Home Columnas PULSO CIUDADANO

PULSO CIUDADANO

162
SHARE

Neofascismo en la agenda política

Por: Sabala Ricardo Yen

sabala95@outlook.com

El fascismo fue una de las ideologías extremistas y ultranacionalistas que provocaron la mayor tragedia que ha vivido la humanidad, la segunda guerra mundial (1939-1945). El fascismo surgió en Italia de la mano de Benito Mussolin, que emerge ante un vacío de liderazgo en esa nación.

A pesar de que el fenómeno de la globalización es irreversible, no menos cierto es, que en la actualidad resucitan tendencias antiglobalizantes o que apuestan a la lógica de la desglobalización, por lo que hoy por hoy en Europa y otras latitudes del mundo resurgen movimientos de corte fascista y con una carga hasta racista.

La estructura ideológica del neofascismo no ha va variado sustancialmente, solo que ha desplazado la figura del enemigo: del judío y el comunista al inmigrante y desde la crisis de los refugiados en 2015, el musulmán.

El neofascismo sostiene ideas muy acabadas sobre la visión de (en términos biológicos, culturales e históricos), pregonan sentimientos de odio, confrontación y un rechazo visceral al mestizaje, y manifiesta un temor patológico frente a la evolución de los usos culturales (de ahí su homofobia y antifeminismo). En el terreno político, considera el “pueblo” una entidad orgánica, homogénea y opuesta a la división en clases sociales; deslegitima la representación política (“todos los políticos están podridos”), mientras obedece ciegamente a líderes demagógicos omnipotentes.

Esta nueva tendencia tiene una serie de oferta programática que tiene una fuerte base social de apoyo. Vemos políticos como Marine Le Pann en Francia, Donald Trump en Estados Unidos, Jair Bolsonaro en Brasil y así como una serie de destacadas figuras del mundo de la política.

Otra manifestación son las olas racistas, creer que un grupo o grupos humanos es inferior a otro, de ahí radica la base de legitimidad para cometer abusos, atropellos y violación sistemática de la dignidad humana.

Finalmente, a pesar del cuestionamiento ético- moral y la condena al neofascismo y racismo que sigue latente en las estructuras sociales del mundo, la herencia colonial europea ha sido determinante y superar esa estructura de valores es fuerte y exige mucho talento.

¡EN MARCHA!

Loading Facebook Comments ...

LEAVE A REPLY