Barack Obama es recibido con gran ovación en su último discurso

 

Barack Obama fue recibido con una gran ovación en el centro de convenciones McCormick Place de Chicago, con capacidad para unas 20.000 personas, y fue interrumpido al comienzo de su discurso con gritos de “Four more years” (“Cuatro años más”). La primera dama, Michelle Obama; el vicepresidente, Joe Biden; y su esposa, Jill, estuvieron presentes en esta despedida.

El presidente defendió que su país es actualmente “un lugar mejor y más fuerte” que cuando él llegó al poder en 2009, y atribuyó esos avances a los esfuerzos del pueblo estadounidense que confió en su mensaje de esperanza y cambio hace ocho años.

“Ustedes fueron el cambio”, dijo Obama en su último discurso como presidente, pronunciado en Chicago, la ciudad donde dio el salto a la política. Obama además aseguró que negar el cambio climático “traiciona a futuras generaciones”, en su último mensaje a la nación antes de pasar el poder a su sucesor, Donald Trump.

“Podemos y debemos discutir sobre la mejor forma de abordar el problema. Pero simplemente negar el problema, no solo traiciona a futuras generaciones, sino que también traiciona el espíritu esencial de nuestro país”, expresó.

El presidente estadounidense abogó porque EE.UU. se mantenga “vigilante, pero no asustado” en la esfera mundial, al defender que las dos otras potencias que luchan por la hegemonía global, Rusia y China, no la obtendrán a no ser que el país cambie drásticamente.

“Rivales como Rusia o China no pueden superar nuestra influencia en todo el mundo, a no ser que renunciemos a lo que defendemos, y nos convirtamos en otro país grande que abusa de sus vecinos más pequeños”, dijo Barack Obama en su último discurso como presidente de Estados Unidos, pronunciado ante unas 20.000 personas en Chicago.

Obama presumió de que ninguna organización terrorista extranjera ha logrado ejecutar un atentado en el país durante sus ocho años en la Casa Blanca y aseguró que el grupo yihadista Estado Islámico (EI) “será destruido”.

“Aunque Boston, Orlando o San Bernardino nos recuerdan lo peligrosa que puede ser la radicalización, nuestros agentes están más atentos y son más efectivos que nunca”, afirmó Obama durante su último discurso como presidente, pronunciado ante 20.000 personas en Chicago.

Obama dijo que se comprometió con Trump a que su gobierno se aseguraría de tener la transición más sencilla posible, tal como su predecesor, el presidente George W. Bush, lo hizo con él. En un momento dado de su discurso, fue interrumpido por cantos de “Otros cuatro años”. El mandatario respondió: “No puedo hacer eso”. El presidente saliente dijo que la política de la nación debe reflejar “la decencia” del pueblo estadounidense.