Home Columnas PULSO CIUDADANO

PULSO CIUDADANO

SHARE

Apartheid en Estados Unidos:  un problema ancestral

Por: Sabala Ricardo Yen

sabala95@outlook.com

 

En el año de 1831 el intelectual francés Alexis de Tocqueville emprendió un viaje para los Estados Unidos de América y empezó una ruta crítica para conocer las intríngulis de la sociedad estadounidense y una de las cosas que más conmovió su atención fue la igualdad de oportunidades y planteó esas observaciones en su libro “La democracia en América” publicado en 1835.

 Tocqueville se llevó una gran sorpresa, a pesar de en su país se escenificó el acontecimiento más importante de finales del siglo XVIII, la Revolución  Francesa todavía para esa fecha el peso de la herencia monárquica se mantenía, esto significa que las estructuras sociales no experimentaron en su totalidad un cambio estructural, no  obstante,  en Estados Unidos se compartía a plenitud los valores del liberalismo político y económico, porque a su juicio era una verdadera democracia, en función de que los ciudadanos gozaban de oportunidades, en consecuencias eran sujetos de derecho.

Esa igualdad de oportunidades a la que hace referencia este pensador estaba muy limitada debido a que en ese momento esa libertad era para los blancos mientras que los aborígenes que era la población originaria y los negros esclavos traídos de áfrica duraron cien años de esclavitud y dos siglos de apartheid, es decir, dos siglos de una política discriminatoria de forma  sistemática, legal  e institucionalizada.

 

La esclavitud ocupó una gran atención a mediados del siglo XIX, por un lado asciende al poder un abogado y político con ideas abolicionistas llamado Abraham Lincoln en 1860, en ese mismo año las disputas entre los Estados del Sur y del Norte alcanzaron su clímax hasta  que estalló  la Guerra  de la Secesión.

 La actividad económica de los Estados del Sur de Estados Unidos estaba basada en la agricultura (cultivo de algodón, caña de azúcar y el tabaco) y el motor de esas actividades económicas era la mano de obra intensiva de negros mientras que los Estados del Norte tenía una economía más diversificada (agricultura, ganadería, industria y comercio). La guerra se extendió hasta el año   1865 y fue ganada por los Estados del Norte que tuvo un apoyo incondicional del presidente Lincoln; esta confrontación bélica tuvo como consecuencia la unificación de Estados Unidos pero sobre todo la abolición de esclavitud.  El costo político fue muy alto y Lincoln pagó con su vida el haber liderado el triunfo de los abolicionistas, fue asesinado el 15 de abril de 1865.

A pesar de la conquista de la abolición de la esclavitud la cara del racismo golpeó a los negros en Estados Unidos y mediados del siglo XX emergieron líderes afroamericanos que empezaron una campaña de denuncias a las constantes violaciones de derechos humanos a las personas de color en Estados Unidos. Uno de esos tribunos sin paralelo fue el carismático orador mulato, Malcon X, quien había sido reverendo en el Islam y a través de sus prédicas alcanza notoriedad pública y su mensaje de igualdad caló con gran ahínco en la comunidad afroamericana, con  un estilo particular de denunciar los excesos de los policías contra los negros y una crítica al sistema empezó a generar mucha preocupación en el establishment, porque de un simple pastor de una iglesia pasó a movilizar a miles de personas. Malcom X fue asesinado el 21 de febrero de 1965, se desconoce con exactitud a los responsables intelectuales, pero de lo que si se puede estar seguro es que él era una amenaza para los grupos de poder tradicional de la época.

Otro afroamericano que descolló hasta las nubes, fue el reverendo Martin Luther King,  se caracterizó por un discurso fogoso y una lucha pacífica, el mejor discurso de King “ Yo tengo un sueño” conmovió no solo al grupo marginado sino al mundo, fue un verdadero despertar. Este pastor bautista corrió la misma suerte que Malcom y fue asesinado el 4 de abril de 1968, apagaron la luz de ese gran hombre.

En otro orden, ante los cambios suscitados en el mundo las mentalidades fueron cambiando de manera gradual en el seno de la sociedad estadounidense y por primera vez en el año 2009  llegó  el primer negro a la Casa Blanca, este hecho inédito trajo mucha esperanza en ese país y el mundo, no obstante, aunque Obama llegó, eso no significó una ruptura con las formas arcaicas de un grupo considerable en Estados Unidos.

En las últimas semanas se han escenificado actos de violencia contra personas negras por parte de los policías, hechos que han consternado a esa sociedad y los ciudadanos indignados se han lanzado a las calles de manera pacífica para que los responsables paguen por sus hechos.

Con el ascenso de Donald Trump a la Casa Blanca se han reactivado los sentimientos racistas (neo Ku Kus Klan) en contra, no solo de los negros sino de los asiáticos, latinos, árabes, etc.

Finalmente termino ese artículo citando a Peña Gómez con respecto a la superioridad del ser humano:

“La superioridad de los seres humanos no radica en la raza ni el color de la piel, la superioridad de los seres humanos radica en la capacidad de perdón, amor, de   ternura y protección que un ser humano es capaz de prodigarle a otro ser humano”

Loading Facebook Comments ...

LEAVE A REPLY