Home Columnas PULSO CIUDADANO

PULSO CIUDADANO

475
SHARE

La Tercera Vía

Por: Sabala Ricardo Yen

sabala95@outlook.com

A pesar de que la lucha ideológica no sea el centro de la acción y lucha política actual, no menos cierto es que las ideas tienen un peso de primer orden en la confrontación política debido a que mantienen viva a una organización y la coloca en perspectiva más allá de coyunturas y dirección de un caudillo. Las ideas les dan espíritu a partidos políticos, le provee de mística y sustentación para seguir avanzando. Precisamente la confrontación ideológica, incluso después del desplome de las democracias populares de Europa del Este tras la caída del muro de Berlín en 1989 y la disolución de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) en 1992 bajo el liderazgo de Mijaíl Gorbachov.

Estos hechos insólitos suscitados a finales de la década de los 80 y principios de los 90 trajo como consecuencia una amplia discusión de qué sistema era factible para conducir el mundo, el capitalismo con su carácter individualista y la lógica de grandes acumulaciones y que aceleraba el progreso o el socialismo que perseguía el ideal de máxima justicia social abanderada de un proyecto político propiciadora de conquistas sociales como el derecho a la salud, educación, etc, pero con una experiencia basada en la coacción y la limitación de la capacidad emprendedora de actores de privado, este dilema dio como resultado el concepto de una alternativa llamada “tercera vía”.

La tercera vía fue una propuesta para tomar lo mejor de la economía de mercado y la economía planificada.

Si hacemos una revisión en el tiempo de este concepto “la tercera vía” se denominó así a la propuesta presentada por el primer ministro inglés Anthony Blair en un encuentro celebrado en la Facultad de Derecho de la Universidad de Nueva York el 21 de septiembre de 1998  con la presencia del presidente de Estados Unidos Bill Clinton, del primer ministro italiano Romano Prodi, del premier búlgaro Petar Stolano y de varias personalidades del mundo académico y con la ausencia de dos de los invitados: el presidente Fernando Henrique Cardoso, del Brasil y el primer ministro Göran Persson, de Suecia, para buscar la “tercera vía” equidistante entre el laissez-faire y el estatismo y tratar de reconciliar hacia el siglo XXI, como lo dijo Blair, puntos de vista que erróneamente en el pasado fueron considerados como antagónicos por la “vieja izquierda”  tales como el patriotismo y el internacionalismo, derechos y deberes, promoción de la empresa y lucha contra la pobreza y la discriminación a fin de alcanzar el crecimiento económico y el desarrollo en el marco de una sociedad abierta, justa y próspera.

La propuesta de la tercera vía de Blair, hecha en un momento en que trece de los quince gobiernos de la Unión Europea eran socialistas o socialdemócratas, implicaba una alianza internacional de centroizquierda destinada a abrir para la humanidad una nueva senda hacia el siglo XXI y a dejar atrás la era del “thatcherismo y la “reaganomics”.

En la segunda postguerra se planteó la denominada “economía social de mercado” que “se organizará y desenvolverá con la coexistencia y concurrencia de los sectores públicos y privados”.

La tercera vía constituye una visión reformista de cómo debe gestionarse la sociedad, sin extremismos ideológicos

EN MARCHA

Loading Facebook Comments ...

LEAVE A REPLY