Muere Mary Tyler Moore, ícono de la TV estadounidense

NUEVA YORK. Mary Tyler Moore, la estrella de “The Mary Tyler Moore Show” cuyo humor realista ayudó a revolucionar la imagen de las mujeres en la televisión, murió el miércoles. Tenía 80 años.

Su publicista, Mara Buxbaum, informó que Moore falleció acompañada por su esposo y amigos.

Moore saltó a la fama en la década de 1960 como la exhausta esposa Laura Petrie en “El show de Dick Van Dyke”. En los 70 creó uno de los primeros programas de comedia liderados por una mujer, “The Mary Tyler Moore Show” (”La chica de la tele”).

A lo largo de su carrera ganó siete premios Emmy. También fue nominada a un Oscar por su papel de una mujer adinerada cuyo hijo muere en un accidente en la película de 1980 “Ordinary People” (”Gente como uno”), la primera dirigida por Robert Redford.

El primer gran papel de Moore en la televisión fue en “El show de Dick Van Dyke”, donde interpretó a la joven esposa del personaje de Van Dyke, el escritor de comedia Rob Petrie, de 1961 a 1966.

Con su infalible talento para la comedia, Moore parecía perfectamente apta para el estilo inteligente de la época. En el papel de Laura cambió el tradicional vestido de las esposas de las series de TV por un pantalón entallado propio de una mujer moderna.

Laura era un ama de casa, esposa y madre de ensueño, pero no era perfecta. Los espectadores se identificaban con ella por su quejumbroso llamado a su esposo: “¡Oh, Rob!”.

Pero fue como Mary Richards, una intrépida productora de televisión de Minneapolis en “The Mary Tyler Moore Show” (1970-77), que Moore dejó realmente su huella.

En una época en la que la liberación femenina cobraba fuerza en el mundo, su personaje le presentó al público a una mujer independiente de la década de 1970. Fuera del personaje de Marlo Thomas en la comedia de 1960 “That Girl”, que al menos tenía un novio estable, no había muchos precedentes para un personaje así.

Mary Richards se sentía cómoda siendo soltera a sus 30 y tantos años, y aunque tenía citas no estaba desesperada por casarse. Peleaba animosamente con su jefe gruñón, Lou Grant, interpretado por Ed Asner, al que siempre se refería como “el señor Grant”. Millones estaban de acuerdo con el tema musical de la serie, que decía que ella “podía encender el mundo con su sonrisa”.

El programa duró siete temporadas y ganó 29 premios Emmy, un récord que se mantuvo por un cuarto de siglo hasta que “Frasier” lo superó en el 2002.

“Todo lo que hice fue de acuerdo a mi experiencia. Reaccionaba a cada situación en el guion de acuerdo a lo que habría hecho en la vida real”, dijo Moore a The Associated Press en 1995. “Mi vida está inextricablemente entrelazada con la de Mary Richards, y probablemente siempre lo estará”.

“Mary Tyler Moore” fue el primero de una serie de programas aclamados y galardonados que produjo con su segundo esposo Grant Tinker, fallecido en 2016, a través de su compañía MTM Enterprises. “The Bob Newhart Show”, “Hill Street Blues”, “St. Elsewhere” y “WKRP in Cincinnati” son algunas de las series de MTM que realizaron.

Obtuvo su séptimo Emmy en 1993, como actriz de reparto en una miniserie o especial por una película del canal Lifetime, “Stolen Babies”. Ya había ganado dos por “El show de Dick Van Dyke” y otros cuatro por “Mary Tyler Moore”.

En la década de 1980 dirigió su carrera hacia el drama con “Ordinary People”. El filme ganó el Oscar a la mejor película y mejor dirección, y le mereció a Moore una nominación al Premio de la Academia y un Globo de Oro. También interpretó a la madre de una niña agonizante en “Six Weeks” de 1982 y a la sobreviviente de cáncer Betty Rollin en la película para televisión de 1978 “First You Cry”, basada en un caso verídico.

Moore enfrentó la tragedia en la vida real. El mismo año que se estrenó “Ordinary People” su hijo Richard, que había tenido problemas de drogas, murió al dispararse accidentalmente a los 24 años. La hermana menor de la actriz, Elizabeth, murió a los 21 años por una combinación de analgésicos y alcohol.

En su autobiografía de 1995, “After All”, Moore admitió que ayudó a su hermano, quien se encontraba en etapa terminal, a suicidarse alimentándolo con un helado con una carga mortal de drogas. El intento falló y su hermano de 47 años, John, murió tres meses después de cáncer de riñón en 1992.

La actriz vivió con diabetes juvenil cerca de 40 años y narró su lucha en el libro de 2009 “Growing Up Again”. También pasó cinco semanas en la clínica Betty Ford en 1984 por abuso de alcohol.

Fue presidenta de la Fundación Internacional de Diabetes Juvenil, apoyó las investigaciones con células embrionarias y fue una activista por los derechos de los animales.

En 1983, Moore se casó con el cardiólogo Robert Levine, quien le sobrevive. Su matrimonio anterior, con Tinker, duró de 1962 a 1981. Previamente estuvo casada con Dick Meeker, de 1955 a 1961.

Moore recibió una estrella en el Paseo de la Fama de Hollywood en 1992. Una década después, se develó una estatua de bronce de su figura arrojando su gorro al aire, como en los créditos al comienzo de “The Mary Tyler Moore Show”.