Home Nacionales El país se queda con apenas dos partidos verdaderamente mayoritarios

El país se queda con apenas dos partidos verdaderamente mayoritarios

SHARE

Los resultados de las elecciones celebradas el pasado domingo dejó a la República Dominicana con apenas dos partidos que son verdaderamente mayoritarios.

Se trata del PRM y el PLD, que recibieron un verdadero apoyo del pueblo.
En tanto, partidos emblemáticos como el Reformista y el PRD sufrieron un desconocimiento dramático.
Por tanto, el tablero del ajedrez políti­co dominicano experimentó una drástica recomposición.
Los resultados representan un fuerte revés para los tres partidos que ha­bían dominado el escenario electoral por más de medio siglo.
Según los cómputos oficia­les, será la primera vez desde 1962 que los partidos de la Li­beración Dominicana (PLD), Revolucionario Dominicano (PRD) y Reformista Social Cristiano (PRSC), perderán la presidencia de la República y el control total del Congre­so. Ya había pasado lo mismo con el poder municipal el 15 de marzo.
Los aires de cambios ex­presados en las urnas dejan también una nebulosa sobre el futuro del liderazgo tradi­cional, que había impuesto en los poderes estatales ana­crónicos métodos de direc­ción ignorando los reclamos de las nuevas generaciones.
En esta ocasión los domi­nicanos eligieron como pre­sidente a Luis Abinader, polí­tico de 53 años que propone un cambio en la forma de gobernar el país. Su partido, el Revolucionario Moderno (PRM), solo tiene seis años de fundado, un hecho sin precedentes.
Abinader, que en las elec­ciones de 2016 fue derrotado con un 34.98% de los votos, aumentó en esta oportunidad a 2,136,214 votos (52.53%), superando a su más cerca­no contendor Gonzalo Cas­tillo, del gobernante PLD (37.39%).
Como primer gran perdedor del 5 de julio surge el PLD, que ha gobernado el país duran­te dos décadas no consecuti­vas, incluyendo los últimos 16 años (2004-2020), con Leo­nel Fernández y Danilo Medi­na como sus únicos candida­tos presidenciales desde 1996 cuanto triunfó por primera vez.
El PLD, fundado en 1973 por Juan Bosch tras su abrup­ta salida del PRD, ensayó pa­ra este año con la candidatu­ra de Gonzalo Castillo, bajo la tutela del presidente Medina. Esta decisión provocó en oc­tubre pasado la renuncia del expresidente Leonel Fernán­dez (1996-2000, 2004-2008 y 2008-2012), que además era el presidente del partido.
Fernández fundó la nueva organización Fuerza del Pue­blo (FP), bajo la consigna “E’ pa’ fuera que van”, y de inme­diato concertó una alianza con doce partidos de oposición en 24 provincias para el nivel de senadores.
En las pasadas elecciones Fernández obtuvo con su nue­va organización 230,449 vo­tos (5.67%), situándose a ni­vel del PRM y el PLD dentro del renglón de partidos mayo­ritarios.
Mientras el PLD y aliados en las elecciones de 2016 con el presidente Danilo Medina como candidato, obtuvieron una votación de 2,847,438 vo­tos (61.74%), ahora cayó de bruces.
La votación del partido gobernante y su candidato Gonzalo Castillo, se redujo a 1,524,574 (37.49%), perdien­do el control del Congreso Na­cional que había manejado a su antojo desde 2006.
Su deterioro en las prefe­rencias de la población ya se había evidenciado en las elec­ciones del 15 de marzo, donde también perdió el poder mu­nicipal, en medio de amplias protestas nacionales contra el gobierno de Medina.

Loading Facebook Comments ...

LEAVE A REPLY