Guerrilleros de las FARC celebran su primer Año Nuevo en paz

EFE | Ricardo Maldonado Rozo
Conejo (Colombia)

“Quiero en vez de un fusil en mis manos llevar una flor”, cantaron al amanecer de este 1 de enero los guerrilleros del frente 59 de las FARC, que celebraron en el norte de Colombia su primera fiesta de fin de año en paz, después de 52 años de conflicto armado.

En un campamento situado en cercanías de Conejo, un caserío del municipio de Fonseca, en el departamento caribeño de La Guajira, los guerrilleros celebraron la Nochevieja con la certeza de que sería la última vez que estarían en el monte con el fusil al hombro, una fiesta en la que estuvo presente Efe.

La celebración incluyó una cena con cerdo, gallina, buñuelos, dulces y chocolates, así como baile al son de música tropical colombiana.

A las doce de la noche, cuando todo el país daba la bienvenida al 2017, los guerrilleros de este frente de las FARC se fundieron en un abrazo colectivo y se trasmitieron los mejores deseos para el año que comienza.

Silfrido Mendoza, alias de un guerrillero de 38 años, 24 de ellos en las FARC, explicó a Efe que el poder celebrar este primer fin de año a punto de dejar las armas “es un sueño que por fin se está viviendo y marca un punto de partida para que de aquí en adelante se pueda consolidar aún más la tan anhelada paz”.

“Esta fue esperanza de nosotros todo el tiempo y por fin se dio”, agregó Mendoza en el campamento donde están reunidos a la espera de que se les ordene el traslado a la zona veredal transitoria de normalización (ZVTN) de Pondores, cercana a Conejo, donde harán el paso de la lucha armada a la vida en sociedad.