Home Columnas HABLANDO CON EL SOBERANO

HABLANDO CON EL SOBERANO

SHARE

Cuidado con el cisne verde
Por Max Montilla
montillamax@gmail.com

Desde siempre, los cisnes han sido de color blanco, uno que otro libro
habla sobre el cisne negro de Tony Rafúl y la teoría sobre los eventos,
pero esta vez me quiero referir otro color que ha sido descrito por el
Banco de los Bancos, el “cisne verde”.

Llama la atención este nuevo cisne, un cisne verde descrito en el libro
que fue publicado hace semanas por el Banco de los Bancos, el
llamado el Bank for International Settlements (BIS), donde varios
autores Patrick Bolton, Morgan Despres, Luiz Pereira da Silva, Frédéric
Samama y Romain Svartzma hacen una metáfora de que pasaría sobre
la crisis financiera y el cambio climático tuvieran una criatura.

"Los cisnes verdes son eventos con un potencial extremadamente
perturbador desde el punto de vista financiero", según Luiz Pereira da
Silva, director general adjunto del BIS y coautor del estudio.

El cambio climático que estamos sufriendo, desde los fuegos en
Australia hasta los huracanes del Caribe son un caldo de cultivo para
que los fenómenos meteorológicos extremos, hayan aumentado su
frecuencia y magnitud, provocando grandes costos financieros.

Esos costos, ligados a grandes recortes en la producción, alzas
repentinas de precios o destrucción física de centros productivos,
pueden tener un impacto directo tanto en el crecimiento económico de
un país, como en la salud financiera de empresas e instituciones
financieras.

Imagínese, lo siguiente del párrafo anterior: “destrucción en sectores de
producción, recortes en ese mismo sector, ligados a las alzas
repentinas de los precios, esa es la formula perfecta de lo que se
llamaría en economía, la crisis financiera perfecta. Súmele a todo eso lo
que se llama riesgo de transición, los cuales son altamente peligrosos
para la economía. Los riesgos de transición son cambio inesperado en
la percepción del mercado donde los dueños de ciertos activos
financieros deciden deshacerse de ellos repentinamente.

En este caso, si produce un efecto cascada, el pánico contagia a otros
inversores que terminan tirando activos a la basura. Todos estos riesgos
están en la mira de los bancos centrales y los reguladores del sistema
financiero para tratar de encontrar alguna forma de anticipar o
prepararse ante la llegada de un cisne verde.

Pero, ¿Podemos prepararnos para la llegada del “Cisne Verde”?
Lamentablemente no, y es que en los círculos financieros no hay una
respuesta, por el momento, no. Los autores del libro advierten que los
modelos predictivos del pasado no están diseñados para responder a
esta nueva amenaza climática.

Por eso urgen a los expertos para que desarrollen nuevas fórmulas que
permitan enfrentar los riesgos asociados a eventos climáticos extremos.
Pero más allá de eso, los autores advierten que si se produce una crisis
financiera como ocurrió en 2008, los bancos centrales ya no tendrían
cómo "salvar al mundo".

En la crisis del 2008 los bancos centrales jugaron un rol vital para
contener una catástrofe económica bajando las tasas de interés a
niveles históricamente mínimos.

El libro también plantea que las regulaciones actuales que le exigen a
los bancos contar con niveles mínimos de capital acumulado para
enfrentar crisis, no serían suficientes para mitigar los efectos de un
cisne verde en el sistema financiero.

Pero más de una década después, las tasas aún están bajas, lo que no
les deja poco espacio de maniobra para estimular las economías y
empujar el crecimiento económico.

Peor aún, Larry Fink, director ejecutivo de BlackRock, el mayor fondo de
administración de activos del mundo, advirtió a mediados de enero que
el cambio climático está a punto de desencadenar una gran reforma.

El cambio climático es casi siempre el tema principal que los clientes de
todo el mundo le plantean a BlackRock. Desde Europa a Australia,
América del Sur a China, Florida a Oregón, los inversores preguntan
cómo deberían modificar sus carteras de inversión", aunque Fink no es
una autoridad política ni monetaria, su empresa administra activos
valorados en casi US$7 billones. Y cuando usted maneja esa cantidad
de dinero, usted debe de ser escuchados por todos los interesados en
el tema.

En el "Cisne Verde", los autores identifican cinco tipos de riesgos
asociados al cambio climático que pueden contribuir a que se produzca
una crisis financiera que mencionaré textualmente a continuación.
1. Riesgo crediticio: el cambio climático puede inducir un deterioro
en la capacidad de los deudores para pagar sus compromisos.
Además, la posible depreciación de los activos utilizados como
garantía de los préstamos, también puede contribuir a aumentar
los riesgos crediticios.
2. Riesgo de mercados: si hay un cambio brusco en la percepción
de rentabilidad de los inversores, pueden producirse ventas
rápidas de activos (liquidaciones a precios bajos), lo que podría
desencadenar una crisis financiera.

3. Riesgo de liquidez: el riesgo de liquidez también podría afectar a
los bancos y a las instituciones financieras no bancarias. si no
logran refinanciarse a corto plazo, algo que podría conducir a…

4. Riesgo operativo: se produce cuando, producto de un evento
climático extremo, las oficinas, los sistemas informáticos o los
centros de datos pueden verse afectados.

5. Riesgo de cobertura: en el sector de las aseguradoras, podría
desencadenarse una cantidad de reclamos mayor a la esperada,
poniendo en jaque a las empresas.

Ajustémonos los cinturones y dejemos de atacar al mundo con nuestros
desperdicios y pensemos antes de explotar minería a cielo abierto o
tener una planta a Carbón, los riesgos del cambio climático, pues el
cisne verde, viene de camino y posiblemente le guste el clima y hasta
puede asentarse y formar un nuevo nido en esto que llamamos planeta
tierra.

El mensaje está dado y la bandada de cisne ya se cierne sobre nuestros
cielos.

Hasta un próximo artículo, nos leemos luego.

Loading Facebook Comments ...

LEAVE A REPLY