¡No seamos idiotas!

Por Max Montilla
 
Pido disculpa al Soberano, pues el día de hoy tenía que tratar otro tema, pero creo que este tiene que ver mucho con lo que nos pasa como sociedad.
 
Mi país se parece mucho a la introducción del libro: “Política para Amador”, de Fernando Savater, cuando intenta darle clase de lo que es la política a Amador, en la parte donde dice: “yendo en un avión gobernado por un piloto completamente borracho, bajo la amenaza de un secuestrador loco armado con una bomba, viendo cómo falla uno de los motores, se dedicara a silbar mirando por la ventana o reclamara a la azafata la bandeja del almuerzo”.
 
Hasta ese punto hemos llegado, nos hemos vuelto absorto e idiotas como lo describieron  los griegos: “idiotés”; una palabra que significaba persona aislada, sin nada que ofrecer a los demás, obsesionada por las pequeñeces de su casa y manipulada a fin de cuentas por todos.
 
¿Qué está pasando con la sociedad dominicana ante tantas barbaridades que ocurren día a día y lo tomamos como normal? ¿Hemos perdido la capacidad de asombro?
 
Desde que llegamos a este: nuestro mundo, vivimos en sociedad, junto al vecino, al amigo, al hermano, y cada día más nos encerramos en nuestras propias casas, con más sistema de seguridad, porque allá fuera, lo que conocemos como sociedad, nos quiere matar.
 
¿Es percepción, existe la delincuencia, o como leí por ahí, el gobierno es quien crea el problema para luego resolverlo? Cada día, nos apartamos más de la sociedad, y quienes somos llamados a luchar por ella, somos los primeros que nos desentendemos de los problemas.
 
Sé del problema cuando me toca muy de cerca y tenemos el tupé de decir: “Gracias Dios mío que no fue a mí ni a una de mi familia”.
¿Hasta dónde llegaremos?  A ser tan inhumanos que no nos importa lo que le suceda al otro, que protejo mis derechos, pero vendo mis deberes a otra persona, por la cual voto cada 4 años, por el “bien de mi beneficio”.
 
¿Dónde quedó mi humanidad? ¿Sigo siendo cristiano porque voy a una misa o a un servicio a congregarme junto a otros hermanos a veces más absortos que yo?  La sociedad en la que vivimos fue pensada por hombres y para hombres como nosotros, la jungla tiene su propia ley, muchas veces más dura, porque no hay conocimiento, pero en esta sociedad tenemos conocimientos y cada día se hace más cruel vivir en ella.
 
Esa sociedad que fue pensada como antes dije,  nos sirve, pero antes hay que servirle a ella, la sociedad donde vivimos viene con reglas, estereotipadas por algún señor de saco y corbata, hace ya varios años, pero que debemos de respetarla (me siento tan tonto usando saco y corbata en un país tropical, porque alguien tuvo la famosa idea de que eso es elegante).
 
¿A dónde quiero llegar con esto, amigo lector?  A llamarte la atención a que no seas un IDIOTA, un retrotraído de lo que está pasando en la sociedad. En este momento, seguro alguien estará pensando en que la famosa “marcha verde” es la solución de todos los problemas, pero le respondo: así mismo inicio Union Cívica Nacional, ese partido apartidista que inicio Viriato Fiallo y Severo Cabral para luchar contra los remanentes del Trujillismo, o lo mismo que ahora, una dictadura en perfecto estado, y ¿Dónde terminó?, siendo un partido más al servicio de un discípulo de Trujillo.
 
Empecemos a luchar por la sociedad sin dejar de luchar por la libertad, que junto podemos lograrlo.
 
Hasta una próxima entrega Soberano…