Home Columnas PULSO CIUDADANO

PULSO CIUDADANO

SHARE

Clientelismo político:

Por: Sabala Ricardo Yen

sabala95@outlook.com

Hablar de clientelismo político en la República Dominicana, es hacer referencia a una práctica política ancestral que es reproducida permanentemente en el tiempo. El clientelismo es posible porque encuentra las condiciones más propicias como lo constituye el drama humano de la desigualdad social estructural en que viven las grandes mayorías de la nación, esta desigualdad es notoria por los niveles de precariedad de los servicios y la incertidumbre del ahora y del futuro inmediato.

En ese contexto de apharteid social y obstáculo de oportunidades, la actividad política es percibida como el canal o vía del cambio en las condiciones materiales de existencia, esto es, las condiciones de vida. En la práctica cada proceso electoral es una especie de “chance” para negociaciones.

Se puede ver en nuestros dirigentes una la mentalidad clientelar tan acabado que incluso hasta algunos sectores de la oposición compiten con el Gobierno lanzado consignas de que aumentarían las ayudas sociales. El caso es que el acceso al poder del Estado permite “la repartición” lo de fulano o mengano, lo del compañero, etc.

La gran pregunta es ¿si es tan bochornoso, por qué es rentable el clientelismo político? Estamos en presencia de un mercado electoral, una clientela, la población que espera el favor y el clientelista o dirigente político que hace el favor, y eso pues genera adeptos y fidelidad política. Las personas pasan de ciudadano a cliente, es un trato o negocio.

Finalmente debo indicar que esta práctica no solo es de la República Dominicana sino de toda la región latinoamericana, con escasa institucionalidad, por lo tanto desde el poder se le hace pensar a la ciudadanía que es un favor cuando hacen lo correcto y no es así, el país está cansado del ayuno de realizaciones.

Loading Facebook Comments ...

LEAVE A REPLY