Home Columnas HABLANDO CON EL SOBERANO

HABLANDO CON EL SOBERANO

157
SHARE

El futuro:

exige a jóvenes desarrollen técnicas y habilidades

para ser incluidos en el mercado laboral

Por Max Montilla

montillamax@gmail.com

 

Frente a los desafíos nos ha impuesto durante todo el año la pandemia se supone la implementación de las competencias y habilidades descritas en los sistemas educativos de la región debe de destacarse la centralidad de la noción de competencia en la región, no solo por su relación con el empleo, sino también por sus alcances socioemocionales y cognitivos.

Se debe de hacer hincapié frente a la desigualdad, disminuyendo las brechas que perjudican a quienes se enfrentan a situaciones de mayor vulnerabilidad y a los efectos de pérdida de empleos que generará la automatización. Contar con políticas de capacitación y formación a lo largo del ciclo de vida se torna imprescindible.

Es obvio que existe un desfase existente entre las habilidades en las que se enfoca la formación que imparten los centros educativos y las requeridas por el sistema productivo, desfase que, de no corregirse con prontitud, se incrementará aún más en el futuro. En ese sentido, debería existir una aplicación de modelos educativos centrados en las competencias, esto sigue siendo una práctica en curso, cuya consolidación requiere una articulación a nivel de las políticas educativas, las políticas curriculares y las políticas de evaluación.

En un estudio reciente de la CEPAL y la OEI ponen el foco en los riesgos y oportunidades que surgen para los jóvenes como consecuencia de los procesos de automatización, como lo demuestra el hecho de que, en el futuro, cerca de la mitad de las ocupaciones podrán ser automatizadas y que las personas con baja y media cualificación, especialmente los jóvenes, son quienes podrán verse más afectados por ese riesgo.

En el citado estudio en palabras de Mariano Jabonero, “la inversión en innovación, educación y empleo dirigida a los segmentos juveniles es central para generar bases sólidas en pro del logro de los objetivos de cambio estructural para la igualdad. Para ello, las iniciativas como la que anima este estudio son imprescindibles, tal como lo establece el objetivo 17 de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, que nos insta a trabajar juntos para lograr su cumplimiento”.

Entre los hallazgos del estudio, se advierte que las brechas y desigualdades acentuadas por la crisis de la pandemia que afectan a los jóvenes de la región son más marcadas en el caso de las mujeres, imposibilitando el acceso a puestos de trabajo decente. Ello se combina, muchas veces, con la necesidad de dedicarse a actividades de cuidado no remuneradas, o con situaciones de desempleo o de empleo precario, todo lo cual aumentan sus probabilidades de vivir en situación de pobreza.

El informe concluye que, en Iberoamérica, cerca de un tercio de las mujeres de 15 a 29 años se encuentra en situación de inaccesibilidad al mercado de trabajo luego de terminar sus estudios, en contraste con solo un 11% de los hombres. Esta situación se evidencia más significativamente en mujeres de poblaciones indígenas y comunidades afrodescendientes.

Nos leemos en otro artículo.

Loading Facebook Comments ...

LEAVE A REPLY