Home Columnas PULSO CIUDADANO

PULSO CIUDADANO

SHARE

Peña Gómez: Paladín de la Democracia

Por: Sabala Ricardo Yen

sabala95@outlook.com

Hay hombres que por sus grandes dimensiones nacen una sola vez, sus vidas están atadas a las aspiraciones del pueblo, a las demandas de los sectores populares y hasta encarnan en sí mismos las posibilidades de realización de la gente, del ciudadano de a pie, de los que han sido postergado a cumplir sus sueños y desarrollar sus capacidades al máximo. Me refiero a un hombre singular que parió el siglo XX: José Francisco Peña Gómez.

La vida de este hombre  que el pasado  6 de marzo cumplió 83 años de haber nacido, estuvo cargada por momentos de gloria, exaltación, ignominia, rechazo y reveses. La irrupción del doctor Peña Gómez en la actividad política  debe ser un caso de estudio en disciplinas de las ciencias sociales, tales como la psicología, la antropología, la sociología y las ciencias políticas, debido a que estamos hablando de un fenómeno político de la segunda mitad del  siglo XX que logró labrarse un espacio a fuerza de voluntad y talento, empujado por el deseo de trascendencia. El misterio de la vida lo puso en el mismo trayecto del sol para  acompañar a las masas en sus históricas aspiraciones postergadas.

Señalamos que José Francisco Peña Gómez debe ser un digno caso de estudio para disciplinas de las ciencias sociales, debido a que solo por un “milagro del sistema” podría justificar que un desheredado  descollara con tanto esplendor y luz propia.  Por otro lado, se puede justificar el ascenso de este paladín de la democracia, esencialmente por las nuevas ideas traídas del exterior, sumado de la tolerancia que trajo el profesor Juan Bosch y los dirigentes del Partido Revolucionario Dominicano (PRD), debido a que la maquinaria ideológica de los 31 años de Trujillo por medio de los aparatos ideológicos del Estado quisieron borrar la herencia africana en la cultura dominicana, en consecuencia, sembrar en la estructura mental dominicana un desprecio por lo negro. Estas ideas dominantes fueron elaboradas por una pléyade de intelectuales  e ilustradas de la talla de Manuel Arturo Peña Batlle, Joaquín Balaguer Ricardo, Arturo Logroño, entre otros.

En otro orden, tras producirse el  ajusticiamiento de Trujillo, el 30 de mayo de 1961, Peña Gómez se integró a las labores del Partido Revolucionario Dominicano, en favor de la democracia y el proceso de destrujillisación, abrazó la causa de la democracia hasta no poder y se sometió a un proceso de formación intelectual riguroso, donde pudo estudiar ciencias políticas en Costa, Harvard, doctorado en Derecho Constitucional y Ciencias Políticas por la Sorbona de París.

 

Tesis del Gobierno Compartido

 

Peña Gómez fue el Presidente de la Internacional Socialista para América Latina y Vicepresidente a nivel mundial. Estas posiciones le permitieron proyectar a la República por cada rincón del planeta y a su vez realizar análisis comparativos de otras realidades del mundo.

Todas estas experiencias le llevaron a reflexionar  sobre la necesidad de que la clase política dominicana pasara del discurso a la acción, debido a que según éste, el pueblo solo estaba en una condición de “ayuno de realizaciones”, por consiguiente, era necesario definir una agenda nacional donde la verdadera centralidad de las decisiones políticas estuviese en función de la gente, porque era el recurso más valioso que tenía el país y que había de potenciar. Por ello concibió la tesis del Gobierno Compartido.

El Gobierno Compartido, es una visión de Estado que establece el principio de que para lograr el desarrollo de la nación si y solo sí, solo será posible con la anuencia, participación y concertación de los sectores que convergen y divergen en la vida nacional, tales como la sociedad civil, empresariado, actores políticos, etc., con la  suficiente capacidad de socializar y discutir los problemas ancestrales de la sociedad dominicana.

Dentro de los principios de la tesis del Gobierno Compartido, según la  destacada educadora dominicana, doctora Ivelisse  Prats-Ramírez  están:

1)       Movilización ciudadana

2)       Participación

3)       Descentralización

4)       Desconcentración

5)       Concertación.

Finalmente, hay que destacar que Peña Gómez fue un Apóstol Negro de  libertad, el más grande líder de masas del país, una figura carismática y electrizante  con categoría de líder intercontinetal que todavía después de fallecido sigue despertando tantas pasiones.

“EL MORENO SIGUE PARAO Y DE PIE.

Loading Facebook Comments ...

LEAVE A REPLY