Home Columnas PULSO CIUDADANO

PULSO CIUDADANO

349
SHARE

Las dictaduras dominicanas según Juan Bosch

Por: Sabala Ricardo Yen

 

Analizar la complejidad de cualquier fenómeno social que se repite como una constante en el tiempo en la vida de los pueblos debe ser un caso de estudio. En el caso particular de las dictaduras de América Latina muy particularmente la República Dominicana, contamos con un referente de luchas democráticas, un actor político clave de la transición democrática post-Trujillo y un teórico político de primer nivel, el profesor Juan Bosch

Bosch, quien sostuvo en varias de sus tesis y escritos que en el país han existido tres dictaduras: la de Ulises Heureaux (Lilís), la de los interventores de 1916 y la de Rafael Leónidas Trujillo Molina. En estas tres dictaduras el país experimentó grandes transformaciones y avance en el área económica, en pocas palabras, los mayores saltos sociales de la República hasta mediados del siglo pasado se dieron en un contexto de regímenes con un acento autoritario y represivo, sustentados por la coacción o simulación de democracia carentes de legitimidad.

Con Ulises Heureaux al mando del Estado, el país pudo mostrar grandes avances en construcción de carreteras, la construcción de un Ferrocarril que trajo cierto desarrollo. Por otro lado, tenemos el gobierno de los interventores norteamericanos que gobernaron nuestro país durante el período 1916-1924.

 

Orígenes de las dictaduras en República Dominicana y la región

 

Las dictaduras que hubo en nuestro país y en América Latina no se dieron por la maldad de algunos que por ambición desmedida procuraron el control de la sociedad, realmente la dictadura y el dictador, para Bosch es el fruto histórico de un pueblo que no pudo desarrollar a tiempo las fuerzas productivas y las  relaciones de producción. Esto quiere decir que el escaso desarrollo capitalista dio al traste con regímenes dictatoriales y autoritarios que aceleraron el desarrollo capitalista.

La aparición del capitalismo

Según el profesor Juan Bosch, como éramos una población tan escasa y tan dispersa no podía crear un mercado interno ni siquiera mercados locales. Hasta ahora nadie ha presentado pruebas de que en los días en que Daniel Lescalier recorría el país hubiera mercados en los centros urbanos más poblados, la ciudad de Santo Domingo y Santiago. Había una falta de comunicación entre las diferentes regiones del país y entre los pequeños poblados.  Pero a pesar de esto, en 1890 se comenzó en Puerto Plata la construcción de otra vía férrea destinada a comunicar esa ciudad marítima con Santiago y más tarde en 1909 se le construyó a la vía de Sánchez a La Vega un ramal que salía de Las Cabuyas para llegar a Salcedo, y 9 años más tarde, esto es, en 1918, se llevó desde Moca un ramal también a Salcedo.

Esas fueron las únicas vías de comunicación férrea que conoció la nación y se trató de las llamadas vías estrechas que iban a desaparecer antes de 60 años por su incapacidad para enfrentar la competencia del transporte hecho en automotores, camiones y automóviles. A pesar de la construcción de las vías férreas esto no tuvo  un efecto de derramamiento en los dominicanos debido a que esos ferrocarriles se movían en una sexta parte del territorio nacional, una parte productora de cacao, tabaco, café, maderas y cueros de reses. La construcción de ferrocarriles fue decidida por la dictadura de Ulises Heureaux.

Los beneficiados con el establecimiento del ferrocarril fueron los propietarios de tierras del Cibao que se dedicaban a la siembra de tabaco, de cacao, café; los comerciantes de esa región que exportaban los productos mencionados y también cera, miel de abejas, cueros de reses y maderas, sobre todo la caoba. La mayor beneficiada de la actividad económica que promovió el llamado Ferrocarril Central Dominicano fue la ciudad portuaria bautizada con el nombre de Sánchez. Pero Sánchez y Pimentel no fueron los únicos lugares del Cibao que recibieron los beneficios económicos del Cibao generados por el Ferrocarril. En los años de la dictadura de Lilís los recibieron también San Francisco de Macorís y La Vega.

