La AMET sigue abusando, cobra infracciones no cometidas por los conductores

 

Por Redacción CA

 

La Autoridad Metropolitana del Transporte-AMET-no ha dejado la mala práctica de ponerle multas a los conductores que no han cometido ninguna infracción.

La denuncia de que los AMET “se sientan debajo de una mata a poner multas” al parecer es verdad, de acuerdo a la gran cantidad de choferes que se están quejando por esa situación.

Hay personas que tienen varias multas, sin ni siquiera tener licencia de conducir ni vehículo.

En el área de verificación de multas de AMET se están agrupando muchas personas, que se quejan de la situación.

“Comencé a preguntar por qué esas multas, porque no sé cuándo me las pusieron y además tengo mucho tiempo sin trabajar. Ellos ni me explicaron y no me quedó de otra, tuve que venir a pagar”, expresó uno de los quejosos.

Dijo que en el país “tienen sacrificados a los más pobres” y que el dinero que tuvo que pagar se lo prestaron, porque él no tiene.

Richard Durán expresó que apareció con cinco multas en el 2009, sin que en ninguna ocasión lo hayan detenido por alguna infracción, pues no tiene licencia.

“Yo nunca he tenido licencia, primera vez que voy a sacar y salgo con todas esas multas. Si las tengo yo lo entiendo y voy las pago, pero sin haber hecho nada es un abuso, uno se siente impotente”, aseguró.

La situación de Teófilo Martínez es que le pusieron una multa, pero a la misma se le sumaron cuatro.

“Tenía una multa y ahora tengo cinco. De esas me dijeron que me iban a rebajar dos, o sea, como quiera es un abuso, no entiendo qué es lo que pasa”, dijo Martínez.

El empleado privado Santo Rosario contó que en el 2006 le incautaron su motocicleta y le pusieron una multa por violar la ley de tránsito, y cuando la pagó le devolvieron su vehículo, pero resulta que ahora aparece con tres infracciones.

“En ese tiempo yo pagué mi multa, pero ahora, cuando voy a sacar la licencia de conducir a Obras Públicas, me dijeron que tengo tres multas que debo pagar obligatoriamente”, indicó.