Home Columnas HABLANDO CON EL SOBERANO

HABLANDO CON EL SOBERANO

140
SHARE

Pasó el día “D”

En las elecciones de EEUU

Parte II

Por Max Montilla

montillamax@gmail.com

Pensé, que eso de “pataleos” por los resultados de los votos eran solo cosas de los latinoamericanos, que un expresidente de los Estados Unidos de Norteaméricacomo Jimmy Carter, era que vigilaba esos procesos en las “democracias en pañales”, de este lado del mundo en los países en “vía de desarrollo”, por no decirle, “tercermundistas”.

Ese pataleo seguirá, porque las encuestas no acertaron con el resultado electoral que anticipaba una holgada victoria de Joe Biden. ¿Qué es lo que pasó? ¿Por qué hubo momentos en los que se creyó incluso que Trump podía ganar?

Más que una jornada electoral, se ha vivido una suerte de temporada de elecciones. Evidentemente hay una fecha de las elecciones, pero en Estados Unidos cada estado tiene la responsabilidad de organizarlas en su territorio.

Es decir, no tienen un sistema federal para organizar las elecciones. Y, además, cada Estado tiene distintas reglas. En general, hay tres maneras de votar: por correo, en persona de manera anticipada o el día de las elecciones.

Se ha contactado que muchos demócratas han votado con anticipación o por correo, mientras que muchos más republicanos votaron el 3 de noviembre.  

Lo que todos tenemos en nuestras psiquis son dos preguntas que solo el, todavía hoy inquilino número 45 de la Casa Blanca. Solo nos puede responder:

¿Trump aceptaría una victoria de su rival demócrata Joe Biden?

Ya sabemos la respuesta: Trump se niega a reconocer el triunfo a Biden proyectado desde el sábado y sostiene que hubo fraude electoral, sin mostrar pruebas al respecto.

Una segunda cuestión relevante era ¿Si el presidente usaría su enorme poder para evitar el reconocimiento de Biden?

Y la respuesta a esto comenzó a develarse esta semana, con varias medidas del gobierno de Trump que desafían los resultados de la elección y entorpecen una transferencia ordenada del poder.

Algunos expertos advierten que el actual escenario incrementa el riesgo de una disputa insólita en EE.UU. por el traspaso del mando.

“¿A dónde llevará esto? Nadie sabe. En última instancia, dependerá de que sus compañeros republicanos lo presionen (a Trump) para que se haga a un lado. De lo contrario, puede crear una crisis constitucional”, según Joshua Sandman, un profesor de ciencia política en la Universidad de New Haven experto en la presidencia de EE.UU.

El recién electo presidente número 46, el demócrata, Joe Biden, calificó de vergüenza la actitud mostrada por Donald Trump.

Y es que la proyección del triunfo de Biden responde a que el demócrata superó la mayoría de 270 delegados, los cuales on imprescindibles para ser nombrado presidente el 14 de diciembre.

Pese a que diferentes medios informaron sobre esto y a que líderes de países alrededor del mundo han felicitado a Biden por su victoria, Trump decidió disputar los resultados en tribunales de justicia.

El fiscal general de EE.UU., William Barr, permitió el lunes que abogados del Departamento de Justicia investiguen acusaciones de irregularidades si estas son “claras”, “aparentemente creíbles” y pueden afectar el resultado de la elección en algún estado.

Esto llamó la atención no sólo porque Trump y su equipo siguen sin mostrar pruebas de fraude, sino también porque tradicionalmente los estados se encargan de supervisar elecciones, sin injerencia del gobierno federal.

De hecho, la decisión de Barr motivó la renuncia del principal funcionario a cargo de supervisar esas investigaciones, Richard Pilger.

Además, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, también llamó la atención este martes al pronosticar “una transición sin problemas a un segundo mandato de Trump”, sin dejar claro si hablaba en broma a la prensa.

Por la parte, miembros del equipo de transición de Biden han informado que su acceso a instalaciones del gobierno federal fue obstaculizada por una funcionaria designada por Trump, Emily Murphy.

Murphy encabeza la Administración de Servicios Generales, que debe habilitar formalmente el inicio de la transición y ha evitado hacerlo mientras Trump libra sus batallas legales por las elecciones.

Por lo visto, la batalla electoral en EE.UU, deja no solo a los norteamericanos en escenarios inciertos, sino también a los otros países que se sustentan de las remesas, como el caso de nosotros los dominicanos, porque como dicen en el argot popular: “el horno no está para galleticas”.

Algunos líderes de países tercermundistas como lo son: Brasil (Jair Bolsonaro) y México (Andrés Manuel López Obrador), curiosamente gobiernos reconocidos como populistas, no han reconocido la victoria del “ganador”, Joe Biden.

Por su parte, el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, tuvo palabras, pero no de felicitaciones, sino para explicar que no lo haría hasta que se resolvieran las demandas legales que la campaña de Donald Trump anunció que entablaría contra el resultado electoral.

Algunos observadores indican que la postura de AMLO se debe a que quiere evitar un conflicto con el actual gobierno en Washington con el que ha tenido una cordial relación.

López Obrador estuvo en Washington recientemente para la promulgación del nuevo Tratado de Libre Comercio de América del Norte y expresó que el presidente Trump ha tratado a México “con respeto”.

Nos leemos en un próximo artículo.

Loading Facebook Comments ...

LEAVE A REPLY