Home Columnas HABLANDO CON EL SOBERANO

HABLANDO CON EL SOBERANO

471
SHARE

¿Por qué el 70% de vacunados es la cifra buscada?

Por Max Montilla

montillamax@gmail.com

Desde que el mundo se detuvo en el mes de marzo del 2020 la carrera por la vacunación contra el coronavirus tiene una meta clara en el discurso político y la percepción social: superar el 70% de la población.

Es una cifra que poco a poco hemos interiorizado como objetivo; creemos que, cuando se alcance esa tasa de protección, la transmisión del virus comenzará a extinguirse. Por ejemplo, en España, los esfuerzos se centran en lograrlo antes de la temporada estival, tal y como anunció el presidente Pedro Sánchez el pasado martes.

Un estudio preliminar del University College de Londres predice que el Reino Unido habría alcanzado esa cifra el lunes, aunque ha recibido amplias críticas de la comunidad científica, que recela de modelos que en el pasado han pecado de optimistas. El debate científico, en todo caso, está abierto. ¿Cuándo logra realmente un país la inmunidad de grupo? ¿Por qué la clave es un 70% de la población? ¿La protección grupal garantiza la vuelta a la normalidad?

El umbral para la inmunidad colectiva se calcula en función de varios factores. Fundamentalmente, depende del número reproductivo o R (cuántos casos secundarios provoca, en promedio, una persona contagiada). Cuanto más alto sea este, más personas necesitamos inmunizar antes de beneficiarnos de la protección de grupo. Por tanto, el umbral exacto es diferente para cada enfermedad. “El sarampión tiene un número reproductivo muy alto, entre 12 y 18, y por eso hay que vacunar a una parte muy importante de la población, alrededor del 95%”, según la inmunóloga Chloé Pasin, de la Universidad de Zúrich.

Además, el umbral de protección grupal se ve afectado por el nivel de transmisión comunitaria en cada momento, que puede aumentar según se relajen las restricciones. Si R es 2, el umbral base es un 50%; pero si sube a 3, el umbral se coloca en un 67%. “El número reproductivo del SARS-CoV-2 que se estimó en la fase inicial de la pandemia rondaba 2,5 ó 3. Por eso, el correspondiente nivel de inmunidad colectiva está en torno al 67%. Como las vacunas no son efectivas al 100%, necesitaremos algo más de cobertura para la protección: de ahí ese objetivo del 70%”, explica Pasin.

Cuantas más personas vacunadas, más fácil es parar la transmisión. El problema son las nuevas variantes, asegura la investigadora del CSIC Sonia Zúñiga. Según la OMS, ahora mismo circulan cuatro variantes preocupantes (VOC). Zúñiga añade: “Frente a las nuevas variantes, solo con la pauta completa la protección será eficaz, si no, iremos marcha atrás. Además, las vacunas no nos protegen de la transmisión”.

Cuanto más alta es la tasa de contagios, más posibilidad de que aparezcan nuevas variantes. Por eso el problema del 70% trasciende a los países. La inmunóloga África González advierte: “Lo estamos viendo a nivel país y hay que verlo a nivel global, tenemos que pensar en la salud de todos. Aunque se haga un esfuerzo muy grande en un país e inmunicemos a toda la población, en los lugares donde siga habiendo altas tasas de contagio aparecerán nuevas cepas más contagiosas y más resistentes a las vacunas”.

Aseguran los expertos que las vacunas actuales nos protegen, pero cuanto más fuerte se haga el virus, menor va a ser la efectividad de las mismas. Defienden que esa eficacia nunca va a llegar a ser del 100%. La solución no es solo aumentar el ritmo en los pinchazos, sino seguir protegiéndonos.

Loading Facebook Comments ...

LEAVE A REPLY