Home Columnas HABLANDO CON EL SOBERANO

HABLANDO CON EL SOBERANO

SHARE

“El Covid-19 y su impacto en la economía”

Por Max Montilla

montillamax@gmail.com

 

Hace varias semanas escribí acerca del “Cisne Verde” y su impacto en las economías. Hoy me toca abordar el tema que está en boga, en boca de todo el mundo y es el COVI-19 y el impacto que tendrá en las economías a nivel global. Para el coautor del libro el Cisne Verde, Luiz Pereira da Silva: “Los cisnes verdes son eventos con un potencial extremadamente perturbador desde el punto de vista financiero”.

Y no hay algo más perturbador que una amenaza epidémica a nivel mundial, pero el Covi-19 ha sido tratado de diferentes maneras, como epidemia, pandemia, endemia, la enfermedad del apocalipsis, etc.

Sin embargo, he visto personas que tratan la enfermedad con diferentes nombres, algunos le dicen pandemia, epidemia y otra endemia, sin embargo, existe una diferencia entre cada una de ellas.

Paso a detallar los conceptos para poder abordarlos de manera científica: la epidemia se da cuando la enfermedad ataca a numerosas personas o a un gran número de animales de un mismo lugar, durante un mismo periodo de tiempo. Puede causar daños a una gran parte de la población, provocando un perjuicio importante en la comunidad, o el lugar donde se haya dado. Una infección se vuelve epidémica cuando supera una cantidad estimada de casos afectados en un período de tiempo determinado.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la pandemia es la propagación de una enfermedad en forma mundial. También puede ser considerada como un ataque a todos los pobladores de una localidad o región determinada, mayormente se da a través de enfermedades virales como la gripe. Las pandemias pueden tener características epidemiológicas diferentes y grandes brotes en los meses de verano.

La endemia es una enfermedad que afecta a un país o a una región determinada de forma habitual o en una fecha habitual. La endemia no siempre se da en enfermedades de mucha gravedad, ya que se puede volver “un factor común de esa población por los elementos genéticos o culturales que la componen”, señala un informe de la OMS.

Ya que conocemos el valor y el nombre de la enfermedad, paso a desglosar quienes están tosiendo y son vistas como los pacientes más vulnerables y son las economías de las empresas que se preparan para una caída de sus beneficios.

Por citar algunos ejemplos: la fábrica del mundo (China) se desplomó a su mínimo histórico, lo que crea una reacción en cadena. Sin hablar de los eventos y lugares cancelados y cerrados, como los partidos de fútbol de todas las ligas profesionales de este deporte, los juegos de baloncesto de la NBA, los de beisbol como es la MLB, los encuentros de boxeo, el cierre temporal de los Disneyland de Shanghái y Hong Kong, y la posposición de algunas ferias comerciales importantes. Ni hablar de los Juegos Olímpicos de Tokio, que eran este año y tuvieron que ser pospuestos. Cada uno de estos ejemplos han golpeado y se seguirán sintiendo los efectos en la economía a niveles devastadores, con pérdidas en miles de millones de su moneda local.

Pero quizás lo peor de todo en materia financiera es esto: las bolsas del mundo cerraron a su peor nivel desde la crisis financiera mundial de 2008. Los mercados globales se desplomaron cerca de 10% en lo que ha sido la cuarta peor semana de la economía desde la gran depresión de 1929 (las otras fueron cuando Hitler invadió Francia y el Lunes Negro de 1987).

Las únicas empresas de la bolsa de NY que se mantienen con grandes ganancias son 3M, que fabrica mascarillas, Netflix, HBO y Amazon, porque sus acciones están subiendo (y es que, si la gente sale menos, ve más televisión). Claro, todo puede cambiar si se descubre una vacuna o una cura rápido, pero ya lo que está pasando tendrá consecuencias, y, además, el año pasado, cuando ni se pensaba en el virus ya había previsiones de una gran crisis económica mundial como he descrito en otros artículos.

Si pensamos a nivel macro y aunque no hay que alarmarse más de la cuenta, pues según la tabla de las enfermedades por nivel de letalidad la rabia es quien la encabeza con un 95%, seguida del Ébola con un 50% y al final está el Coronavirus o Covid-19 con un 1.9% pero hay que mantener las precauciones pues en las últimas semanas hemos visto como ha pasado a ser una pandemia mundial.

Si lo tomamos a nivel micro, tendríamos nuestro país, RD, que en la actualidad existen 392 casos confirmados por el Ministerio de Salud Pública, sin contar con aquellos que por el temor de decirlo aún no saben en cuanto es la cifra real de los contaminados con el virus sumándole a esto la confirmación de 10 personas fallecidas.

Pero como dicen, no hay mal que por bien no venga y es que lo único “bueno” dentro de las comillas del Covid-19 es que los niveles de polución en China han bajado debido al cese de las actividades (manufactura, vehículos, etc.) desde que se detectó el virus, en principio y según una foto satelital que vi de la NASA y aquí les dejo el link para que entren y vean por ustedes mismos:  https://www.huffingtonpost.es/entry/la-nasa-observa-una-reduccion-de-la-polucion-en-china-por-el-coronavirus_es_5e5a9b59c5b6beedb4ebf592?axm

La NASA ha observado un importante descenso de los niveles de dióxido de nitrógeno en China desde finales de enero.  El motivo, según explica la propia agencia espacial, estaría en parte relacionado con la expansión del coronavirus y las medidas que ha tomado el gobierno chino para evitar más contagios y muertes.

Estas medidas que han provocado un notable descenso de la actividad económica y que habría generado que los niveles de dióxido de nitrógeno

Dióxido de nitrógeno – Wikipedia, la enciclopedia libre

(NO2) se hayan reducido tanto que se pueden notar en las imágenes de radar obtenidas por la NASA.

La agencia también ha comparado los niveles de polución en Wuhan, epicentro del brote en China, entre enero y febrero de 2019 y los mismos meses de este año. La diferencia es tremenda.

Nos leemos en otro artículo, manténgase informado ante lo que pasa en el mundo y con estos casos de COVI-19, como se dice en el argot popular, “A Dios que nos agarre confesados”.

Loading Facebook Comments ...

LEAVE A REPLY