Home Internacionales Las finanzas no andan bien para los Trump, los herederos en apuros

Las finanzas no andan bien para los Trump, los herederos en apuros

162
SHARE

Donald Trump es uno de los hombres más ricos del mundo, por ende, se podría suponer que sus hijos siguen sus mismos pasos. Sin embargo, una investigación de la revista Forbes asegura que hoy por hoy los herederos de uno de los imperios más grandes de Estados Unidos podrían recibir solo un negocio en quiebra.
El poderío económico del expresidente lo mantuvo dentro de la lista de los hombres más ricos del planeta durante 25 años, pero eso cambió en 2021: su fortuna se redujo a 2500 millones de dólares tras la pandemia y lo ubicó unos 400 millones por debajo del último nombre del ranking. Aún así, se trata de una cifra extremadamente alta en comparación al único negocio que les deja en vida a Ivanka Trump, Donald Trump Jr. y Eric Trump, sus tres hijos con Ivana Trump.

Un bar porteño fue elegido como el mejor de América por su impactante diseño

Según informa la revista empresarial, los herederos actualmente no tienen participaciones en ninguno de los principales activos de su padre en ese país y en el mundo, salvo uno: el Trump International Hotel. Un establecimiento de cinco estrellas con 263 habitaciones, ubicado cerca de la Casa Blanca en Washington DC, que ha reflejado en sus estados financieros una abultada pérdida en los últimos años.
Ivanka, mano derecha de su padre, fue quien identificó el desarrollo como una oportunidad de inversión. La familia decidió hacer un trato con el gobierno federal en 2013 para arrendar el imponente edificio, con la promesa de gastar 200 millones de dólares para ponerlo a punto. Sin embargo, las cosas no salieron como lo esperaban los hijos del magnate.
De acuerdo a Forbes, solicitaron al Deutsche Bank un préstamo de 170 millones de dólares para poner en marcha la remodelación del hotel. Cuatro años después, en agosto 2017, “los estados financieros de la organización Trump enumeraban 193 millones de dólares para mejoras edilicias, 18 millones para muebles y equipos, 5 millones para suministros operativos y 100 mil dólares destinados a mejoras para inquilinos, según documentos de la Casa Blanca. En total, 216 millones de dólares”.
Aunque perfilaba como una prometedora apuesta y tanto Eric como Donald Jr. hicieron sus esfuerzos -el primero supervisando la operación y el segundo negociando acuerdos con comerciantes para alquilar espacios y atraer más clientes al lugar-, el resultado no cumplió con las expectativas. Para agosto de 2018, las ganancias fueron de apenas 900 mil dólares, mientras que las pérdidas netas se estimaron en 13 millones.
La familia Trump lleva invertida una millonaria suma en un negocio que solo dio escasas ganancias.
Fue así como apareció en escena el holding empresarial del magnate a inyectar capital en el proyecto para desacelerar la quiebra. “Tuvo que invertir 4 millones de dólares en el hotel. 12 meses después, la pequeña ganancia operativa se convirtió en una pérdida de 2 millones de dólares y el negocio sangró 18 millones de dólares en términos netos. El holding de Donald Trump, por lo tanto, debió entregar otros 9 millones”, afirman desde Forbes.
La cosas no terminaron ahí. Con la irrupción de la pandemia de coronavirus, la pérdida neta llegó a los 22 millones de dólares y el grupo empresarial de Trump tuvo que aportar otros 11 millones de dólares. En total, el hotel reflejaba una inversión de 240 millones de dólares, tomando en cuenta el financiamiento que habían recibido del banco alemán y las múltiples inyecciones de las compañías del expresidente de Estados Unidos.

Negocio en venta

Esta semana, The Wall Street Journal informó que los hijos de Trump están en tratativas con CGI Merchant Group para vender la propiedad que fungió como la antigua oficina de correos, hoy convertida en el hotel de lujo, por 370 millones de dólares. No sería un mal movimiento para la familia tras la exorbitante inversión, pero nada está dicho: los compradores están en un tira y afloja y analizan de cerca un negocio que parece “poco rentable”.
No obstante, los expertos consultados por Forbes indican que hasta “el mes pasado, la propiedad estaba valuada en 173 millones de dólares”. “Suponiendo que los Trump no hayan pagado nada de su préstamo, eso significa que su capital asciende a solo 3 millones de dólares, 67 millones de dólares menos que lo invertido por la familia antes de agosto de 2020″, sintetiza la revista.
Además, la publicación aclara que los hijos del expresidente estadounidense tienen solo un 7,5% de participación, mientras que su padre cuenta con un 77,5%, por lo que, de venderse el hotel, el principal favorecido sería el multimillonario: sus descendientes recibirían, en el peor de los casos, poco más de 200 mil dólares, y en el mejor -si se concreta la operación con CGI Merchant Group y descontando las deudas- unos 15 millones.

Loading Facebook Comments ...

LEAVE A REPLY