Home Columnas HABLANDO CON EL SOBERANO

HABLANDO CON EL SOBERANO

188
SHARE

Colombia y una segunda vuelta

Por Max Montilla

montillamax@gmail.com

 

Al parecer, como la derecha perdió terreno en Colombia, van a una segunda vuelta, con un Petro que sumó el 40.32% de apoyos con 8,522,399 votos a su favor; Hernández obtuvo un 28.15% 5,951,013 votos y Federico “Fico” Gutiérrez, un 23.91%, un poco más de 5 millones.

 

La cita es para el dia 19 de junio, cabe destacar que el candidato de la izquierda, Gustavo Petro ganó en 18 de los 32 departamentos y en la capital del país, inclusive en departamentos donde la maquinaria de los caciques tradicionales estaba enfilada hacia el candidato de la derecha, Federico Gutiérrez.

Antes de continuar escribiendo de este asunto, debo advertir a mis lectores que lejos estoy de ser un experto en el tema colombiano, manejo alguno de los datos sobre Colombia. Sin embargo, Colombia es como “la joya de la corona”, para aquel país o mejor para sus clases dominantes en Suramérica. 

Para sustentar esto basta tomar en cuenta que en el país suramericano EEUU tiene 11 bases militares, es un integrante, como emergente, de la OTAN, fuera del territorio de ese organismo, tanto que el gobierno de Duque les ha ofrecido o está prestando ayuda en el conflicto entre Rusia y Ucrania y todo lo relacionado con el negocio de la droga. El candidato uribista, de Duque y por ende de EEUU, en primera instancia, “Fico” Gutiérrez, llegó de tercero con un 23% del electorado. Es decir, el 68% y más se pronunció contrario al candidato preferido de EEUU.

Nadie duda que Rodolfo Hernández, quien alcanzó el segundo lugar, desplazando en los últimos días al candidato del uribismo y por ende de Duque y el preferido de EEUU, pudiera ser la carta para “cambiar sin que nada cambie”, como que continúe un “uribismo” sin Uribe y Duque, quienes ya no hacen falta en rol preponderante, dado no cuentan con respaldo electoral significativo. Pero para que eso sea posible tendrían que darse unas condiciones y expectativas nada fáciles de alcanzar.

Ya es público que el uribismo ofreció sus votos a Hernández, pero también es verdad que, buena parte de los votos de este, se manifestaron contra el estado de cosas imperantes en Colombia y es poco dudoso que todo ese universo, esté dispuesto a volver a votar por quien pase a asumir el rol que antes desempeñó Duque, presidente a quien una determinante mayoría de los colombianos rechazó en aquellas gigantescas manifestaciones populares del año pasado y ahora en la elecciones, al relegar al tercer lugar a su candidato. Y también es dudoso, que de manera mecánica, como un simple sumar, el uribismo logre que sus votantes, que obedecen a diferentes intereses y hasta accidentes, en su totalidad, se decidan por apoyar a Hernández, lo que a este le hace falta para ganarle a Petro.

Pero las elecciones colombianas también hablaron de otra cosa o se manifestaron contra procedimientos que buena parte de la izquierda se niega a reconocer públicamente como negativos y pareciera interesada, por razones que uno bien conoce, a mantener en el olvido. El triunfo parcial o en primera vuelta de Petro, con un poco más del 40% de los electores, constituye una demostración que las tácticas y estrategias de la izquierda colombiana, como la de buena parte de América Latina en el pasado, sobre todo en aquellos países o momentos que no habían dictaduras reales, como las de Somoza, Batista, Pérez Jiménez o Rojas Pinilla, en la misma Colombia, fueron absolutamente equivocadas. En este momento, la izquierda colombiana, tiene un poder electoral significativo, gane o pierda la segunda vuelta.

La presencia del movimiento popular unido, en eso llamado el Pacto Histórico, logró que en Colombia esta vez, la abstención retrocediera abundantemente y, dado los resultados, es de esperar que en la segunda vuelta, despertados los entusiasmos necesarios, siga reduciéndose y en buena medida eso sería en favor de la candidatura de Petro. Pues esa abstención, en su mayoría, se corresponde con el universo popular que nada esperaba de esos gobiernos, sino represión, falsos positivos, erradicación por la violencia.

 

Esperemos que Colombia, haga un papel fundamental en el avance de a cuenta gotas que tiene la izquierda en latinoamérica este 19 de junio. 

Nos leemos en un próximo articulo. 

 

Loading Facebook Comments ...

LEAVE A REPLY