El uso del poder dictatorial de Heureaux en la decisión de establecer el Ferrocarril Central Dominicano fue sin duda el factor determinante en los cambios que iba a conocer la población cibaeña, pero el desarrollo de la economía nacional se debería a la iniciación de la industria azucarera, con la cual comenzaría la etapa capitalista de la historia dominicana, y esto generó la guerra independencia de Cuba. La guerra provocó una violenta emigración de cubanos que dispersó a muchos millares de hombres y mujeres por Estados Unidos, México, América Central y nuestro país, y entre ellos numerosos expertos en la industria azucarera y otros tantos conocedores del negocio ganadero. A esa inmigración le debemos los dominicanos la situación de la economía precapitalista por una capitalista, y la base de la última sería la producción de azúcar destinado a la exportación, lo que significaría un incremento de la capacidad para comprar mercancías que el pueblo dominicano ni siquiera conocía a pesar de que eran de uso generalizado en otras partes del mundo.

 

Los Gobiernos sin autoridad

 

La Guerra Restauradora y el auge de la industria azucarera dio como resultado la organización de fuerzas políticas formales. Tenemos por un lado el Partido Azul de los azules compuesto principalmente por la alta y la mediana burguesía comercial de Santiago y Puerto Plata de la cual formaba parte Gregorio Luperón, a partir del momento en que se dedicó a actividades comerciales. El general Luperón, primera espada de la Restauración, tenía las mismas ideas que los demás integrantes del Partido Azul, solo que éste era antinorteamericano.

Este prócer de la Restauración aspiraba al desarrollo del país y entendía que para producir ese cambio era necesario acabar con el desorden en lo que mantenían los actos de violencia política a todo el país y si ese orden se establecía se desarrollaría sin más demora el desarrollo nacional. Esas conclusiones fueron posibles gracias a los cubanos que sí tenía un país en relación al nuestro en la época un gran desarrollo capitalista. Nuestro país exportaba tabaco, madera de caoba, mora, Campeche, guayacán cedro,  espinillo, vera, brazalete, cuero de reses, miel de abejas, resina de árboles, café, pero en esa lista de bienes  exportados  eran pocos los esfuerzos humanos para ser producidos; la mayor parte de ellos eran obra de la naturaleza, y el trabajo que se le aplicaba era mínimo  y de orden secundario si se toma en cuenta que todavía en el año de 1972 en el país no se conocía la crianza de animales en potreros y la crianza de chivos en corrales.

Los campesinos dominicanos ignoraban completamente los métodos de trabajo del capitalismo. Los ignoraban tanto que en el caso de algunos productos de exportación éstos le metían cera de piedras para que los cargamentos pesaran más y obtuviesen más dinero.

Trujillo llega al poder

 

La intervención estadounidense se extendió hasta 1924 y nombraron como presidente provisional a Juan Bautista Vicini Burgos para que organizara las elecciones y resultó ganador Horacio Vásquez, que tenía como vicepresidente a Federico Velásquez. Tras este mandato, Vázquez se prolonga en el poder generando malestar en Velásquez y en otras fuerzas políticas del país que aspiraban a llegar al poder. El gobierno de Vásquez estaba desgastado y existía una corrupción fuera de serie. El presidente estaba enfermo y viejo. Uno de los grandes opositores de este gobierno, Rafael Estrella Ureña, que realizaba grandes críticas, este se confabula con el General Rafael Trujillo, que ostentaba la jefatura del ejército nacional, era el jefe militar para dar un golpe de Estado a Vásquez.

Se efectúa el golpe de Estado, se organizan elecciones y Trujillo resulta ganador de manera fraudulenta. Trujillo en su afán de hacerse rico a través del poder del Estado se fue apropiando de grandes empresas, fomentó el desarrollo industrial y para esto tuvo que eliminar físicamente a sus opositores debido al estado de desorden en que encontró al país. Trujillo a mi juicio es el capitalista más completo. Bajo su liderazgo el país salió del atraso y de la barbarie, claro está con un costo humano muy alto.

Su gobierno tuvo una duración de 31 años y condujo el país con manos de hierro. Trujillo es el resultado del escaso desarrollo capitalista o capitalismo tardío y el desorden generalizado, inestabilidad política.

Loading Facebook Comments ...

LEAVE A REPLY