Home Columnas HABLANDO CON EL SOBERANO

HABLANDO CON EL SOBERANO

175
SHARE

la educación a distancia para revertir las pérdidas del aprendizaje en la pandemia

Por Max Montilla

montillamax@gmail.com

Todos los padres a lo largo y ancho de América Latina, nos vimos en la obligación de acomodar nuestros trabajos, en especial las madres con la crianza, e incluso con la enseñanza, de nuestros hijos debido al cierre escolar ordenado a raíz de la pandemia COVID-19, causante de la mayor interrupción en la educación presencial en la historia de la región.  

Algunos educadores por un lado, reconocen las ventajas de la educación digital y, por el otro, están cada vez más preocupados por las repercusiones del cierre escolar producto de la pandemia. En particular, los expertos pronostican importantes pérdidas de aprendizaje y una creciente desigualdad entre aquellos estudiantes que tienen acceso a materiales didácticos y apoyo educativo en casa y quienes no lo tienen.

El peligro radica en que los prolongados cierres de escuelas que se han dado en América Latina y el Caribe (Perú no tuvo ni un día de educación presencial en 2020) podrían afectar no solo el aprendizaje en el corto plazo, sino también las posibilidades de empleo y el potencial de ingreso en la adultez de los estudiantes afectados, así como también la productividad y la desigualdad a nivel nacional en el largo plazo.

Para muestra, un informe del Banco Mundial da cuenta de que “… a febrero de 2021, alrededor de 120 millones de niños en edad escolar habían perdido o corrían el riesgo de perder un año completo presencial del calendario escolar”. Agrega dicho informe que además, “… al menos el 15 por ciento de los alumnos podría no regresar a la escuela…” y que “… solo un 77 por ciento de los alumnos de 15 años en la región tiene acceso a Internet en el hogar, y este problema es mucho más pronunciado entre grupos desfavorecidos. En Perú, México, Panamá y Colombia, por ejemplo, solo el 14, 19, 24 y 25 por ciento de los alumnos en el quintil inferior tiene acceso a Internet en el hogar, respectivamente”.

El Ministerio de Educación de Perú tratando de responder ante la no docencia durante el 2020, de hacer más eficaz la educación a distancia durante el confinamiento, un grupo se centró en el aprendizaje de matemática, ya que como se reveló en un reciente libro del BID, esta asignatura resulta idónea para la enseñanza digital, dada la importancia de la visualización y la retroalimentación automática en su aprendizaje. 

Cabe destacar que el grupo ha desarrollado una aplicación que solo requiere de una conexión por teléfono móvil una vez a la semana de modo de facilitar el acceso a la plataforma de estudiantes de menores recursos.

Caso Perú

A pesar de la histórica falta de recursos y capacitación en educación digital, muchos docentes han hecho un esfuerzo importante para lograr una alta adopción de la plataforma. Han ayudado a los estudiantes a conectarse al sistema, han utilizado los reportes personalizados y automáticos que genera la plataforma y han sido entusiastas promotores de la iniciativa ante los padres. 

Entre los estudiantes de cuarto y quinto grado de primaria que participaron en la iniciativa, el porcentaje de niños que utilizaron la plataforma pasó del 1% durante la primera semana del proyecto al 35% cuatro meses después. El éxito del proyecto también se observa en la satisfacción de los usuarios: el 95% de los docentes y el 90% de los estudiantes reportó que deseaban continuar utilizando la plataforma en 2021. Además, los videos temáticos instructivos que acompañan la plataforma han sido vistos casi 800.000 veces.  

“Ahora mi hijo disfruta más de la matemática”, afirmó Hilda Hinojoso, la madre de un alumno de quinto grado que pasó de escéptico a apasionado usuario. “Se entusiasma cada vez más a medida que gana puntos, y sabe que puede mejorar. Es un juego -y un reto- pero acaba aprendiendo”.

Ojalá como país, podamos imitar el caso del Perú, y celebro todo el ingente esfuerzo del gobierno dominicano pero dada la universalidad de la matemática, el acceso a la plataforma podría expandirse a toda América Latina y el Caribe. Y, quizás incluso pueda adoptarse en otras áreas de estudio. “Esta plataforma potencia tanto los procesos de pensamiento como la imaginación de los estudiantes”, afirmó Liliana Domador. “Espero que se siga utilizando después de la pandemia y quizás incluso en distintas asignaturas, como historia”.

Nos leemos en un próximo artículo. 

Loading Facebook Comments ...

LEAVE A REPLY