar a cabo una lucha por intereses comunes. Pero, como se trata de la unión de grupos o clases sociales diferentes, al mismo tiempo que existe una unidad para luchar por los intereses comunes de ese momento, existen contradicciones entre ellas.

Llegado un determinado momento, estas contradicciones se superarán, produciéndose la fusión, o se agudizarán, produciéndose la separación o ruptura de la alianza.

La alianza de clases con intereses antagónicos a largo plazo implica, por lo tanto, de parte de ambas clases aceptar un desafío. Cada una de las clases acepta este desafío pensando que ella va a triunfar. Cada una de estas clases utilizará la unidad actual para preparar la lucha futura. Toda alianza implica entonces unidad y lucha.

Luego de estas definiciones, vaya usted colocando a su partido (si está aliado a otro en las diferentes clasificaciones expresadas anteriormente).

 

2.- ALIANZAS ESTRATÉGICAS Y ALIANZAS TÁCTICAS. –

A.           ALIANZAS ESTRATÉGICAS FINALES. – se dan entre clases, tendencias o partidos que tienen un objetivo estratégico común. Ejemplo: los trabajadores de la ciudad y el campo y la “clase media” (sectores asalariados, estudiantes, profesionales, intelectuales, pequeños comerciantes).

B.           2) ALIANZAS ESTRATÉGICAS PARCIALES. -se dan cuando clases, tendencias o partidos se proponen un objetivo estratégico parcial común. Por ejemplo, la alianza que puede darse entre el sector trabajador y sectores de la burguesía mediana y pequeña.

C.           3) ALIANZAS TÁCTICAS. – Son aquellos acuerdos para realizar acciones muy concretas, de carácter táctico, que se establecen entre clases, tendencias o partidos que tienen objetivos estratégicos diferentes. La mayor parte de estas alianzas significa contraer algún tipo de compromisos, es decir, hacer algún tipo de concesión al partido o grupo con el cual se hace la alianza. Algunos “revolucionarios de la prehistoria” afirman que nunca deben contraerse compromisos.

¿Se puede establecer cualquier tipo de alianza táctica o aceptar cualquier tipo de compromiso?-  No, y Lenin fue muy claro en este sentido: “El deber de un partido auténticamente revolucionario no es declarar que es imposible renunciar a todo compromiso, sino saber a través de todos los compromisos, cuando son inevitables, permanecer fiel a sus principios, a su clase, a su misión revolucionaria, a su tarea de preparar la revolución y de educar a las masas populares para la victoria en la revolución”.

 

3. POLÍTICA DE ALIANZAS. – Es importante insistir aquí en que las alianzas que establece la clase trabajadora en relación con la estrategia y táctica que ésta se ha trazado como resultado del análisis de la realidad propia de su país, de su historia económico-social, de las características de las fuerzas sociales en pugna, de su conducta política, etc. Una correcta política de alianza debe partir siempre de la correlación de fuerza real, pero con la perspectiva de lograr la mejor correlación de fuerza posible, favorable al proceso revolucionario. Esto hace necesario realizar constantemente un análisis concreto de la situación concreta.

Lenin también planteó que no deben hacer concesiones de principios ni concesiones teóricas. Por el contrario, se debe hacer ver a la clase obrera la contradicción de intereses que ella tiene con sus aliados. Tampoco pueden hacerse concesiones en los puntos fundamentales del programa, ya que el cumplimiento de estos puntos es lo único que asegura que el proceso avance hacia la meta que se ha propuesto, llamada de atención al PRM.

Por lo tanto, desde el punto de vista del trabajador, toda alianza táctica debe tener presente el objetivo estratégico: debe acercar a él y no alejar de él. En otras palabras, toda alianza táctica debe estar subordinada al objetivo estratégico de los partidos en oposición y conquistar el poder político para construir una sociedad más equitativa que la que tenemos, otra llamada de atención al PRM.

 FRENTE POLÍTICO

1. EL FRENTE POLÍTICO: UNA FORMA DE ALIANZA.

Las alianzas pueden manifestarse bajo diversas formas políticas. Una de estas formas es el pacto político, que expresa el acuerdo a que se llega entre determinadas fuerzas políticas para realizar una o varias acciones conjuntas.

Otro ejemplo sería un acuerdo entre grupos políticos distintos para elegir candidatos comunes en una elección. En este caso se habla de pacto electoral. La forma más institucional de alianza es el frente político; allí los aliados no sólo se dan un programa común, sino que acuerdan además una forma orgánica de funcionamiento, es decir, más bien como todos debajo de una sombrilla programática del partido que encabeza el frente.

2. EL PRINCIPIO DE UNIÓN Y DE LUCHA EN EL FRENTE.

 Política de unión y de lucha es la política que debe guiar la conducta en el frente. Es necesario unirse para vencer al adversario más poderoso, utilizando en favor de la revolución todas las contradicciones que él presenta entre sus filas. Pero en esta unión con otras clases, quien encabeza la unión debe guardar independencia política, ideológica y organizativa. También es necesario luchar contra quienes pretenden frenar o desviar el proceso dentro del frente. El oportunismo de derecha tiende a la unidad sin lucha y termina en la conciliación con la burguesía. El oportunismo de izquierda tiende a la lucha sin unidad y termina en el aislamiento sectario. Sólo la unidad con lucha hace posible el avance del pueblo y de su dirección al mismo tiempo.

3. DIRECCIÓN POLÍTICA OBRERA DEL FRENTE.

Para que la alianza llegue a feliz término, es decir, para que cumpla con su objetivo, debe estar dirigida por el o los partidos que representen los intereses de los más pobres. Para que estos partidos logren dirigir la alianza no necesitan ser más numerosos que el resto de los aliados, ni necesitan forzar a éstos a someterse a sus órdenes. Su iniciativa en el lanzamiento de consignas adecuadas al momento histórico que permiten ganar sectores cada vez más amplios de las masas populares, el entusiasmo y la abnegación en su cumplimiento, la unidad de su ideología y el rigor de su disciplina, harán de ellos la fuerza dirigente de la alianza, la que le imprime el rumbo al proceso.

Es importante distinguir esta fuerza dirigente de la fuerza principal, que es la más numerosa dentro del frente, posiblemente la fuerza principal y fuerza dirigente pueden o no coincidir.

Gracias por su atención y nos leemos en otro Hablando con El Soberano, que son ustedes.

Loading Facebook Comments ...

LEAVE A REPLY